Reseña: “Kingsman: The Golden Circle” (2017)

En febrero de 2015, llegó una de las mayores sorpresas del año. Dirigida por Matthew Vaughn y con un estelar completamente desconocido, Taron Egerton, “Kingsman: The Secret Service” (2014) se convirtió en una de mis películas favoritas de ese año (solo detrás de “Star Wars: The Force Awakens” y “Mad Max: Fury Road”). Por ello, en cuanto su secuela fue anunciada, no podía esperar para regresar a este mundo de acción, espías y un buen té inglés.

“Kingsman: The Golden Circle” nos lleva a Estados Unidos, después de que la organización conocida como Kingsman se ve comprometida después de un terrible incidente. En EUA, conocemos a los Statesman, la contraparte estadounidense de los espías británicos, quienes tienen su forma muy particular de tratar arreglar un importante conflicto mundial orquestado por Poppy (Julianne Moore).

Primeramente, Taron Egerton, quien interpreta a Eggsy se ha convertido en una superestrella. Con buenas decisiones en sus roles y dando interpretaciones solidas, se vislumbra apenas el comienzo de una exitosa carrera para el joven inglés. Colin Firth (Harry) regresa de una manera convincente, brindando una buena actuación y justificando el regreso de su personaje a la historia. También, hay un cameo de cierto cantante que termina por robarse la película. Otra interpretación sólida es la de Mark Strong como Merlin, quien constantemente aunque sin ser iluminado por los reflectores, brinda excelentes actuaciones. Julianne Moore como Poppy es desperdiciada, principalmente por decisiones del guión, el cual la mantiene contenida en una sola locación a lo largo de la película. Otro talento desperdiciado es Channing Tatum, quien apenas aparece en escena. Es muy bizarro, pero casi hace ver como si su personaje: Agent Tequila, y Agent Whiskey (Pedro Pascal), en algún momento de la estructuración de la historia, eran el mismo personaje, pero por decisiones de agenda o creativas, decidieron hacerlo dos personajes. Lo cual me lleva a la historia.

Es inevitable comparar a la película con su predecesora, la cual tenía una historia sencilla pero bien estructurada, con personajes sólidos, a los cuales se les dio tiempo de desarrollarse en pantalla y lograr fuerte empatía con el público. En este caso, es todo lo contrario…

Los Statesman son personajes intrigantes y entretenidos en escenas de acción, pero no necesariamente interesantes en un sentido narrativo. La historia no los trata como personajes relevantes, incluso haciéndolos ver desechables e intercambiables (me remonto al caso de Tequila y Whiskey). La película trata de acaparar demasiado, lo cual se puede ver en su duración de 141 minutos, y de cubrir diferentes sub-tramas dentro de la narrativa, lo cual provoca que al final se terminan perdiendo y no tengan la misma fuerza. Las motivaciones de los personajes por momentos fallan, viéndose poco convincentes y por momentos las cosas simplemente pasan porque el guión así lo exige.

Por otro lado, visualmente la película es increíble. Si la secuencia de la iglesia en la primer película fue impactante, la secuela entrega diferentes secuencias con el mismo tipo de movimientos de cámara, canciones a todo volumen y completa irreverencia. Matthew Vaughn (Kick Ass, X-Men: First Class) sabe dirigir este tipo de escenas, y lo hace de una manera extraordinaria. Tal vez “Kingsman: The Golden Circle” no es su entrega más fuerte, pero continúa siendo mi director favorito trabajando hoy en día. La cinematografía también es impresionante, con una estética perfectamente cuidada y que brinda lo que solo puedo describir como un festín para los ojos.

Por momentos, se pierde ese sentimiento de una sátira de historias de espías, principalmente James Bond, y acaricia con convertirse en una película de superhéroes; lo cual no es necesariamente malo, sino diferente. La película repite elementos de su predecesora, pero lo hace en una cantidad tan grande, que parece lastimar a la película más que ayudarla, pero no por ello es mala. De la mano de una gran realización aunque con problemas de historia, “Kingsman: The Golden Circle” es una película entretenida, que no falla en brindar lo que hizo a la primera entrega tan exitosa. 

Vela si: Te gustó la primera entrega, las historias “over the top” e irreverentes.

No la veas si: No disfrutaste la primer película, lo tuyo no es el cine de acción o las películas con violencia gráfica no son lo tuyo.

Mi veredicto: 7/10

One thought on “Reseña: “Kingsman: The Golden Circle” (2017)

  1. Estoy de acuerdo contigo! lo cierto es que a los personajes no se les conoce bien, no se llega a conectar con ellos…ahora, la escenografía está muy bien, como también dices. En mi blog también he escrito la opinión sobre la peli! Saludos!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s