Reseña: “Doctor Strange” (2016)

En los últimos años, el auge del cine de superhéroes ha sido tremendo. Podría decirse que esta nueva era nació con el estreno de “Iron Man” (2008), que es el surgimiento del Universo Cinematográfico de Marvel o MCU, por sus siglas en inglés. A lo largo de estos más de ocho años, hemos vivido historias que se puede decir se atienen a una fórmula que ha sido exitosa sin lugar a duda, generando incontables ganancias. “Doctor Strange” es más allá de una excepción de la fórmula; es una evolución de ella.

Stephen Strange (Benedict Cumberbatch) es un neurocirujano, que después de perder la movilidad parcial de sus manos en un accidente e intentar todo método posible de curación, se adentra en el mundo de las artes místicas en búsqueda de una mejora. Lo mejor de la película es la actuación de Cumberbatch, que a pesar de las dudas (no por la falta de talento, sino por la decisión de Marvel de apostar por lo seguro) nos demuestra de lo que está hecho y nos regala una actuación icónica dentro del género. Tilda Swinton es alguien más que, a pesar de las críticas sobre su casting, demuestra porqué fue la elegida para el papel de The Ancient One. Chiwetel Ejiofor como Mordo es muy bueno en su actuación, dándonos alguien con otra visión de la magia que se utiliza en la película y presentado a un personaje que aún tiene mucho más que dar en este universo.

Desgraciadamente, y como ya es costumbre en las películas de Marvel, el villano queda a deber. Mads Mikkelsen interpreta a Kaecilius, otro villano poco desarrollado y sin motivaciones lo suficientemente claras o relevantes para poder crear una verdadera sensación de antagonismo con nuestro personaje principal. Parece que Kaecilus aparece en la película sólamente porque la película demanda a un villano, pero como en ocasiones pasadas, termina sobrando en la historia.

Los visuales de la película son espectaculares (y se queda corta la palabra), con efectos revolucionarios tanto para el género como para la industria en su totalidad. Viajes astrales con colores psicodélicos y de viajes ácidos convierten a “Doctor Strange” en una película que deja una vara extremadamente alta para los efectos visuales de una película de superhéroes. Son contadas las veces (y esta película es una de ellas), en las que es recomendable ver na película en 3D.

El humor de la película funciona a la mitad, con algunos elementos notándose forzados y exigidos por el estudio, dándole más fundamentos a los rumores de que la película fue alterada de su versión original para acomodar más escenas cómicas y darle un tono más ligero.

De la mano de Scott Derrickson (The Exorcism of Emily Rose) nos es presentada una historia de superhéroes completamente diferente, siendo esta la mayor virtud del filme. Cambiando y retando a la fórmula ya conocida, con elementos del cine de terror de Derrickson, actuaciones memorables y el inicio de una nueva era dentro del MCU, “Doctor Strange” es una película que a pesar de contar con carencias narrativas, divierte y cumple con su propósito.

Vela si: Te gusta el cine de superhéroes pero buscas algo diferente y refrescante.

No la veas si: ¡TODOS DEBEN VERLA!

Mi veredicto: 7.5/10

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s