Reseña: “WandaVision” (2021)

La siguiente reseña contiene spoilers de WandaVision.

Wanda-Vision-Wa-Wa-Wanda-Vision. Durante semanas, la más reciente entrada en el ya mítico  (por más de una razón) Universo Cinematográfico de Marvel nos ha mantenido atentos a la conversación online, con viernes repletos de reacciones, fines de semana de especulación y la emoción de, una vez más, tener una experiencia colectiva alrededor del género de los superhéroes, ahora expandido y explorado en formato de serie de televisión y la primera directamente de Marvel Studios.

La serie nos lleva a eventos posteriores a Avengers: Endgame (2019), con Wanda (Elizabeth Olsen) y Vision (Paul Bettany) viviendo en el aparentemente tranquilo pueblo de Westview, New Jersey. En medio de su estilo de vida suburbano, los típicos vecinos entrometidos y las juntas de la patrulla vecinal, poco a poco comenzarán a descubrir que no todo es lo que parece en este mundo utópico. 

Muchas de las virtudes de WandaVision se encuentran en la gran narrativa de sus primeros episodios, los cuales toman inspiración directa de sitcoms clásicos como The Dick Van Dyke Show (1961-1966), Bewtiched (1964-1972) y The Brady Bunch (1969-1974). La producción es increíble, replicando desde las risas de una audiencia en vivo o los atuendos de época, hasta arquetipos de personajes propios de estos sitcoms de antaño. Es aquí donde el show triunfa, en tratar de destacar y no acoplarse al resto del Universo Marvel, sino literalmente jugar en sus propios mundos, alternando entre métodos narrativos, formatos de imagen (increíble tanto el uso del formato 16:1 como del blanco y negro) y ofreciendo algo genuinamente fresco para este mundo, que es justamente lo que necesita al venir de una saga de más de veinte películas. Aún así, conforme la serie progresa, se percibe un regreso a la fórmula Marvel, algo entendible y esperado, pero que sí impacta en mermar lo única que era la serie en sus inicios y en la construcción de su tan particular historia. La serie es mucho mejor cuando, tal como Wanda, vive en su propio mundo, alejada y despreocupada de tener que atar cabos sueltos ajenos que pertenece a otras historias o de tener que crear los cimientos para la siguiente entrada en el MCU. Los momentos épicos en WandaVision no son pocos, pero van más allá de grandes batallas o apariciones estelares, sino que encajan que personajes que no solamente se ven beneficiados por nueve episodios, sino que ya vienen arrastrando una gran historia en previas películas; así, es como ante nuestros ojos vemos tanto evolucionar como reinventarse a estos increíbles personajes.

El trabajo actoral de la serie es sin duda alguna algo especial, suponiendo un tremendo reto para los actores y actrices al ser una serie que, al cambiar entre ambientación de décadas, también lo hace entre géneros narrativos, desde las vivaces sitcoms de los 50’s, a aquellas presentadas en estilo mockumentary de los 2010’s, muy a lo Modern Family (2009-2020). El peso actoral de la serie cae en Elizabeth Olsen (Avengers: Age of Ultron), quien da no solamente un trabajo espectacular, sino uno que debería ser considerado en la conversación para diversos premios. WandaVision es la historia de pérdida y duelo de Wanda Maximoff, y Olsen logra presentar todas las facetas de su personaje en una forma increíble. Paul Bettany (Legend) tiene la oportunidad de desenvolverse mucho más en el personaje de Vision, teniendo en su personaje varias de las mejores líneas de diálogo de toda la serie. Por su parte, Kathryn Hahn (Stepbrothers) como Agnes le trae una chispa vivaz a la serie, una tremenda volatilidad y una reafirmación de que es una de las mejores actrices de comedia trabajando hoy en día.

Son los elementos meta los que también apoyan a WandaVision en su cometido, desde increíbles intros musicales que nos ayudan a hilar eventos y saltar entre década y década, hasta también un increíble número musical que en medio de una tonada que ha trascendido a la serie, también se toma la molestia de revelar a la principal fuerza villana detrás de todo lo que ha sucedido en el aparentemente tranquilo pueblo de Westview (It was Agatha all along!). En su aspecto narrativo, con una atención especial a su inicio, la serie cimienta grandes misterios, brindando solamente lo necesario para conocer lo que pasa en este mundo y se convierte en la nota más alta de la serie en general, pero el caso de las excesivas fan theories y las expectativas irreales de algunos sectores del fandom, sin duda han bajado la percepción general. Hay un aspecto, que es la inclusión de Evan Peters (Quicksilver en las películas de X-Men) que no lleva a ningún lado, y termina en un chiste muy mal ejecutado y un cuestionamiento de la necesidad de siquiera castearlo como este personaje.

En general, WandaVision es una entrada creativa, única y diferente dentro del MCU, en especial en sus primeros episodios, que logra brindarle un merecido spotlight a dos personajes que habían sido poco utilizados hasta el momento. En especial, es la historia de Wanda Maximoff, su duelo, su pasado, su futuro y su increíble trayecto como personaje dentro de este mundo. Sin duda, la incursión de Marvel Studios en la televisión ha iniciado bien, y queda esperar a que cada proyecto tengo un tan distinguido sello y tono.

Los 9 episodios de WandaVision ya se encuentran disponibles en Disney Plus.

Mi veredicto: 8/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 77/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 91%

Rotten Tomatoes (promedio): Aún no disponible

Reseña: “Wonder Woman 1984” (2020)

Dirección: Patty Jenkins

Guión: Patty Jenkins, Geoff Johns y Dave Callaham

Elenco: Gal Gadot, Chris Pine, Kristen Wiig, Pedro Pascal, Robin Wright y Connie Nielsen

Duración: 151 minutos

Hace algunos años, Patty Jenkins presentó en Wonder Woman la que sigo considerando la mejor película dentro del DCEU, revelando que tiene tanto un cariño como una conexión especial con este personaje, logrando incorporar elementos de una cinta de época y un gran mensaje sobre compasión. Ahora, llega el turno de su secuela, que después de cambios de fecha y un tiempo en cines, ya se encuentra disponible en plataformas digitales.

En Wonder Woman 1984, Diana Prince (Gal Gadot) se encuentra en un mundo muy distinto al que había conocido, trabajando ahora en Washington D.C. En su nueva historia, conocerá a la arqueóloga Barbara Minerva (Kristen Wiig) y al empresario Maxwell Lord (Pedro Pascal), quienes pueden no ser lo que aparentan. Además, de forma inesperada, regresará Steve Trevor (Chris Pine), pero a un importante precio, el cual podría poner en riesgo a todo nuestro mundo.

Patty Jenkins en realidad conoce a su personaje y tanto respeta como honra a su legado, pero desafortunadamente no se puede decir lo mismo de los personajes secundarios de la cinta, ni tampoco de su tono o ritmo. Jenkins intenta combinar tantas temáticas como historias dentro del hilo narrativo, pero termina por descuidar más de una y presentar un arco, que en su totalidad, es sumamente débil. Eso sí, se aplaude que la determinación no haya sido copiar a la primera película, sino presentar algo diferente, pero simplemente no lleva el rumbo adecuado en este caso. En más de dos horas y media de duración, la película tiene momentos de una caída narrativa bastante pronunciada, esto a raíz de las decisiones de edición. Son claros los paralelos y las influencias de grandes secuelas del género de los superhéroes, como es el caso de Superman 2 (1980) y Spider-Man 2 (2004), pero se quedan más en intención que en alguna acción concreta. Desafortunadamente, es el ritmo de la cinta, tanto en edición como en temática, lo cual la detiene constantemente de lograr ser grandiosa. Visualmente, la cinta es increíble, con muy buenos efectos y una total ambientación al puro estilo ochentero.

Gal Gadot (Justice League), quien aparece en su cuarta película como Wonder Woman, sigue probando que ha logrado hacer suyo al personaje y brindarle su propio toque de la mano de una buena dirección. Por otro lado, los villanos en Kristen Wiig (Bridesmaids) y Pedro Pascal (The Mandalorian) son muy planos, constantemente presentando motivos muy pobremente explicados y recayendo en estereotipos de películas de otra época; se entiende el querer hacer un homenaje al cine ochentero, pero eso no debería significar el presentar personajes tan mal escritos. El regreso de Chris Pine (Into The Woods) se encuentra muy poco justificado y en un escenario bastante extraño, que cae en lo sobrecomplicado sin la necesidad de serlo.

Su historia es el mayor problema de la película, porque simplemente tratar de darle una cohesión es tarea casi imposible. Porque, en realidad, ¿de qué trata la cinta? ¿cómo se encuentran divididos sus actos? Son preguntas que a pesar de parecer sencillas, al momento de terminar de ver la película son muy complicadas de resolver. En mi opinión, hay dos momentos en que la cinta logra poner en marcha su engranaje, en su secuencia de inicio y en su secuencia final, pero simplemente todo lo que pasa en medio nunca logra llegar a la par, ni al supuesto de lo que pudo haber acontecido. Esto denota en problemas de ritmo, manejos de estereotipos a lo largo de toda la película y personajes, a excepción de Diana Prince, muy poco explorados. Sus temáticas son confusas, con mensajes que no logran mantenerse y que muy rápidamente son olvidados.

En conclusión, Wonder Woman 1984 es una cinta con una historia débil y personajes secundarios acartonados, y aunque sus secuencias de acción y música son buenas, no logra mantenerse entre las grandes cintas de su género o personaje.

Mi veredicto: 5.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 60/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 59%

Rotten Tomatoes (promedio): 6/10

Vela si: Eres fan del personaje y quieres conocer su siguiente historia, pero no busques la siguiente gran película del género de superhéroes.

Reseña: “One Night In Miami” (2020)

Dirección: Regina King

Guión: Kemp Powers

Elenco: Kingsley Ben-Adir, Eli Goree, Aldis Hodge y Leslie Odom Jr.

Duración: 110 minutos

Que comiencen los juegos. Tras los Gotham Awards, celebrados hace tan solo unos días, la temporada de premios ha dado inicio. Ahora, llega por medio de Prime Video, una de las películas que más darán de qué hablar durante la temporada, el debut directorial de Regina King y una cinta que es tanto relevante como necesaria: One Night In Miami. 

One Night In Miami cuenta la historia de un encuentro entre cuatro iconos de la cultura afroamericana: Malcolm X, Muhammad Ali, Jim Brown y Sam Cooke, posterior a la icónica pelea de box en donde Clay se convirtió en campeón mundial por primera vez, esto después de vencer a Sonny Liston en una pelea en donde las apuestas iban 7-1 en contra de él. La cinta se encuentra basada en la obra de teatro del mismo nombre. 

Regina King, conocida por sus roles en series como Watchmen o la película If Beale Street Could Talk, la cual le valió un Premio a la Academia por Mejor Actriz de Reparto, demuestra que sus dotes como directora son magníficos. Presenta una atinada visión detrás de cámara en un espacio para la pluralidad de voces, la relevancia social de sus temáticas, grandes valores de producción y logra obtener un trabajo descomunal de sus actores; es inclusive difícil creer que la cinta sea su primera experiencia como directora, por lo bien que fluye y la fuerza de su intención, pero simplemente así de buena es. La mano de King al no permitir que la película caiga en ritmo a pesar de su extenso diálogo, es de aplaudirse, y también el dejar que la cinta se recargue en sus grandiosas actuaciones principales e intensos diálogos. 

No hay escasez de grandes actuaciones dentro la cinta, con cada uno de los actores al nivel de estos importantes iconos, pero es Kingsley Ben-Adir (The OA) como Malcom X quien da la mejor actuación, quien a pesar de interpretar a un personaje de la historia que ha tenido grandes adaptaciones en pantalla, logra brindarle su propio giro y también una excelente autenticidad al rol. También Aldis Hodge (The Invisible Man) como James Cook da una gran actuación, destacando su fuerte presencia en pantalla y su gran forma de entregar diálogos. 

Un guión adaptado por su escritor original siempre se verá beneficiado, y este es el caso con Kemp Powers, creador original de la obra de teatro, quien además fungió como co-director de la exitosa cinta animada, Soul (2020). Salidas y entradas de personajes, pocas locaciones y aún menos actores, hacen que la cinta se sienta como teatro, pero eso no aminora de ninguna forma su fuerza como película, sino que la vuelve más intensa y dependiente de sus formidables actuaciones. En sus ricos diálogos, también maneja las diferentes maneras en que se puede afrontar una problemática social, al igual que la forma en la que cada uno de los protagonistas puede responder hacía las injusticias, ya sea Cooke en el mundo del fútbol americano o Brown en el de la música, con cada uno de ellos pudiendo apoyar al movimiento de los derechos civiles desde su propio contexto diario.

En conclusión, One Night In Miami es una cinta simplemente fascinante, relevante, necesaria y con una gran visión. En este inicio de la temporada de premios, es una cinta de la cual seguramente seguiremos hablando y será considerada para bastantes galardones,

One Night In Miami ya se encuentra disponible en Amazon Prime Video.

Mi veredicto: 9/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 85/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 98%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.2/10

Vela si: Buscas una película relevante y que presenta una gran nueva voz en la dirección de Regina King.

Mis 10 películas favoritas del 2020

El 2020 no solamente ha sido un año extremadamente anormal y complejo, sino que se convirtió en uno de los más retadores para la industria cinematográfica, con cierres, retrasos, la introducción de los estrenos híbridos, etc…

Con pocas películas de grandes estudios, fue un gran momento para que audiencias pudieran encontrar nuevos títulos, y fueron el cine independiente y los servicios de streaming los que las recibieron, también ayudado por la nueva tendencia de festivales en línea. 

A continuación, les comparto la lista de mis diez películas favoritas de este año. No las mejor dirigidas, ni las mejor escritas, ni nada; simplemente mis favoritas.

10) I’m Thinking of Ending Things (dir. Charlie Kauffman)

“Única” sería una gran forma para describir a la más reciente película de Charlie Kauffman, que se dedica a estudiar la condición humana, la labor del recuerdo y de nuestra mera realidad y existencia, con un tono surrealista que deja a uno pensando en la cinta por días posteriores, además de genuinamente plantear la pregunta: ¿qué acabó de ver?

9) Birds of Prey (dir. Cathy Yan)

Pocas películas de superhéroes este año, y en algún lugar, Martin Scorsese grita de júbilo. Birds Of Prey logra la complicada tarea de sentirse original en un género que puede llegar a lo saturado, con una irreverencia nata, una serie de riesgos narrativos que funcionan y una actuación estelar de Margot Robbie.

8) On The Rocks (dir. Sofia Coppola)

La nueva cinta de Sofia Coppola estrenó en Apple TV Plus sin causar mucho furor. Una historia sencilla, pero no por ello aburrida, On The Rocks es una historia sobre lo complicadas que algunas relaciones paternales se pueden volver, manejado con un gran tono de comedia, además de excelentes actuaciones.

7) Wolfwalkers (dir. Tom Moore y Ross Stewart)

Una increíble historia sobre la celebración de las diferencias, Wolfwalkers toma toda su influencia celta y da una película llena de corazón e identidad, que vislumbra con su increíble animación, colores vivaces y gran trabajo de voces, pero que más allá de ello, presenta temáticas sobre la explotación de los recursos y la pérdida de pueblos autóctonos. 

6) Mank (dir. David Fincher)

La fascinante historia de Herman J. Mankiewicz en su carrera por terminar el aclamado guión de Citizen Kane se convierte no solamente en una disección del complicado Hollywood de los 30’s, sino también de la responsabilidad de los medios ante sus audiencias; todo esto coronado con una grandiosa actuación de Gary Oldman y un regreso triunfal de David Fincher a la dirección.

5) Soul (dir. Pete Docter, co-dirigida por Kemp Powers)

Pixar lo hizo de nuevo, pero ahora con la que puede ser su película más arriesgada en Soul; una historia sobre nuestro legado y pasiones, pero también sobre la mera experiencia humana y las pequeñas cosas que nos vuelven tan particulares. Sublimemente animada y con música espectacular, es una cinta que conecta con nuestros sentimientos más profundos.

4) The Vast of Night (dir. Andrew Patterson)

El debut directorial de Andrew Patterson, con grandes influencias de The Twilight Zone, es simplemente una de las mejores películas de ciencia ficción de los últimos años. Una película que es llevada al siguiente nivel por su excepcional producción y gran trabajo de cámara, logra que contadas locaciones, sumamente pocos actores y un guión increíble, se conviertan en toda una experiencia. 

3) Sin Señas Particulares (dir. Fernanda Valadez)

En su nueva cinta, Fernanda Valadez aborda un tema complejo, complicado, pero sumamente importante, como lo es el camino a la frontera norte y todos aquellos problemas que la rodean. El amor de una madre se convierte en el motor de la película; una experiencia cruda pero importante sobre las diferentes realidades. 

2) One Night in Miami (dir. Regina King)

Los diálogos, las actuaciones, la dirección de Regina King y su atmósfera vibrante, convierten a One Night In Miami en una de las mejores películas del año. Un necesario diálogo sobre lucha y cambio auspiciado por el contexto social que se vivió este año, la película presenta los diferentes ángulos que se le pueden dar a una sola causa.

1) Ya No Estoy Aquí (dir. Fernado Frías de la Parra)

La exploración de lo olvidado, la identidad jamás negada, el recuerdo de lo pasado y la reinvención de una cultura, son temas que se plasman en la fascinante historia de la película de Fernando Frías de la Parra, una historia tan enfocada que se convierte en universal. Una fascinante introspección a lo desconocido, que queda en una cinta impresionante.

Reseña: “Soul” (2020)

Dirección: Pete Docter y co-dirigida por Kemp Powers

Guión: Pete Docter, Mike Jones y Kemp Powers

Elenco: Jamie Foxx, Tina Fey, Questlove, Phylicia Rashad, Daveed Diggs, Richard Ayoade y Angela Bassett

Duración: 100 minutos

Disney Pixar es uno de los estudios más queridos en el mundo del cine, presentando historias únicas que nos atrapan y encantan, y ahora, llega el turno de una película original, que fórmula las interesantes preguntas: ¿Por qué somos de cierta forma? ¿Qué hay más allá de nuestra vida? ¿Qué hay después?

Soul es la más reciente película de Disney Pixar y cuenta la historia de Joe (Jamie Foxx), un maestro de una banda escolar, cuya vida no ha tomado el rumbo que esperaba. Después de encontrar la oportunidad que le podría cambiar su carrera en el mundo del jazz, viajará a un nuevo universo en donde descubrirá qué es aquello que nos hace tan particulares como humanos y lo que se encuentra más allá de la vida.

Pete Docter, también director de Inside Out (2015) logra conectar una vez con una visión interior de la vida del ser humano, y aunque inevitablemente pueden llegar comparaciones entre similitud de temas con su pasada película, Soul logra conectar de una forma más madura con la audiencia y será interesante conocer la recepción que la cinta tendrá entre distintos grupos de edades. Pero también es el co-director, Kemp Powers, escritor tanto de la obra como de la adaptación al cine de One Night In Miami, quien logra brindarle una diferente perspectiva a las historias de Pixar, las cuales carecían de una intención de representación efectiva en pantalla hasta la llegada Coco (2017), y que ahora siguen buscando voces e historias en nuevas personas.

Jamie Foxx (Project Power) le brinda gran poder al personaje de Joe y Tina Fey (30 Rock) como 22 también logra lo propio, ambos actores con una gran presencia de voz, modulaciones y tonos, pero sobre todo una verdadera habilidad para expresar sentimientos tan complejos como los que guían a la película.

La cinta se encuentra repleta de originalidad, pasión y verdadero cariño a una historia con una premisa única, y que a simple vista, podría no apreciarse la versatilidad de temas que maneja. Uno de los grandes aciertos, y también sorpresas, fue el hecho de que Pixar decidiera guardarse importantes detalles de la trama, con una cinta que presenta giros ganados y sorpresivos, esto en su determinación de invitar a reflexionar sobre la experiencia que es la vida. Los temas de nuestro legado, nuestro propósito, nuestras pasiones y aquella chispa que nos hace tan particulares, rodean una historia en cuyo núcleo se encuentra la mera experiencia de lo que es vida. Estos no son temas sencillos para colocar en el estandarte de una película denominada como familiar, pero como es costumbre, Pixar sale a flote con un estilo de historia amigable, pero también muy bien formulado por medio de un guión intuitivo, consciente y muy bien cuidado.

En Soul tenemos una de las apuestas más arriesgadas de Pixar, destacando por la particularidad de su premisa, con la temática de la vida después de la muerte, el cuestionamiento de nuestro propósito y también un estilo visual muy definido, que la destaca de otras películas de la compañía, aunque sin nunca perder su identidad. Su nivel técnico de animación también es increíble, con un manejo de texturas y movimientos extremadamente realistas. Como cereza del pastel, la música a cargo de Trent Reznor y Atticus Ross, con arreglos de Jon Batiste, le añade una nueva capa a la gran experiencia que es la cinta.

Me atrevo a decir que Soul entra la selecta lista de lo mejor que Pixar ha puesto en pantalla, con una historia original, arriesgada, una temática importante, grandes actuaciones y un nivel técnico increíble.

Soul ya se encuentra disponible en Disney Plus.

Mi veredicto: 9/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 85/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 97%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.4/10

Vela si: Te gustan las historias de Pixar, pero buscas una nueva perspectiva en ellas.