Reseña: “Venom: Let There Be Carnage” o “Venom: Carnage Liberado” (2021)

Dirección: Andy Serkis

Guión: Kelly Marcel

Elenco: Tom Hardy, Michelle Williams, Naomie Harris, Reid Scott Stephen Graham y Woody Harrelson

Duración: 97 minutos

Tom Hardy (Inception) regresa como uno de los villanos más icónicos del mundo de Spider-Man, ahora con un nuevo director en Andy Serkis (Breathe). Luego del éxito en taquilla de su primera entrega, la historia del Universo de Spider-Man de Sony continúa expandiéndose.

En esta ocasión, luego de ir experimentando en su relación simbiótica, Eddie Brock y Venom se toparán con Cletus Cassady (Woody Harrelson) y Carnage, que los pondrá a prueba y buscará destruir todo por lo que han luchado.

De forma desafortunada, la segunda entrega en la franquicia del simbiote peca de lo mismo que su predecesora, con una cinta que circula alrededor de una palabra: desaprovechada. Se deja del lado desde un director que podría traer una mirada fresca y novedosa, hasta un actor protagonista lleno de carisma, para terminar por una cinta que cae en lo inverosímil e inclusive lo apático.

En su tono, la película fluctúa de forma irregular entre la comedia, la acción e inclusive líneas auto-referenciales, pero en ningún momento logra su cometido; no sorprende, no reta y lo peor, es que parece que ni siquiera lo intenta. En una total zona de comfort aplaudida por sus fans, la película no busca innovar en la forma de contar su historia, ni tampoco en darle el lugar que merece a dos de los villanos más espectaculares y con más historia del universo arácnido. Para quien haya disfrutado de la primera, porque en caso de haber sido de su gusto, encontrarán en ella más de lo mismo.

Directo a la lista de una de las peores películas de superhéroes de los últimos años, Venom: Let There Be Carnage no prioriza una buena historia, ni buenas actuaciones y tampoco una dirección decente, sino que queda en una hora y media carente de carisma y sin un rumbo claro.

Mi veredicto: 3/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 47/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 60%

Rotten Tomatoes (promedio): 5.5/10

Vela si: Fuiste fan de la primera película del personaje.

Reseña: “Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings” (2021)

Dirección: Destin Daniel Cretton

Guión: Dave Callaham, Destin Daniel Cretton y Andrew Lanham

Elenco: Simu Liu, Awkwafina, Meng’er Zhang, Fala Chen, Florian Munteanu, Benedict Wong, Michelle Yeoh, Ben Kingsley y Tony Leung

Duración: 132 minutos

El MCU llega con su segunda película del año, con un proyecto que se encontraba en planes desde el momento en que Kevin Feige dejo de responderle a Ike Perlmutter, de Marvel Entertainment. Durante años, Perlmutter detenía proyectos que incluyeran a minorías como protagonistas, argumentando una falsa falta de conexión con el público. Tras los éxitos de ‘Black Panther’ (2018) y ‘Captain Marvel’ (2020), no podía haber estado más equivocado.

En Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings, se cuenta la historia de Shang-Chi (Simu Liu), quien debe enfrentarse a un pasado que creía haber dejado atrás, al momento de verse envuelto en la organización que lidera su padre Xu Wenwu (Tony Leung), los Diez Anillos, a quienes conocimos en ‘Iron Man ‘ (2008).

Destin Daniel Cretton (Just Mercy) es el director de la cinta y lo que logra es digno de incluirse entre lo mejor que Marvel Studios ha presentado en el cine. Su conexión con la cultura que presenta es llevada a una gran expresión, celebrando desde los vibrantes colores del vestuario a la osadía y pulcritud de las escenas de acción, que definitivamente, son de las mejores que se han visto en la saga. Su atención al detalle, flujo de historia e influencia del cine de artes marciales, logran ponerla aparte. ¿Por qué más funciona Shang-Chi? Sí, es una película que puede llegar a adherirse a la que ahora conocemos como la fórmula Marvel, pero en sus momentos de mayor importancia narrativa, decide tomar el camino de lo desconocido y lo fantástico. De muy buena forma, la película trae al primer superhéroe asiático protagonista al MCU, definitivamente muy tarde en la saga, pero no por ello menos importante y relevante.

En cuestión de actuaciones, Tony Leung como su antagonista principal no sufre de algo común en las películas de Marvel, el poco desarrollo de sus villanos, sino que la película, por momentos, inclusive llega a verlo como un protagonista, principalmente en su primer acto. La dinámica padre-hijo, muy bien llevada y equilibrada, no deja que ninguno de los dos personajes sea sacrificado a costa del otro. Simu Liu (Kim’s Convenience) brilla como el personaje titular y prueba que llegó al MCU para quedarse y se encuentra en camino a convertirse en una estrella. Awkwafina (Crazy Rich Asians), como Katy, una vez más prueba que es una de las actrices más carismáticas trabajando en Hollywood hoy en día, con un timing de comedia impecable. La sorpresa se llama Meng’er Zhang, quien en su debut cinematográfico interpreta a Xialing, en quien logra adaptar una multitud de personajes en uno y brindar una fortaleza en pantalla que la cinta a veces necesita.

En mi opinión, Shang-Chi logra colocarse entre lo mejor del Universo Marvel, principalmente con una historia fresca y novedosa. Legado y familia son temáticas que acompañan a su arco, y es ahí en donde encuentra muchas de sus fortalezas, además de que logra la ardua tarea que hay hoy en día, de lograr sostenerse como una película en solitario para su héroe principal. Quizás la película con mayores dotes de fantasía de todo el MCU, Shang-Chi logra expandir el horizonte de su entorno narrativo y mantener la idea de que es momento de ver nuevos héroes y heroínas en pantalla.

Mi veredicto: 8.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 71/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 92%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.6/10

Vela si: Buscas una película de superhéroes que logra salir del molde y con influencias de películas de artes marciales.

Reseña: “In The Heights” o “En El Barrio” (2021)

Dirección: John M. Chu

Guión: Quiara Alegría Hudes

Elenco: Anthony Ramos, Corey Hawkins, Leslie Grace, Melissa Barrera, Olga Merediz, Daphne Rubin-Vega, Gregory Diaz IV y Jimmy Smits

Duración: 143 minutos

Lin-Manuel Miranda sigue abriendo camino en Hollywood, y ahora llega una adaptación del primer musical que tuvo en Broadway, ‘In The Heights’, que cuenta la historia de la vibrante comunidad de Washington Heights, en la isla de Manhattan, un barrio de latinos que atraviesa un importante cambio y la amenaza de la gentrificación. En la cinta, conoceremos a su gente, sus sueñitos y sus historias.

Luego de traer a la pantalla, una de las que en mi opinión, fue de las mejores películas del 2018, en la comedia romántica, ‘Crazy Rich Asians‘, John M. Chu regresa con aquella chispa que lo caracteriza y que es tan notable en la pantalla, con colores vibrantes y un ensamble de personajes que, de nuevo, sabe traducir muy bien desde un material de adaptación ajeno a la pantalla. Ahora, Chu logra la muy complicada tarea de adaptar lo que es un musical, y además uno tan querido, en una película que logra emular su esencia, pero crece con las herramientas que el cine proporciona; por ejemplo, el uso de tomas aéreas o la añadidura de elementos casi fantásticos a algunos de los números musicales. En su embarque por mantener, no solamente el ritmo musical, pero aquel de la película, puede ser que en momentos la cinta se alargue demasiado, pero logra un buen equilibrio entre números musicales impresionantes, destacando Paciencia y Fe y Carnaval del Barrio, a importantes diálogos sobre la latinidad, nuestras raíces, lo qué significa una comunidad y aquellas personas que la componen. 

De mano de sus actores y actrices, ‘In The Heights’ encuentra un carisma que pocas cintas pueden presumir, y algo sumamente necesario en un musical con un ensamble tan amplio. Anthony Ramos (Hamilton), Melissa Barrera (Club de Cuervos), Corey Hawkins (Straight Outta Compton) y Leslie Grace, increíblemente en su debut en pantalla, son algunos de los que destacan, en mi opinión, cada uno y cada una de ellas haciendo lo mejor de sus talentos, desde las complicadas notas a las que Ramos puede llegar, el timing en los diálogos de Hawkins, al poderío de la actuación de Grace (que probablemente tiene al personaje más demandante) y el talento para bailar de Barrera. Además, la ganadora del Tony, Olga Merediz, tiene uno de los mejores números en Paciencia y Fe, y uno de los personajes más encantadores de toda la película.

Dentro de sus números vibrantes y de celebración auténtica, las temáticas de legado, herencia, brechas generacionales y raíces culturales son presentes, con discursos relevantes y necesarios, que encuentran una gran ventana en la cinta. Nuestras aspiraciones, o como la película lo maneja, nuestros sueñitos, también es un concepto que le añade una capa más de empatía. Con un guión escrito por la autora del libro en el que se baso el musical, Quiara Alegría Hudes, también se encuentra espacio para añadir algunos temas más actualizados, como la inclusión de una historia alrededor de los dreamers.

‘In The Heights’ es una película que celebra a su comunidad, que cuenta una historia necesaria, que presenta algunos de los mejores números musicales puestos en pantalla, un elenco excepcional y finalmente, una de mis películas favoritas del 2021.

Se encuentra disponible en HBO Max.

Mi veredicto: 9/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 84/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 95%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.3/10

Vela si: Quieres ver un increíble musical, con muy buenas actuaciones y canciones.

Reseña: “Black Widow” (2021)

Dirección: Cate Shortland

Guión: Eric Pearson

Elenco: Scarlett Johansson, Florence Pugh, David Harbour, O-T Fagbenle, Olga Kurylenko, William Hurt, Ray Winstone y Rachel Weisz

Duración: 134 minutos

Después de mucho tiempo, Marvel Studios se encuentra de regreso en el cine. Al fin, luego de muchos años de estar en planes y de dos retrasos debido a la pandemia, ‘Black Widow’ ya se encuentra disponible tanto en cines como en Disney Plus con Premier Access, es decir, un costo adicional de $329 pesos.

En ‘Black Widow’, Natasha Romanoff (Scarlett Johansson) deberá buscar a su antigua familia para lograr deshacer una terrible conspiración. Para lograrlo, deberá reencontrarse con la persona que era antes de unirse a los Vengadores.

Sí, existe el argumento, con el cual me encuentro de acuerdo, de que está historia de Natasha Romanoff llega demasiado tarde en el MCU; independientemente de sus retrasos, era una película para la Fase 2 o 3 de este universo, en especial para un personaje tan popular y querido por las audiencias. Aún así, la película funciona de forma magistral como una declaración de que Marvel se encuentra de regreso en el cine, y vaya forma, con una historia que además de estar llena de acción, sirve para ser esa aventura en solitario que Black Widow necesitaba, y una propulsión para nuevas caras dentro de este universo cinematográfico.

La australiana Cate Shortland (Berlin Syndrome) sabe la importancia y relevancia de la película que dirige, y lo hace de una forma espectacular, logrando dar justo en el blanco al presentar ese thriller de espías que el MCU necesitaba. Increíbles escenas de persecución, otras de combate a espacios cerrados sumamente bien hechas, y toda la intriga de una película de este género, hacen que ‘Black Widow’ se sienta como la respuesta de Marvel a las franquicias de James Bond o Mission: Impossible.

En su novena aparición como el personaje titular, Scarlett Johansson (Marriage Story) finalmente tiene la oportunidad de desenvolverse mucho más como el personaje de Natasha Romanoff y lograr descubrir muchas más de las capas de este fascinante personaje. Pero es la carismática Florence Pugh (Little Women) como Yelena Belova quien se roba la película, con un excelente timing de comedia, gran entrega de diálogos y toda la energía que requiere un personaje como el suyo; definitivamente una gran adición al MCU y no queda más que esperar a sus futuras apariciones. En otro par de actuaciones, David Harbour (Stranger Things) logra una buena conexión como Alexei Shostakov / Red Guardian, aunque en más de un momento brilla por su ausencia, mientras que Rachel Weisz (The Favourite) como Melina Vostokoff, logra ser ese puente entre villanos y héroes. En cuanto a las contrapartes de la protagonista, en este caso Dreykok (Ray Winstone) y Taskmaster (spoiler), en el primero encontramos un villano entre las sombras, actualizado y remanente de problemáticas mundiales actuales, mientras que en el segundo, encontramos una sorpresa la cual se le aplaude a Marvel, pero que debía tener para mucho más; desafortunadamente, se queda en otro caso de villanos de Marvel poco desarrollados.

Tal como lo requería, la historia de ‘Black Widow’ es sumamente personal y una exploración de personaje y de disecciones en las decisiones de una heroína, todo esto en un entorno de una clásica película de espías, que repito, le va sumamente bien. Black Widow es uno de los personajes más complejos de Marvel, y da mucho gusto el que su película lograra hacerle justicia, y una justicia merecida.

Marvel regresa al cine de forma espectacular, con una película que se gana sus aplausos, que logra equilibrarse entre caras conocidas y nuevas, y que se logra posicionar, en mi opinión, como una de las mejores películas en solitario del MCU.

Mi veredicto: 8.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 68/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 80%

Rotten Tomatoes (promedio): 7/10

Vela si: Esperabas con ansias el regreso de Marvel Studios al cine.

Reseña: “F9” o “Rápidos y Furiosos 9” (2021)

Dirección: Justin Lin

Guión: Daniel Casey y Justin Lin

Elenco: Vin Diesel, Michelle Rodriguez, Tyrese Gibson, Chris “Ludacris” Bridges, John Cena, Jordana Brewster, Nathalie Emmanuel, Sung Kang, Michael Rooker, Helen Mirren, Kurt Russell y Charlize Theron

Duración: 145 minutos

Las películas de la saga de Fast and Furious son increíbles, y no me refiero en términos de su cinematografía, actuaciones o guión, sino en que cada una de ellas tiene un cometido claro y certero: superar en escala a la entrada anterior. Principalmente durante la segunda mitad de la saga, por allá desde el lanzamiento de su cuarta película, Fast & Furious (2009), la ya mencionada determinación de alcanzar lo impensable ha sido aún más notoría, con la inclusión tanto de nuevos miembros al elenco, como de secuencias de acción que se encaminan a toda velocidad a superar a sus predecesoras. Ahora, llega el turno de la novena entrada en la saga, de un total de once planeadas, y lo que comienza a vislumbrarse como el final de la muchas veces llamada: franquicia de superhéroes de Universal Pictures. 

Dominic Toretto (Vin Diesel) lleva una vida tranquila con Letty (Michelle Rodríguez) y su hijo, pero saben que esto no será para siempre. Ahora, la amenaza toca a la puerta en forma de Jakob Torreto (John Cena), el misterioso hermano de Dom que se ha aliado con tanto nuevos como antiguos villanos, para de una vez por todas, reescribir el mundo como lo conocemos. De mano de su intrépido equipo, Dom deberá, una vez más, sacrificarse para intentar rescatar aquello que le importa sobre todas las cosas: su familia.

Justin Lin, el director de previas películas de la saga, incluyendo a la que hasta el día de hoy considero como la mejor de ellas, Fast Five (2011), hace su triunfal regreso a la silla de director. Inmediatamente, es notoria la conexión de Lin tanto con este grupo de personajes, como con el arco narrativo que cubre a la saga completa. Esto da paso a una intención de exploración de los personajes, con varios flashbacks que ayudan a llenar huecos y crear un conflicto que, de manera contraria, sería complicado de explicar. Lin logra mantener la esencia de la saga al tratar de superar a sus predecesoras en escala, pero desafortunadamente no siempre lo logra, teniendo más de un desacierto en su intención, especialmente en la ya conocida aventura de la saga en el espacio exterior; en realidad era para mucho más.

Algo más que es notorio, es que falta una dinámica de personajes que sí existía en películas anteriores, cayendo demasiado peso de la historia sobre Dominic Torretto (Vin Diesel) y por momentos olvidando a algunos de los demás miembros del elenco, dejándoles con algún mal chiste entre líneas. En cuanto a sus actuaciones, es el novato en la saga y ex-luchador profesional, John Cena (Blockers), quien verdaderamente se siente más que cómodo en su rol, y me atrevo a decir, no permite que las audiencias extrañen a Dwayne Johnson (Fast Five), luego de su salida de la saga principal. A pesar de ello, la inclusión de Cena pudo y debió haber sido mucho mayor.

En materia de guión, la película pone demasiado de su peso en cosas que hemos visto, como lo es el impedir la inminente destrucción mundial, y por primera vez, olvida completamente sus raíces de carreras urbanas. Se entiende la evolución de la saga, pero el prospecto de una nueva carrera siempre era algo que se esperaba ver en una de sus películas. En sus cambios de locación constante hay un buen dinamismo, aunque la cinta nunca llega a lograr justificar su extensa duración.

Puede ser que F9 no se encuentre cerca de las mejores películas de la saga, pero a algo que nos han acostumbrado es a esperar lo inverosímil, lo inesperado y lo simplemente inexplicable, y en ese cometido, la película definitivamente no falla. Pura acción, coches rápidos, excelente soundtrack y líneas que caen en lo cursi; todo esto al más puro estilo de la Fast Saga.

Mi veredicto: 7/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 57/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 62%

Rotten Tomatoes (promedio): 5.7/10

Vela si: Eres fan de la saga y buscas una película completamente palomera.