Reseña: “Ingrid Goes West” (2017)

Dirección: Matt Spicer

Guión: David Branson Smith y Matt Spicer

Elenco: Aubrey Plaza, Elizabeth Olsen, O’Shea Jackson Jr., Wyatt Russell, Billy Magnussen y Pom Klementieff

En este tiempo sin cines, no todo son estrenos en plataformas de streaming, sino que también es un excelente momento para disfrutar clásicos que siempre hemos querido ver, revivir películas que simplemente nos atrapan cada vez que las vemos, o también, ponerse al tanto con cintas que se nos pudieron haber escapado en salas o que dejamos pasar debajo del radar durante los últimos años. Tal es el caso de Ingrid Goes West, la opera prima de Matt Spicer, que cuenta con las actuaciones, por cierto, fenomenales, de Aubrey Plaza (Child’s Play) y Elizabeth Olsen (Avengers: Age of Ultron).

En Ingrid Goes West, Ingrid (Aubrey Plaza) se obsesiona, de la noche a la mañana, con una influencer llamada Taylor Sloane (Elizabeth Olsen), que a juzgar por su perfil de Instagram, tiene la vida perfecta. Determinada a convertirse en su mejor amiga, Ingrid decide dejar todo atrás y mudarse a Los Ángeles, en donde empezarán los problemas.

Rápidamente, la cinta destaca por sus particularidades visuales, desde jugar con sus tonos de saturación, a buscar emular los sentimientos de nuestro personaje principal, y también, de una forma inteligente, tratar de imitar un feed de Instagram en movimiento. La cinta, sí, llega a tener un bajón narrativo, pero es la intriga de las acciones de los personajes lo que la vuelve tan interesante, con giro tras giro que invitan más y más a una experiencia tensa e incómoda, resultado de la dirección de Spicer. Es de ese tipo de películas a las cuales ya quieres que llegue el final para saber el resultado, pero que disfruta de su slow burn.

Aubrey Plaza. ¡Aubrey Plaza! Sí, excelentes actuaciones en películas como Safety Not Guaranteed (2012), pero este debió haber sido su salto al siguiente nivel. Su entendimiento del personaje, sus ademanes, su lenguaje no verbal y su excelente presentación del diálogo, hacen que la película sea su motor; simplemente espectacular. Acompañándola en las actuaciones principales, se encuentra Elizabeth Olsen, quien también muchas veces no recibe el crédito que merece por sus grandes actuaciones, tal como es el caso aquí.

La historia es una sátira, no sobre precisamente las redes sociales, como podría ser la impresión a primera vista, sino una exploración de personas que existen detrás de ellas, y que muestran una vida ajena, además de algunas veces, poco auténtica. Además, es incómoda en su desarrollo, y aunque su mensaje puede diluirse para pasar a convertirse más en un thriller, el cambio de narrativa se presenta de forma orgánica. Eso sí, la película nunca es condescendiente con su mensaje, sino que funciona como un estudio, muchas veces cómico, de nuestra conducta.

Una de las mayores virtudes de Ingrid Goes West es que, por lo menos desde mi perspectiva, dejará pensando al espectador por un buen rato, analizando desde las conductas de los personajes a inclusive a querer moderar el uso de Instagram.

Mi veredicto: 8.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 71/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 86%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.1/10

Vela si: Buscas una película con excelentes actuaciones, un gran guión y una experiencia que te invitará a reflexionar, aunque nunca sin hacerte ver como menos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s