Reseña: “The Mandalorian” – Temporada 2 (2020)

El primer show live-action de Star Wars continúa para una segunda temporada, con más acción, una mayor escala y la introducción de queridos personajes de este universo. La siguiente reseña será CON SPOILERS, así que si no han visto la segunda temporada de The Mandalorian, la pueden encontrar ya completa en Disney Plus.

En su segunda temporada, The Mandalorian logra la sumamente complicada tarea de expandir su mundo, y de forma sorpresiva, conectar mucho más con pasadas propiedades de Star Wars, principalmente las series animadas Star Wars: The Clone Wars (2008-2020) y Star Wars Rebels (2014-2018). De forma muchas veces sublime, la serie logra incorporar a grandes personajes nacidos y creados en otras esquinas del universo, e incorporarlos de una forma creíble a este conflicto intergaláctico que toma lugar pocos años después del final de Episodio VI. La recién formada Nueva República forma una parte importante de la serie, al igual que los remanentes del Imperio Galáctico, y poco a poco se van formando cimientos narrativos para eventos futuros de este universo, como lo es la trilogía secuela. Y aquí quiero ir, a que The Mandalorian de ninguna forma, y a pesar de lo que algunas personas intentan decir, se encuentra tratando de “borrar” o “eliminar” lo que la trilogía secuela logró. Todo lo contrario, se encuentra enriqueciendo y fortaleciendo su historia, logrando brindar un mayor contexto a una galaxia recién salida de una terrible guerra civil, y con eventos que causaron un antes y un después, como lo fue la destrucción de Alderaan o de ambas Estrellas de la Muerte. 

De forma clara, la segunda temporada de The Mandalorian ha logrado llegar a ese estatus de serie evento, y se encamina a ir a lo que Game of Thrones alguna vez llegó, con el nivel de conversación que crea a su alrededor. Apoyada por el lanzamiento de Disney Plus en muchos más territorios, incluyendo Latinoamérica, la serie se apoderó de la conversación en línea durante semanas, y probó que el modelo de lanzamiento de semana tras semana aún funciona en este tiempo del binge-watching. Evolucionar de un show contenido, escondido en un rincón de la galaxia, a incluir personajes de otras propiedades de la franquicia y convertirse en un punto de partida para todo un slate de nuevas series, no es tarea fácil en lo absoluto. En ningún momento, la narrativa de la serie se ve comprometida por expandir su mundo, y todos los aplausos al equipo creativo por lograr esto.

Jon Favreau, Peyton Reed, Bryce Dallas Howard, Carl Weathers, Dave Filoni, Robert Rodriguez y Rick Famuyiwa fueron las personas encargadas de dirigir los episodios de la temporada, con cada uno de ellos brindando su propia perspectiva y diferente ángulo a la serie, nunca dejando que cayera en la monotonía. Esto es algo de aplaudir de la serie, que permite que cada uno de sus directores y directoras le impriman su propio estilo, desde ángulos de cámara a diferentes relaciones de aspecto; cada uno de sus episodios se siente diferente, tanto en estilo  visual como en narrativo. Me gustaría destacar algunos nombres, empezando por Bryce Dallas Howard, mejor conocida por su rol de Claire Dearing en las películas de Jurassic World, pero que en el tercer episodio de la temporada, logró presentar grandes secuencias de acción e introducir de una gran forma a un personaje clave como lo es Bo-Katan (Katee Sackoff), brindándole ese salto de la animación al live-action. Alguien más que me gustaría mencionar es Dave Filoni, antiguo showrunner de Clone Wars y Rebels, quien era el indicado para presentar por primera vez en live-action a Ahsoka Tano (Rosario Dawson), uno de los personajes más queridos de la saga. Chapter 13: The Jedi, en mi opinión, se alza no solamente como el mejor episodio de la serie, sino que entra a la lista del mejor contenido live-action en la historia de la franquicia de Star Wars. El liderazgo de Jon Favreau, quien además funge como showrunner, y la mano de los productores ejecutivos, Dave Filoni y Kathleen Kennedy, han logrado brindarle toda la magia de Star Wars a este show.

Pedro Pascal como Djin Darrin, amigablemente conocido como Mando, logra seguir siendo un excelente personaje, y la actuación de Pascal sigue siendo simplemente fenomenal detrás del traje. Es impresionante la tenacidad que brinda a su actuación, a pesar de mantenerse la gran mayoría de los episodios con el casco cubriendo su rostro, pero es su lenguaje corporal y manejo de tonalidades de voz lo que le brindan total credibilidad a su actuación. La introducción de Boba Fett (Temuera Morrison) es simplemente fenomenal y una gran redención para el personaje que se ha convertido en un ícono de una galaxia muy, muy lejana. Alguien más que se luce es Fennec (Ming-Na Wen), quien inclusive aparecerá en la nueva serie animada The Bad Batch y se ha consolidado como una favorita del público. Para sorpresa de nadie, Giancarlo Esposito como Moff Gideon da una increíble actuación, siendo un excelente villano y rival para Mando.

“Porque yo era Luke Skywalker. Maestro Jedi.” Es imposible hablar de The Mandalorian sin mencionar ese increíble final de temporada, en donde el equipo conformado por Mando, Boba Fett, Cara Dune, Bo-Katan y Koska Reeves deciden rescatar a Grogu de Moff Gideon, y en su momento más desesperado, recibir ayuda nada más y nada menos que del Maestro Jedi Luke Skywalker. Decir que la presencia de Luke en The Mandalorian fue inesperada sería una mentira, porque la trama apuntaba hacía la aparición de algún Jedi importante, pero su presentación no pudo ser mejor. Este es uno de los momentos en donde se acentúa algo que he venido diciendo, que The Mandalorian se encuentra sumamente acorde a la trilogía secuela. El Luke que vemos en la nave de Gideon es un Luke recién salido de ser determinante en la guerra civil, aquel Maestro Jedi que se encuentra en su momento de mayor esplendor, pero que varios años más tarde, tendrá el mayor fallo de su vida al perder a la Nueva Orden Jedi y dejar que Kylo Ren se alze en poder al lado de la Primera Orden. Contrario a lo que se puede leer en algunos rincones del internet, ambas versiones de Luke en ningún momento se contradicen, sino que establecen al punto tan alto al que tuvo que llegar, para después evolucionar y convertirse en quien vemos en The Last Jedi. En su estilo de pelea, es clara la influencia de aquel Anakin Skywalker de las precuelas, asimilando movimientos, y también del final de Rogue One con Darth Vader. 

En general, The Mandalorian llega a muchos puntos altos en la historia del contenido live-action de la franquicia. Sí, incorporando personajes favoritos de los fans, algo que podría ser clasificado como fan service, pero uno que funciona y se siente ganado. En su determinación complicada de expandir su mundo, The Mandalorian triunfa sin perder su esencia.

Mi veredicto: 9/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 76/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 96%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.6/10

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s