Reseña: “Cats” (2019)

Dirección: Tom Hooper

Guión: Lee Hall y Tom Hooper

Elenco: Idris Elba, Ian McKellen, Francesca Hayward, Taylor Swift, Judi Dench, Jason Derulo y Rebel Wilson

Hay películas que simplemente dejan una marca, se convierten en tal evento cinematográfico que existe un antes y un después de verlas. Las actuaciones, la música y la realización, simplemente dejan tal impresión que es difícil olvidar lo que uno vio en la pantalla de cine. Pero, algo es importante, no solamente son las buenas películas las que dejan estos sentimientos.

En el basurero de los gatos Jélicos, la tribu deberá decidir cuál de los gatos logrará obtener una nueva vida en otro plano. Conoceremos a la nueva gata, Victoria (Francesca Hayward), a Old Deuteronomy (Judi Dench), que es quien decide qué gato será el elegido de entre todos, además de al misterioso Mr. Mistoffelees (Laurie Davidson), al extravagante Rum Tum Tugger (Jason Derulo), al glotón Bustopher Jones (James Corden), al lado de Grizabella (Jennifer Hudson), Macavity (Idris Elba), Jennyanydots (Rebel Wilson), Gus (Ian McKellen) y Bombalurina (Taylor Swift).

En la dirección, Tom Hooper (Les Misérables) nunca logré darle rumbo a una cinta que inmediatamente se nota escasa de alma, inclusive una dirección narrativa, ya que simplemente salta entre escenarios para dar paso a sus canciones. Es difícil encontrar un personaje que guíe a la audiencia entre la vil locura que es la cinta, creando una atmósfera de desquicio y desesperación por poder encontrar una razón de ser de los personajes tan extraños y visualmente terroríficos que presenta. Los efectos de Cats son tristes y apresurados, probando que no absolutamente todo debe de realizarse a base de computadora. ¿Por qué algunos gatos usan abrigos de piel por encima de su piel? ¿Por qué a veces caminan en cuatro patas y a veces en dos? Son solamente algunas de las preguntas que se presentan por las deficiencias visuales que la cinta contiene. La decisión de dejar las manos de los actores de forma humana, logra una discrepancia visual total, al mismo tiempo que las exuberantes coreografías no logran traducirse a la pantalla grande debido a los efectos mal realizados. ¿Algo que salvar? Pueden ser las canciones, que no son mal interpretadas, pero provienen del musical original de Broadway.

Es difícil, muy difícil tratar de encontrar tan siquiera una actuación que no sea deficiente o que se encuentre totalmente fuera de lugar. Idris Elba (Luther) se encuentra casteado en una dirección totalmente errónea, mientras que Jason Derulo se esfuerza en ser uno de los actos más desconcertantes e incómodos de la cinta, al igual que Rebel Wilson (Pitch Perfect), que interpreta uno de los números musicales más singulares, insólitos y simplemente atemorizantes de la película, al grado de parecer inspirado en pesadillas infantiles de los creadores. Los agentes de Judi Dench (Skyfall) e Ian McKellen (X-Men) merecen un reconocimiento por convencer a dos actores de su talla a participar en una producción tan atroz. James Corden (Trolls) simplemente causa impresiones de incomodidad en su participación. 

Tratar de encontrar una historia en Cats no es fácil. La cinta es simplemente una sucesión de eventos sin un rumbo narrativo concreto, acciones que formulan más preguntas que respuestas y un sentimiento vivaz que rodea al cuestionamiento puro de cada acción de los personajes en pantalla. Nuevos escenarios son presentados sin contexto alguno, personajes importantes se agregan a media película sin explicación aparente y la cinta se convierte en una probatura a la paciencia del espectador. 

Cats es un reto a la cordura, una experiencia que te hará desear poder escapar al nuevo plano astral que los gatos Jélicos buscan ir y que en lugar de encantar al público con números musicales icónicos, logra mantener un pensamiento constante en la mente del público: ¿Cómo es que una película así logró realizarse?

Mi veredicto: 3/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 32/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 18%

Rotten Tomatoes (promedio): 3.77/10

Es para ti si: Eres muy, pero muy fan de la obra y te interesa escuchar las canciones con un nuevo elenco.

Reseña: “Abominable” o “Un Amigo Abominable” (2019)

Dirección: Jill Culton

Guión: Jill Culton

Elenco: Chloe Bennet, Albert Tsai, Tenzing Norgay Trainor, Eddie Izzard, Sarah Paulson, Tsai Chin y Michelle Wong

La carrera de Jill Culton es fascinante; una animadora que trabajó en títulos como Toy Story (1997), A Bug’s Life (1998) y Shrek (2001) como artista de storyboards, desarrolladora visual en Monster’s Inc (2001) y directora en Open Season (2006). Ahora, en Abominable Un Amigo Abominable, Culton se desempeña tanto como directora como guionista, trayendo a la pantalla una producción de Dreamwork Studios y Pearl Studio, productora localizada en China.

Yi (Chloe Bennett) es una adolescente más en la enorme ciudad de Shanghai. Un día, se encuentra a un joven yeti en la azotea de su edificio. La supuestamente “abominable” criatura, que se ha escapado del laboratorio donde estaba encerrado, está siendo buscada por toda la ciudad. Junto con sus ingeniosos amigos Jin y Peng, Yi decide ayudarle a huir, le bautizan como “Everest” y los cuatro se embarcan en una increíble aventura para reunir a la mítica criatura con su familia en el pico más alto del mundo. 

La dirección de Jill Cultron es buena y se nota una intrínseca conexión con la historia, beneficiándose la película por su rol tanto de guionista como de directora. Aunque el ritmo llega a detenerse por momentos, en búsqueda de alguna situación cómica o para brindar exposición necesaria para los miembros más pequeños del público, se entiende por el tipo de público al que tiene en mente de forma primordial, como lo es el infantil, pero nunca sacrifica demasiado en su cometido. 

Su historia, aunque puede caer en una estructura familiar por momentos, presenta una visión que se ve sumamente beneficiada por el escenario en donde la cinta toma lugar: China. Se convierte en una introspección de una cultura diferente pero desde la visión de sus propias personas, aquellas que la viven diariamente, y no de un personaje ajeno a su ella, lo cual es visto constantemente en diferentes películas por medio de un white savior mesiánico que llega a solucionar todos los problemas. Uno de mis aspectos favoritos de la película es la universalidad de sus mensajes y de sus temáticas: la amistad, el respeto a la naturaleza y la familia, logrando resonar con el público sin importar de dónde sea, pero presentándolo por medio de personajes que no han sido lo suficientemente representados en pantalla, como lo es la comunidad asiática. Sí, la cinta busca llegar a un mercado más amplio como lo es el chino, pero en ello continúa con la tendencia actual de mostrar historias desde otras visiones, lo cual es importante y aporta a la expansión de historias, de encontrar nuevas interpretaciones de la realidad y de hacer que la industria crezca cada vez más. Es una película que chicos y grandes podrán disfrutar, tomar sus diferentes mensajes y ver reflejada una cultura diferente en pantalla.

Mi veredicto: 7/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 61/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 80%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.7/10

Es para ti si: Buscas una película que podrá disfrutar toda la familia, en donde cada miembro podrá tomar una lección diferente.

Reseña: “It: Chapter 2” (2019)

Dirección: Andy Muschietti

Guión: Gary Dauberman

Elenco: James McAvoy, Jessica Chastain, Bill Hader, Isaiah Mustafa, Jay Ryan, James Ransone, Andy Bean y Bill Skarsgård

Cuando en 2017, Andy Muschietti se dio a la tarea de adaptar la que se podría considerar es la novela icónica de Stephen King, muy pocas personas esperaban el impacto que la película causaría y el nivel de realización que tendría. Acto seguido, la película logró posicionarse dentro de lo mejor del terror en la década de los 2010’s y lanzó a su director a las altas esferas de Hollywood. Desde el estreno de la primera cinta, Pennywise ha regresado al estatus de villano icónico de la cultura pop y los globos rojos son inmediatamente relacionados con él. Después de realizar un excelente trabajo adaptando tan solo una parte del conocido libro, el mismo equipo creativo regresa para darle un cierre a la historia del Club de los Perdedores. 

Veintisiete años después de la historia de la primera película, Pennywise (Bill Skarsgård) está de vuelta en Derry y el Club de los Perdedores debe reunirse una vez más, como alguna vez lo prometieron, para derrotar al siniestro payaso de una vez por todas. Su reunión desenterrará cosas del pasado que se creían olvidadas y descubrirán si se encuentran listos para superar los traumas de su infancia.

La dirección de Andy Muschietti (Mama) es de lo mejor de la cinta, con elementos visuales de primer nivel, un claro entendimiento de los personajes con los cuales se nota se ha encariñado, además de lograr brindar un gran balance entre el corazón de su cinta y sus elementos de horror, nunca comprometiendo ninguno de los dos. Es al momento de trabajar con dos elencos en donde la cinta llega a sufrir, ya que la misma se esfuerza en recordarle al público cosas que ya sabía y quita tiempo de pantalla al elenco adulto, restando impacto a sus personajes y a su unidad como grupo. Muschietti no escatima con los sustos de la cinta, y aunque no todos logran el mismo impacto que otros, existen momentos que verdaderamente hacen a uno saltar del asiento. 

James McCavoy (Split) y Jessica Chastain (Zero Dark Thirty) logran brindar muy buenas actuaciones, convirtiéndose en las anclas emocionales de la cinta y mostrando la razón por la que son de los mejores actores trabajando en Hollywood hoy en día, pero es Bill Hader (Superbad) como Richie quien roba cada escena, mostrando tanto sus grandes dotes cómicos, con one liners que tienen una ejecución soberbia, hasta sus dotes dramáticos, que le brindan levedad emocional a la película. El resto del elenco adulto funciona, pero no termina ser suficiente el tiempo (irónico, en una cinta que dura casi tres horas) que pasamos con ellos para grupo para lograr la misma conexión emocional que con el grupo original de los Perdedores. Bill Skarsgård como Pennywise logra lucirse una vez más, encarnando al personaje de una forma escalofriante y que hará que a cualquiera se le pongan los pelos de punta. 

El guión de la película sufre de altibajos, con un primer acto que inicia de una buena forma y logra ponernos al tanto con los personajes tantos años después, para posteriormente encontrar la forma de reunirlos de nuevo. Es en su segundo acto en donde la cinta acaricia con lo trivial y se le añade una mitología excesiva, además de misiones individuales de sus personajes que les restan unidad como grupo, que es lo que más necesita este elenco de adultos para sentirse creíble, además de añadirle tiempo que pudo ser mejor empleado a la cinta. En su tercer acto, son los visuales, actuaciones y la pulidez técnica lo que realzan a la cinta a pesar de una historia que se extiende demasiado y que no deja un final por completo satisfactorio. 

En conclusión, It: Chapter 2 es una cinta con una realización envidiable, un gran elenco de actores y una dirección virtuosa, pero que no logra llegar a su completo potencial después del antecedente que dejó su primera parte, principalmente debido a un guión que llega a perderse y un ritmo dispar. Eso sí, los sustos están más que asegurados.

Mi veredicto: 7/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 59/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 75%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.6/10

Vela si: Te interesa conocer cómo termina la historia del Club de los Perdedores y disfrutaste de la primera cinta.

No la veas si: No eres fan del cine de terror.

Reseña: “Gloria Bell” (2019)

Dirección: Sebastián Lelio

Guión: Alice Johnson Boher y Sebastían Lelio

Elenco: Julianne Moore, John Turturro, Michael Cera, Caren Pistorius, Brad Garrett, Jeanne Tripplehorn y Rita Wilson

Contadas veces una película puede llegar a conectar con sentimientos tan profundamente humanos, hilar emociones ocultas y lograr reacciones completamente inesperadas. Hay cine de todo tipo y para todos los gustos, pero hay veces en que un mensaje puede llegar a ser universal, con una lección diferente para cada tipo de persona.

En Gloria Bell, Gloria (Julianne Moore) es una mujer divorciada que pasa sus noches en los clubs de Los Ángeles. Poco tiempo después de que la conocemos, se verá envuelta en un romance inesperado con Arnold (John Turturro), el cual estará lleno de emociones encontradas y complicaciones, entre la esperanza y la desesperación, en el que descubre de lo que puede llegar a ser capaz. 

La dirección del chileno Sebastián Lelio (Una mujer fantástica) es soberbia y nunca se detiene a disculparse, además de que es cien por ciento enfocada hacía el personaje. La temática de la cinta pasa por la visión humana, explorando relaciones interpersonales en diferentes ámbitos, desde sentimentales a familiares, y que terminar por atrapar al espectador. En el ámbito visual, Lelio logra presentar montajes muy bien realizados y con una estética cuidadosa. Además, en la misión de adaptar Gloria (2013), película también bajo su dirección, a una versión estadounidense, logra hacer un buen trabajo.

La actuación de Julianne Moore (Children of Men) es simplemente impresionante, con un rango emocional digno de alguien que, sin duda alguna, se ha solidificado como una de las mejores actrices de nuestros tiempos y sinónimo de garantía. Moore se pone la película a sus espaldas y hace honor al título de la misma; logra que conectes con el personaje, te involucres en el minucioso estudio del mismo, que sientas lo que ella siente en todo momento, logrando empatizar con el espectador de forma efectiva. Por otro lado, John Turturro (The Big Lebowski) brinda una actuación también muy buena y que presenta dinamismo al lado de Moore, además de escenas llenas de emociones crudas. 

El guión es la exploración de un personaje sumamente bien construido y desarrollado, humano totalmente, con metas, sumamente completo, con motivaciones bien establecidas y excepcionalmente bien escrito. Gloria es el alma de la película y el pilar del nivel de impacto que tiene, que a pesar de ser una historia contenida no le resta huella.

En conclusión, Gloria Bell es simplemente una de las mejores películas en lo que va de este año, una visión humana y real a lo que es un segundo aire en la vida, la resiliencia que alguien puede tener ante la adversidad y una presentación de las complejidades de la vida misma.

Vela si: Buscas una historia sumamente humana y que te invitará a reflexionar sobre la vida misma.

No la veas si: Buscas una película ligera y palomera en este verano.

Mi veredicto: 8.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 79/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 92%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.5/10

Reseña: “The Meg” o “Megalodón” (2018)

Dirección: Jon Turteltaub

Guión: Dean Georgaris, Jon Hoeber y Erich Hoeber

Elenco: Jason Statham, Li Bingbing, Robert Taylor, Ruby Rose, Jessica McNamee y Rainn Wilson

El tiburón siempre ha llamado la atención de la industria cinematográfica, desde producciones que han sobrevivido a la prueba del tiempo y se han convertido en clásicos del cine, tal como Jaws (1975), película pionera de la temporada de estrenos de verano. Jaws no solamente se convirtió en un estándar visual por sus efectos especiales, sino también en el campo musical, con una increíble banda sonora compuesta por John Williams, la cual le dio su segundo Óscar. De la misma forma, la temática alrededor de tiburones también ha llegado al cine serie B, con producciones como Deep Blue Sea (1999) Sharknado (2013). Para el verano de 2018, llega The Meg, una película que no se decide por ser parte de uno de los dos grupos, tratando de incluir elementos de ambos, pero finalmente, fracasando en su ejecución.

En The Meg, un submarino tripulado por un grupo de científicos es atacado por una misteriosa criatura, siendo atrapado en la zona más profunda del Océano Pacífico. El tiempo se les acaba, por lo que Zhang, un visionario oceanógrafo chino (Winston Chao), llama a Jonas Taylor (Jason Statham), un experimentado rescatista, en contra de la voluntad de su hija, Suyin (Li Bingbing), para rescatar a los tripulantes de la temible criatura, con quien Jonas ya había tenido un previo encuentro.

La dirección de Jon Turteltaub (National Treasure) no favorece a la película, con una comedia que carece de timing y un poco entendimiento de los personajes que se presentan en pantalla. El ritmo es extraño, a veces tratando de tomarse a sí misma de una manera demasiado seria, pero inmediatamente dando una vuelta en “u” y regresando a la ya mencionada sensación de cine serie B. Desafortunadamente, la película nunca se compromete al 100% en lo que es, y termina por crear una disonancia en lo que es el resultado final.

Las actuaciones no son memorables, con excepción de Statham, quien se siente como pez (o tiburón) en el agua con este estilo de cine, brindándole una mínima chispa a la película. Tal vez el personaje no tiene los mejores diálogos, incluyendo “one liners” que no funcionan en lo absoluto, pero su personaje tiene un desarrollo y un arco a lo largo de la película, dándole a la audiencia un personaje que se siente real. El resto de los personajes son planos, y cuando llega el inminente momento de ver a algunos morir, no se siente lo necesariamente importante.

El guión no ofrece elementos nuevos al género ni trata de hacerlo, pero brinda un tercer acto que se convierte en entretenido, y en esos últimos veinte minutos de la película, es cuando muestra destellos de lo que pudo haber sido. The Meg se hubiera visto beneficiada por una clasificación R, ya que deja del lado escenas que pudieron haber sido visualmente más atrevidas y brutales. Desafortunadamente, el guión se vuelve más complicado de lo que debería hacer, añadiendo subtramas que no funcionan y un romance que carece de química alguna en pantalla.

En otro escenario, la película pudiera haber sido un tremendo éxito en los noventa, pero los tiempos ya no son los mismos. En conclusión, The Meg es una película que no es tan entretenida como pretende serlo y no logra capitalizar en ser un espectáculo, sino que es arrastra un trama tedioso y personajes poco creíbles. Jason Statham destaca cuando debe de hacerlo, y salva a la película de hundirse por completo, pero no logra brindar lo que pudo haber sido una gran película con un monstruo suelto. A falta de otra expresión, a The Meg le falta mordida.

Vela si: Disfrutas los “blockbusters” en los que puedes relajarte, disfrutar unas palomitas y ver acción.

No la veas si: Buscas una película compleja o con personajes tridimensionales.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 46/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 47%

Rotten Tomatoes (promedio): 5.5/10