Reseña: “Cruella” (2021)

Dirección: Craig Gillespie

Guión: Dana Fox y Tony McNamara

Elenco: Emma Stone, Emma Thompson, Joel Fry, Paul Walter Hauser, Emily Beecham, Kirby Howell-Baptiste y Mark Strong

Duración: 134 minutos

Un camino complicado el que han tenido las versiones live action de clásicos de Disney, buscando brindar reimaginaciones de películas animadas que han trascendido a su época y se han convertido en auténticos estándartes. Sí, con menos creatividad que efectividad, Disney ha encontrado a la gallina de los huevos de oro en sus versiones en carne y hueso, pero parece que finalmente, se han atrevido a presentar algo original y fuera de lo esperado.

En Cruella, conocemos los rebeldes comienzos de una de las villanas más icónicas del cine y conocida por su gran sentido de la moda. Ambientada en el Londres de los años 70, en plena revolución del punk, la película muestra a una joven estafadora llamada Estella, así como la serie de eventos que la llevan a asumir su lado malvado y a convertirse en la vengativa Cruella de Vil.

Craig Gillespie (I, Tonya) es el director de la cinta, y vaya que logra presentar algo diferente, atrevido y único en ella. De gran manera, Gillespie dirige una película que es exitosa en sostenerse por si sola, sin preocuparse demasiado en tener que tachar elementos de una lista (solamente la justificación del odio del personaje principal a los dálmatas, que es mejor olvidar). Su estética, influenciada por el movimiento punk, funciona como un importante elemento conductor, haciéndose presente en el diseño de vestuario, de producción, la elección de su impresionante soundtrack y en la minuciosamente elegida paleta de colores de la cinta, abundando los tonos negros, rojos y blancos.

La actuación de Emma Stone (La La Land) es la guía de la película, lo que establece todo alrededor de ella, y además, el estandarte con el que Cruella puede llamarse la mejor adaptación live action de Disney a la fecha. Desde sus manierismos, su forma de gesticular sus palabras y la libertad para dar rienda suelta en su actuación, Stone verdaderamente se nota más que cómoda y termina por elevar el guión. Su contraparte, Emma Thompson (Love Actually), aunque con un personaje mucho más sobrio, logra brindarle una gran contrincante a Cruella, y uno que funciona en la historia.

Fue sorpresivo el ver el nombre de Tony McNamara, guionista detrás de la aclamada The Favourite (2017) entre los guionistas, pero mientras se disecciona la historia, más se nota el talento del australiano en presentar personajes fuertes, apasionadas y determinadas, y el gran choque de personalidades que existe entre The Baroness (Emma Thompson) y Cruella (Emma Stone), que deriva no solamente en diálogo de gran nivel, sino en una historia que lleva de ancla a su tenaz rivalidad. Además de McNamara, Dana Fox, conocida por ser guionista de comedias románticas como Isn’t It Romantic (2019) o What Happens in Vegas (2008), logra una destacada mancuerna con el australiano, con una historia tanto dinámica como con muchas más capas de las que se esperaría que tuviera. Esta es una de las grandes causas de la película; el estar pensada más para un público de adultos jóvenes que crecieron con las películas animadas de Disney, y que han encontrado en versiones previas de live actions de Disney, no una reimaginación o una adaptación lo suficientemente única, sino replicas de historias; Cruella se convierte en una extensión de historia, pero con una visión diferente, y no solamente una repetición de encuadres o números musicales. 

En conclusión, con una increíble actuación de Emma Stone, una historia tenaz, una estética fascinante y un soundtrack más que atinado, Cruella se coloca como la mejor live action de Disney hasta ahora.

Mi veredicto: 8.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 59/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 74%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.7/10

Vela si: Buscas algo diferente en una versión live action de Disney.

Reseña: “Zack Snyder’s Justice League” (2021)

Dirección: Zack Snyder

Guión: Chris Terrio

Elenco: Ben Affleck, Henry Cavill, Amy Adams, Gal Gadot, Ray Fisher, Jason Momoa, Ezra Miller, Willem Dafoe, Jesse Eisenberg, Jeremy Irons, Diane Lane, Connie Nielsen y J. K. Simmons

Duración: 242 minutos

Es complejo hablar de Zack Snyder’s Justice League como una película convencional, porque definitivamente no lo es. Después de años de peticiones de fans, muestras de apoyo del talento de la película y un sinfín de historias alrededor de la complicada producción de Justice League (2017), finalmente tenemos lo que siempre ha sido la visión original del director. En plena post-producción de la película, Zack Snyder (300) tuvo que dejar la dirección después de una terrible tragedia familiar, y fue Joss Whedon (The Avengers) el encargado de completar la cinta, pero lo que sucedió es que cambió abismalmente lo que estaba establecido, presentando una película que paso con mucha más pena que gloria ante los ojos de los fans del mundo de DC. Ahora, de mano de HBO Max, sin interferencia del estudio y con luz verde para grabar algunas escenas faltantes, el casi mítico y Snyder Cut ya se encuentra disponible en plataformas digitales.

Una secuela directa de la divisora Batman V Superman: Dawn of Justice (2016), Zack Snyder’s Justice League nos transporta a días posteriores a la muerte de Superman (Henry Cavill), con un Bruce Wayne (Ben Affleck) determinado a crear un equipo que pueda defender a nuestro mundo de una inminente invasión extraterrestre, a cargo de Darkseid y su secuaz Steppenwolf, al igual que su ejércitos de parademons. 

Snyder no titubea en mostrar cuadros impresionantes y visualmente majestuosos, haciendo buen uso de su tan querida herramienta del slow motion. Con todo esto, lo que hace es brindar momentos simplemente espectaculares en pantalla, que además son alimentados por una muy buena banda sonora a cargo de Junkie XL. Sus poco más de cuatro horas de duración no siempre benefician a la película, pero su formato en capítulos ayuda a mantener un ritmo, aunque a veces desordenado: pero eso sí, con una intención mucho más clara y un desarrollo de personajes que no habíamos visto con anterioridad, resaltando a Cyborg (Ray Fisher), quien siempre había sido alrededor de quien la historia debería de haber girado en gran parte. Esto es uno de los principales elementos que apoyan a la cinta, el que sus personajes, muchos de ellos carentes de una introducción previa en este mundo, más allá de pequeños cameos, finalmente logren afianzarse. En el tono, principalmente en el del diálogo, Snyder sí cambia lo que venía haciendo en películas anteriores, y es curioso encontrar que muchas de las mejores líneas con humor de la cinta, provenían directamente de Snyder y no de Joss Whedon. Incluso el formato 4:3, así al estilo de las televisiones antiguas, le brinda a la cinta una percepción diferente y bienvenida, aunque lo más probable es que se pensaba originalmente para un formato IMAX. 

La palabra “épica” sirve para describir el logro mayúsculo que es esta película, desde su concepción, hasta su ejecución, brindándole no solamente un punto alto al DCEU como mundo narrativo, sino también al cine de superhéroes como género cinematográfico. Claro, no es una película que vienen a reinventar al cine, ni tampoco la mejor estructurada, pero sí se nota un deseo de honrar a estos personajes, pero al mismo tiempo de reinventarlos; de presentarlos a una nueva audiencia y de darles tanto una particularidad como una originalidad.

En comparación a la versión anterior de Justice League, esta una película mucho más cohesiva, con una estructuración mucho más pulcra y una visión clara de la historia de estos personajes. Hay un mucho mejor ritmo, el cual aún así puede llegar a sufrir por la duración de cuatro horas de la película, la cual se encuentra dividida por capítulos, los cuales inclusive también hubieran funcionado al haber sido lanzados uno por uno, similar a una miniserie.

Zack Snyder’s Justice League es un merecido cierre para la trilogía de Snyder que arrancó con la majestuosa Man of Steel (2013) y prosiguió con la, en mi opinión, fallida Batman V Superman: Dawn of Justice, pero en su nueva cinta, Snyder no solamente trata de imprimir nuevos elementos, sino expandir en lo establecido, darle mayor coherencia, y por ende elevar su trabajo previo. El finalmente poder ver su visión, lo que siempre había querido presentar, es un logro para las visiones artísticas de las producciones. No me queda más que recomendar la cinta a todo amante del cine de superhéroes y a aquellas personas que siempre han querido ver a la Liga de la Justicia como se lo merece. 

Mi veredicto: 8.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 55/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 75%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.7/10

Vela si: Buscas la versión definitiva de una película de la Liga de la Justicia.

Reseña: “Raya and the Last Dragon” (2021)

Dirección: Don Hall y Carlos López Estrada

Guión: Qui Nguyen y Adele Lim

Elenco: Kelly Marie Tran, Awkwafina, Izaac Wang, Gemma Chan, Daniel Dae Kim, Benedict Wong y Sandra Oh

Duración: 107 minutos

Disney Animation sigue innovando en su campo, y ahora es el turno de su primera cinta lanzada en Disney Plus. Originalmente planeada para tener un estreno en cines, Raya and the Last Dragon es la segunda película en tener su lanzamiento bajo el formato Disney Plus Premiere Access, luego de Mulan el año pasado. De mano de una historia con una fórmula clásica, pero con elementos innovadores, el estudio logra presentar una de sus mejores películas hasta la fecha.

Raya (Kelly Marie Tran) es una valiente guerrera que habita el mundo de Kumandra, uno alguna vez repleto de dragones, los cuales vivían en armonía con los humanos. Años después, Kumandra se ha dividido en cinco naciones en constante conflicto entre ellas, pero solamente la esperanza de encontrar al último dragón es lo que podrá devolverle la paz a este reino y la armonía entre sus habitantes.

La película es co-dirigida por Don Hall (Moana) y Carlos López Estrada (Blindspotting), quienes hacen un gran trabajo en coordinar una historia que fácilmente podría ser excesiva en información, pero que por medio de recursos que aunque resultan familiares, como el prólogo o la narración, hacen un formidable trabajo en situarnos en este mundo. Los personajes son muy bien llevados, y nuevos integrantes a la historia son presentados justo en el momento indicado, logrando mantener una frescura en sus eventos. En su aspecto visual, la película logra poner en pantalla tanto increíbles escenarios, a escenas de acción que se trasladan de una gran manera a la animación. Y ni qué decir de su nivel de animación, en el cual resalta el excelente trabajo de texturas y la variedad de colores que son utilizados. 

En su versión subtitulada, la voz de Raya corre a cargo de Kelly Marie Tran (Star Wars: The Last Jedi), quien regresa a un proyecto de Disney, dándole las capas requeridas al personaje principal y encontrando en su trabajo de voz, todas las características del personaje principal, como su liderazgo y valentía. Al lado de ella, Awkwafina como Sisu le brinda una gran dosis de comedia a la película, al igual que un excelente timing; sin duda, una de las mejores decisiones de casting de la película.

La historia de Raya and the Last Dragon, a cargo de Qui Nguyen (The Society) y Adele Lim (Crazy Rich Asians) es una fundamentada no solamente en interesantes personajes, sino también en un mundo increíblemente construido, con una vasta cultura e inspiración en los países del sudeste asiático. La construcción de este mundo nos remonta a tiempos ancestrales, pero reinventa lo suficiente para presentar algo que en una envoltura que puede apreciarse clásica de las películas de Disney, aporta los suficientes elementos novedosos para que la historia logré contar, sí, una historia conocida, pero con una nueva perspectiva para las generaciones actuales. Además, Raya and the Last Dragon es la prueba de que la diversidad enriquece las historias, contando una historia sobre una cultura en la que Disney no se había concentrado mucho, como es la del sudeste asiático. Temáticas de unión, confianza y compañerismo también se encuentran presentes a lo largo de su historia.

En conclusión, la cinta es una efectiva adición al género de la animación en Disney, además de una importante historia, con un increíble mundo narrativo, grandes actuaciones, muy buena música y una nueva perspectiva dentro de lo clásico.

Raya and the Last Dragon ya se encuentra disponible en Disney Plus, por medio de la modalidad Disney Plus Premiere Access.

Mi veredicto: 8.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 75/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 94%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.7/10

Vela si: Buscas una entretenida película familiar con importantes temáticas de unión.

Reseña: “WandaVision” (2021)

La siguiente reseña contiene spoilers de WandaVision.

Wanda-Vision-Wa-Wa-Wanda-Vision. Durante semanas, la más reciente entrada en el ya mítico  (por más de una razón) Universo Cinematográfico de Marvel nos ha mantenido atentos a la conversación online, con viernes repletos de reacciones, fines de semana de especulación y la emoción de, una vez más, tener una experiencia colectiva alrededor del género de los superhéroes, ahora expandido y explorado en formato de serie de televisión y la primera directamente de Marvel Studios.

La serie nos lleva a eventos posteriores a Avengers: Endgame (2019), con Wanda (Elizabeth Olsen) y Vision (Paul Bettany) viviendo en el aparentemente tranquilo pueblo de Westview, New Jersey. En medio de su estilo de vida suburbano, los típicos vecinos entrometidos y las juntas de la patrulla vecinal, poco a poco comenzarán a descubrir que no todo es lo que parece en este mundo utópico. 

Muchas de las virtudes de WandaVision se encuentran en la gran narrativa de sus primeros episodios, los cuales toman inspiración directa de sitcoms clásicos como The Dick Van Dyke Show (1961-1966), Bewtiched (1964-1972) y The Brady Bunch (1969-1974). La producción es increíble, replicando desde las risas de una audiencia en vivo o los atuendos de época, hasta arquetipos de personajes propios de estos sitcoms de antaño. Es aquí donde el show triunfa, en tratar de destacar y no acoplarse al resto del Universo Marvel, sino literalmente jugar en sus propios mundos, alternando entre métodos narrativos, formatos de imagen (increíble tanto el uso del formato 16:1 como del blanco y negro) y ofreciendo algo genuinamente fresco para este mundo, que es justamente lo que necesita al venir de una saga de más de veinte películas. Aún así, conforme la serie progresa, se percibe un regreso a la fórmula Marvel, algo entendible y esperado, pero que sí impacta en mermar lo única que era la serie en sus inicios y en la construcción de su tan particular historia. La serie es mucho mejor cuando, tal como Wanda, vive en su propio mundo, alejada y despreocupada de tener que atar cabos sueltos ajenos que pertenece a otras historias o de tener que crear los cimientos para la siguiente entrada en el MCU. Los momentos épicos en WandaVision no son pocos, pero van más allá de grandes batallas o apariciones estelares, sino que encajan que personajes que no solamente se ven beneficiados por nueve episodios, sino que ya vienen arrastrando una gran historia en previas películas; así, es como ante nuestros ojos vemos tanto evolucionar como reinventarse a estos increíbles personajes.

El trabajo actoral de la serie es sin duda alguna algo especial, suponiendo un tremendo reto para los actores y actrices al ser una serie que, al cambiar entre ambientación de décadas, también lo hace entre géneros narrativos, desde las vivaces sitcoms de los 50’s, a aquellas presentadas en estilo mockumentary de los 2010’s, muy a lo Modern Family (2009-2020). El peso actoral de la serie cae en Elizabeth Olsen (Avengers: Age of Ultron), quien da no solamente un trabajo espectacular, sino uno que debería ser considerado en la conversación para diversos premios. WandaVision es la historia de pérdida y duelo de Wanda Maximoff, y Olsen logra presentar todas las facetas de su personaje en una forma increíble. Paul Bettany (Legend) tiene la oportunidad de desenvolverse mucho más en el personaje de Vision, teniendo en su personaje varias de las mejores líneas de diálogo de toda la serie. Por su parte, Kathryn Hahn (Stepbrothers) como Agnes le trae una chispa vivaz a la serie, una tremenda volatilidad y una reafirmación de que es una de las mejores actrices de comedia trabajando hoy en día.

Son los elementos meta los que también apoyan a WandaVision en su cometido, desde increíbles intros musicales que nos ayudan a hilar eventos y saltar entre década y década, hasta también un increíble número musical que en medio de una tonada que ha trascendido a la serie, también se toma la molestia de revelar a la principal fuerza villana detrás de todo lo que ha sucedido en el aparentemente tranquilo pueblo de Westview (It was Agatha all along!). En su aspecto narrativo, con una atención especial a su inicio, la serie cimienta grandes misterios, brindando solamente lo necesario para conocer lo que pasa en este mundo y se convierte en la nota más alta de la serie en general, pero el caso de las excesivas fan theories y las expectativas irreales de algunos sectores del fandom, sin duda han bajado la percepción general. Hay un aspecto, que es la inclusión de Evan Peters (Quicksilver en las películas de X-Men) que no lleva a ningún lado, y termina en un chiste muy mal ejecutado y un cuestionamiento de la necesidad de siquiera castearlo como este personaje.

En general, WandaVision es una entrada creativa, única y diferente dentro del MCU, en especial en sus primeros episodios, que logra brindarle un merecido spotlight a dos personajes que habían sido poco utilizados hasta el momento. En especial, es la historia de Wanda Maximoff, su duelo, su pasado, su futuro y su increíble trayecto como personaje dentro de este mundo. Sin duda, la incursión de Marvel Studios en la televisión ha iniciado bien, y queda esperar a que cada proyecto tengo un tan distinguido sello y tono.

Los 9 episodios de WandaVision ya se encuentran disponibles en Disney Plus.

Mi veredicto: 8/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 77/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 91%

Rotten Tomatoes (promedio): Aún no disponible

Reseña: “Wonder Woman 1984” (2020)

Dirección: Patty Jenkins

Guión: Patty Jenkins, Geoff Johns y Dave Callaham

Elenco: Gal Gadot, Chris Pine, Kristen Wiig, Pedro Pascal, Robin Wright y Connie Nielsen

Duración: 151 minutos

Hace algunos años, Patty Jenkins presentó en Wonder Woman la que sigo considerando la mejor película dentro del DCEU, revelando que tiene tanto un cariño como una conexión especial con este personaje, logrando incorporar elementos de una cinta de época y un gran mensaje sobre compasión. Ahora, llega el turno de su secuela, que después de cambios de fecha y un tiempo en cines, ya se encuentra disponible en plataformas digitales.

En Wonder Woman 1984, Diana Prince (Gal Gadot) se encuentra en un mundo muy distinto al que había conocido, trabajando ahora en Washington D.C. En su nueva historia, conocerá a la arqueóloga Barbara Minerva (Kristen Wiig) y al empresario Maxwell Lord (Pedro Pascal), quienes pueden no ser lo que aparentan. Además, de forma inesperada, regresará Steve Trevor (Chris Pine), pero a un importante precio, el cual podría poner en riesgo a todo nuestro mundo.

Patty Jenkins en realidad conoce a su personaje y tanto respeta como honra a su legado, pero desafortunadamente no se puede decir lo mismo de los personajes secundarios de la cinta, ni tampoco de su tono o ritmo. Jenkins intenta combinar tantas temáticas como historias dentro del hilo narrativo, pero termina por descuidar más de una y presentar un arco, que en su totalidad, es sumamente débil. Eso sí, se aplaude que la determinación no haya sido copiar a la primera película, sino presentar algo diferente, pero simplemente no lleva el rumbo adecuado en este caso. En más de dos horas y media de duración, la película tiene momentos de una caída narrativa bastante pronunciada, esto a raíz de las decisiones de edición. Son claros los paralelos y las influencias de grandes secuelas del género de los superhéroes, como es el caso de Superman 2 (1980) y Spider-Man 2 (2004), pero se quedan más en intención que en alguna acción concreta. Desafortunadamente, es el ritmo de la cinta, tanto en edición como en temática, lo cual la detiene constantemente de lograr ser grandiosa. Visualmente, la cinta es increíble, con muy buenos efectos y una total ambientación al puro estilo ochentero.

Gal Gadot (Justice League), quien aparece en su cuarta película como Wonder Woman, sigue probando que ha logrado hacer suyo al personaje y brindarle su propio toque de la mano de una buena dirección. Por otro lado, los villanos en Kristen Wiig (Bridesmaids) y Pedro Pascal (The Mandalorian) son muy planos, constantemente presentando motivos muy pobremente explicados y recayendo en estereotipos de películas de otra época; se entiende el querer hacer un homenaje al cine ochentero, pero eso no debería significar el presentar personajes tan mal escritos. El regreso de Chris Pine (Into The Woods) se encuentra muy poco justificado y en un escenario bastante extraño, que cae en lo sobrecomplicado sin la necesidad de serlo.

Su historia es el mayor problema de la película, porque simplemente tratar de darle una cohesión es tarea casi imposible. Porque, en realidad, ¿de qué trata la cinta? ¿cómo se encuentran divididos sus actos? Son preguntas que a pesar de parecer sencillas, al momento de terminar de ver la película son muy complicadas de resolver. En mi opinión, hay dos momentos en que la cinta logra poner en marcha su engranaje, en su secuencia de inicio y en su secuencia final, pero simplemente todo lo que pasa en medio nunca logra llegar a la par, ni al supuesto de lo que pudo haber acontecido. Esto denota en problemas de ritmo, manejos de estereotipos a lo largo de toda la película y personajes, a excepción de Diana Prince, muy poco explorados. Sus temáticas son confusas, con mensajes que no logran mantenerse y que muy rápidamente son olvidados.

En conclusión, Wonder Woman 1984 es una cinta con una historia débil y personajes secundarios acartonados, y aunque sus secuencias de acción y música son buenas, no logra mantenerse entre las grandes cintas de su género o personaje.

Mi veredicto: 5.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 60/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 59%

Rotten Tomatoes (promedio): 6/10

Vela si: Eres fan del personaje y quieres conocer su siguiente historia, pero no busques la siguiente gran película del género de superhéroes.