Reseña: “Riverdale” Temporada 1

Cuando supe que The CW, canal de televisión detrás de series como “Arrow”, “Flash” y “Supernatural”, lanzaría una adaptación de los personajes de Archie Comics en pantalla, inmediatamente llamó mi atención, pero no me apresuré para verla. Gran error.

Un 4 de julio, Jason Blossom muere bajo circunstancias sospechosas, lo cual desencadenará consecuencias en las que los personajes clásicos conocidos: Archie (KJ Apa), Jughead (o Torombolo, Cole Sprouse), Betty (Lil Reinhart) y Veronica (Camila Mendes) se verán envueltos, poniendo a prueba a todo el pueblo de Riverdale.

Las actuaciones en “Riverdale” son sorpresivamente buenas. Básicamente, el elenco principal está compuesto de relativos desconocidos, a excepción de Cole Sprouse. Además, se complementan a los personajes bien adaptados de la serie, con mayor oportunidad para relucir sus motivaciones y defectos, lo cual los hace creíbles y orgánicos. Irónicamente, hay un personaje con el cual me quede con ganas de ver un arco más contundente, y fue Archie. Creo que la serie trata de no centrarse en el pelirrojo, pero en su afán, termina por abandonarlo en momentos y no darle el tiempo suficiente para desarrollarse como un personaje relevante. Es decir, Archie necesita más la trama de lo que la trama lo necesita.

“Riverdale” es una especie de crossover entre Archie Comics y todos los tropos de dramas adolescentes ya conocidos (actores veinteañeros interpretando a estudiantes de preparatoria, canciones exitosas de los últimos meses como soundtrack, narración de voz omnipresente y claras divisiones entre las tribus escolares), pero sorpresivamente, funciona. Claro, la serie no se encuentra exenta de diálogos pobres en ocasiones y algunas historias innecesarias pero en general funciona, y cuando lo hace, lo hace muy bien.

“Riverdale” es al estilo de 90210-Degrassi-Teen Wolf, pero adaptado a audiencias de The CW y nunca olvidando su origen. Sorpresivamente, existen más referencias al comic de las que uno pudiera esperar, pero no solamente verbales, sino también elementos de vestuario (el gorro de Jughead en forma de corona es el mejor) y personalidad que permanecen intactos de los personajes clásicos. 

Uno de los mayores beneficios de “Riverdale” se encuentran en su duración: 13 capítulos. Con esa cantidad de episodios, no se recurre a los capítulos de relleno ni la historia se debilita en algún momento, sino que se centra de una manera efectiva. La serie regresará para una segunda temporada en octubre, lo cual me hace temer un cambio a una serie de 22-24 capítulos por temporada.

Y así es que “Riverdale”, sorpresivamente se ha convertido en mi nuevo placer culposo. Con buenos personajes, una historia interesante y un gran elenco, “Riverdale” apenas comienza y estoy seguro de que dará mucho de que hablar en el futuro. No puedo esperar al día en que decidan adaptar Scooby-Doo, porque voy a estar ahí para verlo.

Mi veredicto: 8.3/10

Vela si: Disfrutas los shows de misterio y drama. Además, también si eres fan de los comics de Archie, se mantienen más fieles que otras producciones.

No la veas si: Absolutamente no toleras los dramas adolescentes.