Reseña: “Riverdale” Temporada 1

Cuando supe que The CW, canal de televisión detrás de series como “Arrow”, “Flash” y “Supernatural”, lanzaría una adaptación de los personajes de Archie Comics en pantalla, inmediatamente llamó mi atención, pero no me apresuré para verla. Gran error.

Un 4 de julio, Jason Blossom muere bajo circunstancias sospechosas, lo cual desencadenará consecuencias en las que los personajes clásicos conocidos: Archie (KJ Apa), Jughead (o Torombolo, Cole Sprouse), Betty (Lil Reinhart) y Veronica (Camila Mendes) se verán envueltos, poniendo a prueba a todo el pueblo de Riverdale.

Las actuaciones en “Riverdale” son sorpresivamente buenas. Básicamente, el elenco principal está compuesto de relativos desconocidos, a excepción de Cole Sprouse. Además, se complementan a los personajes bien adaptados de la serie, con mayor oportunidad para relucir sus motivaciones y defectos, lo cual los hace creíbles y orgánicos. Irónicamente, hay un personaje con el cual me quede con ganas de ver un arco más contundente, y fue Archie. Creo que la serie trata de no centrarse en el pelirrojo, pero en su afán, termina por abandonarlo en momentos y no darle el tiempo suficiente para desarrollarse como un personaje relevante. Es decir, Archie necesita más la trama de lo que la trama lo necesita.

“Riverdale” es una especie de crossover entre Archie Comics y todos los tropos de dramas adolescentes ya conocidos (actores veinteañeros interpretando a estudiantes de preparatoria, canciones exitosas de los últimos meses como soundtrack, narración de voz omnipresente y claras divisiones entre las tribus escolares), pero sorpresivamente, funciona. Claro, la serie no se encuentra exenta de diálogos pobres en ocasiones y algunas historias innecesarias pero en general funciona, y cuando lo hace, lo hace muy bien.

“Riverdale” es al estilo de 90210-Degrassi-Teen Wolf, pero adaptado a audiencias de The CW y nunca olvidando su origen. Sorpresivamente, existen más referencias al comic de las que uno pudiera esperar, pero no solamente verbales, sino también elementos de vestuario (el gorro de Jughead en forma de corona es el mejor) y personalidad que permanecen intactos de los personajes clásicos. 

Uno de los mayores beneficios de “Riverdale” se encuentran en su duración: 13 capítulos. Con esa cantidad de episodios, no se recurre a los capítulos de relleno ni la historia se debilita en algún momento, sino que se centra de una manera efectiva. La serie regresará para una segunda temporada en octubre, lo cual me hace temer un cambio a una serie de 22-24 capítulos por temporada.

Y así es que “Riverdale”, sorpresivamente se ha convertido en mi nuevo placer culposo. Con buenos personajes, una historia interesante y un gran elenco, “Riverdale” apenas comienza y estoy seguro de que dará mucho de que hablar en el futuro. No puedo esperar al día en que decidan adaptar Scooby-Doo, porque voy a estar ahí para verlo.

Mi veredicto: 8.3/10

Vela si: Disfrutas los shows de misterio y drama. Además, también si eres fan de los comics de Archie, se mantienen más fieles que otras producciones.

No la veas si: Absolutamente no toleras los dramas adolescentes.

 

Reseña: “Supergirl” Temporada 1

 

Julio de 2015. San Diego Comic-Con. Por azares del destino, me encuentro en el Hall H, viendo el piloto de la nueva serie de CBS: ‘Supergirl’. Recuerdo perfectamente el retorno al hotel, en donde el autobús se llenó de fans discutiendo lo que acabábamos de ver. ¿El veredicto? Una opinión dividida, y en mi caso, un pensamiento latente de una oportunidad desperdiciada para un piloto, con conflictos que pudieron haber sido explorados durante un arco de media o inclusive una temporada completa, y que fueron resueltos en 45 minutos. En cuanto surgió el anuncio de la serie, recuerdo mi regocijo al descubrir que una serie de televisión de DC finalmente se concentraría en un personaje femenino, ¿y quién mejor que Supergirl? Pasaron los meses y no volví a ver la serie, hasta que recientemente me decidí a darle una merecida segunda oportunidad a la serie, y para mí sorpresa, me enganchó.

En ‘Supergirl’ Kara Zor-El es enviada a la Tierra poco antes de la destrucción de su planeta natal, Kriptón, para cuidar de su primo Kal-El. Debido a una onda que golpea su nave, Kara queda atrapada en la Zona Fantasma, retrasando su arribo a la Tierra. La nave logra salir y llegar a la Tierra, en donde Kara descubre que su primo ahora se ha convertido en el mismísimo Superman, quien la lleva con una familia, los Danvers, para que la críen. Veinticuatro años después nos encontramos con Kara Danvers (Melissa Benoist) en National City, trabajando para CatCo Worldwide Media, como asistente de Cat Grant (Calista Flockhart), la mujer más poderosa de la ciudad. Después de que un avión en donde viaja la hermana de Cara, Alex Danvers (Chyler Leigh), sufre un accidente, Kara decide revelar sus poderes al mundo y rescatar a su hermana. Cat Grant la bautiza como Supergirl y se convierte en su obsesión, mientras que Kara descubre que Alex es una agente de DEO, una agencia que se dedica a defender al mundo de extraterrestres.

Melissa Benoist interpreta a Kara Danvers de una forma sublime, logrando capturar la idea de un superheroína en un género saturado de hombres. Alguien que no necesita que su primo, Superman, llegue a hacer el trabajo por ella. Está es una temática que se desarrolla a lo largo de la serie y toma relevancia, siendo ejecutada de una gran manera. Otra actriz que logra destacarse es Chyler Leigh, quien interpreta a Alex Danvers, la cual muy fácilmente podría ser relegada a un segundo plano al lado de Supergirl y sin poderes, pero el ritmo de la serie logra que sea un personaje importante y que aún más difícil: le importe al espectador. La aparición de ciertos personajes clásicos de DC Comics es interesante y le añade un nuevo giro necesitado a una historia que toma lugar en el siglo XXI. ‘Supergirl’ logra humanizar a sus personajes, porque a pesar de ser una historia sobre superpoderes y extraterrestres, logra con éxito presentarnos personajes tridimensionales.

No todo es bueno en la serie, por supuesto. En momentos, nos encontramos con momentos cursis (CW style) que inclusive llegan a romper el ritmo del episodio y hacer que se pierda el hilo narrativo. Como algunos personajes son presentados de maneras interesantes, otros simplemente quedan a deber y son tomados como un “villano de la semana” más. También, tal como muchas otras series, la serie llega a sufrir por su formato; 20 capítulos son demasiados, ya que se prestan a historias que no logran tener una relevancia en el arco de la serie, los llamados filler episodes. Series como ‘Arrow’ y ‘Supergirl’ con una temporada de 10-13 capítulos lograrían cimentar sus arcos de la temporada y crear episodios que siempre influirían en el mismo.

Es interesante y bienvenido, como en mundo de series de superhéroes que operan en la oscuridad y con temáticas sombrías, llega una serie con una heroína que opera a la luz del día y que logra convertirse en un rayo de esperanza en un género saturado por historias pesimistas. ¿Está es la esperanza que el DC Extended Universe quiere evitar? Con un elenco interesante y balanceado, con una estructura similar a ‘The Flash’, pero con un tono que ayuda a la serie a destacar de entre la gran cantidad de series sobre superhéroes, ‘Supergirl’ se convirtió en una agradable sorpresa y no puedo esperar para la próxima temporada.

Mi veredicto: 7.5/10

Vela si: Te gustan el resto de las series de CW pero buscas algo con un tono más ligero.

No la veas si: Lo tuyo son las historias sombrías y con temáticas un poco más maduras.