Reseña: “Misión: Imposible – Repercusión” o “Mission: Impossible – Fallout” (2018)

Dirección: Christopher McQuarrie

Guión: Christopher McQuarrie

Elenco: Tom Cruise, Ving Rhames, Simon Pegg, Rebecca Ferguson, Sean Harris, Michelle Monaghan, Alec Baldwin, Henry Cavill y Angela Bassett

La temporada de estrenos de verano del 2018 ya casi llega a su fin, con tan solo algunas semanas restándole a un número de estrenos que iniciaron con una nota alta, de la mano de Avengers: Infinity War, película que logró resultados positivos tanto con la crítica como con la audiencia. Ahora, poco más de tres meses después, llega otra entrega que demuestra la creciente calidad de su franquicia, y uno de los últimos ejemplos del llamado star power, la teoría de que el talento en cámara es el que guía el éxito de una película.

En Mission: Impossible – FalloutEthan Hunt (Tom Cruise) y su equipo de la IMF unen fuerzas con el agente de la CIA, August Walker (Henry Cavill), para prevenir un desastre de proporciones catastróficas, luego de que una misión termina de la forma equivocada.

Christopher McQuarrie regresa como director y guionista, después de hacer lo mismo con Mission: Impossible – Rogue Nation (2015); además, se convierte en el primer director en regresar a la franquicia. McQuarrie demuestra su entendimiento de los personajes y su conexión con ellos, brindando una continuación directa a la historia de Rogue Nation. Su cuidado al detalle es espectacular, además del dinamismo que presenta a lo largo de las más dos horas de media de duración de la película, las cuales son intangibles.

No existe ninguna actuación débil dentro de la película, con cada uno de los miembros del elenco brillando, principalmente debido a un guión que coloca a sus personajes en situaciones que demuestran sus habilidades y los hace brillar. Tom Cruise, una vez más, demuestra porque es uno de los actores más famosos e influyentes hoy en día, sacrificándose fisícamente para lograr el mayor nivel de espectáculo posible. Otras dos actuaciones que destacan son Rebecca Ferguson (The Greatest Showman), quien sigue demostrando que merece más y mejores papeles en Hollywood; y Henry Cavill (Man of Steel), quien da una de las mejores actuaciones de su carrera.

Una de las mayores virtudes de la película son sus escenas de acción, que a pesar de ser alrededor de lo que gira el guión, muestran un envidiable nivel de producción en todo aspecto, desde las coreografías del combate cuerpo a cuerpo, hasta el nivel meticuloso de atención al detalle que contiene la cinta. Las escenas de acción son diferentes a lo que el género ha acostumbrado al espectador, presentando tomas amplias que permiten seguir la continuidad de la secuencia, además de que no abusa de las escenas de combate en la oscuridad. Sus escenas de persecución son excelentes, principalmente debido al trabajo de Tom Cruise, quien sigue con la costumbre de realizar su propias escenas de riesgo, lo que elimina el uso de dobles o un exceso de efectos especiales. Inclusive, en otro aspecto favorable para la película, la cinematografía es magnífica, con locaciones que elevan la intensidad de sus escenas y le añaden aún más tensión. Una recomendación personal, es la de darse la oportunidad de verla en formato IMAX, lo cual le da justicia a la calidad visual y sonora de la cinta. 

La historia de Fallout es intrigante, llena de giros, aunque algunos se ven venir más que otros; no por eso dejan de funcionar, de justificarse y de añadirle suspenso a la trama. Algo que es de aplaudir de la película, es que en medio de una temporada de estrenos que le pide al espectador “no prestar demasiada atención” y simplemente “relajarse con la película”, llega una entrega que dentro de su historia enigmática y llena de giros, demanda la atención del espectador y huye de ser una “película palomera” para el verano.

En conclusión, Mission: Impossible – Fallout es una cinta excepcionalmente ejecutada, con actuaciones de primer nivel, una historia que premia la atención del espectador, una dirección espléndida y no solamente se limita a ser la mejor película de acción del año, sino una de las mejores películas del año, sin rodeos. Después de veintidós años, seis películas, el mismo actor al frente de todas y ningún reboot o remake, Mission: Impossible demuestra, una vez más, que es una de las mejores franquicias que tenemos hoy en día.

Vela si: Te gustan las películas de la saga, eres fan de Tom Cruise o quieres ver una película de acción que te mantendrá al borde del asiento durante toda su duración.

No la veas si: No te gustan las películas de acción o no eres fan de la saga.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 86/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 97%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.3/10