Reseña: “The Shape of Water” (2017)

The Shape of Water
Dirección: Guillermo del Toro
Guión: Guillermo del Toro y Vanessa Taylor
Elenco: Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins y Octavia Spencer

Creo que hay dos preguntas que el humano constantemente se pregunta a si mismo: ¿qué es el amor? y ¿qué significa ser humano? Son dos preguntas que han desencadenado en cientos de interpretaciones, desde poemas a canciones y desde películas a debates filosóficas. Probablemente, son preguntas las cuales nunca llegarán a tener un consenso definido, pero en “The Shape of Water”, Guillermo del Toro hace lo posible por desarrollarlas, y lo hace de una gran manera. 

En el Baltimore de los sesentas, la vida de Elisa (Sally Hawkins), una empleada de limpieza muda que trabaja en un departamento gubernamental altamente vigilado, se ve cambiada después de que conoce a una criatura atrapada por el gobierno, con la cual formará una conexión entrañable. 

La película es visualmente alucinante, con una cinematografía simplemente majestuosa y un diseño de producción que inmediatamente transporta al espectador a los sesenta. Es elegante en sus tomas, con colores verdosos predominando a lo largo de la cinta, los cuales son manejados brillantemente; probablemente, es la mayor virtud de la película. Otro aspecto positivo de la película son sus actuaciones, especialmente la de Michael Shannon (99 Homes) como Strickland, el agente federal a cargo del edificio gobernamental. También, Sally Hawkins (Paddington) brinda una brillante actuación, y a pesar de pronunciar palabra alguna, sus gestos y articulaciones son excelentes y hacen a uno olvidar que el personaje no puede hablar. 

La historia es encantadora y un cuento de hadas contemporáneo, con critícas sociales a la definición del amor que la sociedad tiene; la película busca representarlo en todas sus facetas y expresiones, sin importar condición fisíca, social, genéro o raza. El guión es tenaz e inteligente, además de cautivante. La película fluye de una manera satisfactoria hasta su tercer acto, en donde pierde potencia y entra en un ritmo por momentos demasiado frenético, con resoluciones que se dan de una manera apresurada y predecible. Aunque el ritmo difiere hacía su final, la película no sufre demasiado por ello. A final de todo, sigue siendo una obra maestra.

Nuestro lugar en el mundo es otro tema presente a lo largo de la película, con cuestionamientos constante sobre el propósito de nuestras vidas. La película plantea la pregunta: ¿qué es aquello que nos hace humanos? Si algo más puede tener sentimientos, ambiciones y deseos, ¿también es humano? Además de esto, la película explora los sentimientos del humano por medio de una criatura, como lo hace Del Toro brillantemente, dándole al espectador la oportunidad de verse de fuera hacía adentro.

En conclusión, “The Shape of Water” es una película, principalmente, hecha con corazón; explora los sentimientos y la mera raíz de nuestra humanidad. En tiempos como estos, es bienvenida una película que resalte facetas tanto positivas como bellas, que nos permitan sentir cierto escapismo y celebrar la otredad que existe en el amor.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore:  86

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 92%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.4/10