Reseña: “Hacksaw Ridge” (2016)

“Hacksaw Ridge” o “Hasta el Último Hombre” nos cuenta la historia de Desmond Doss, un hombre que quiere servir a su país en el ocaso de la Segunda Guerra Mundial como un médico militar, pero con la particularidad de negarse a siquiera tomar un arma; alguien que en lugar de ir a quitar vidas a la guerra, busca salvarlas.

Andrew Garfield (The Amazing Spider-Man) como Desmond Doss da la actuación de su carrera (y una que merece nominaciones), demostrando de que está hecho y atrapando al espectador inmediatamente. Otras actuaciones que sin lugar a dudas llaman la atención son Hugo Weaving (V for Vendetta), como el padre de Desmond y Teresa Palmer (Lights Out) como Dorothy. Dos actuaciones que son sorpresivas y con actores que salen de su zona de comfort son Vince Vaughn (Wedding Crashers) como el Sargento Howell y un Sam Worthington (Avatar) que busca renacer de sus cenizas interpretando al Capitán Glover. En general, todos los actores involucrados dieron lo mejor de sí.

El siempre polémico Mel Gibson, 10 años después de “Apocalypto”, regresa a la silla de director. Su dirección es espectacular, principalmente en las escenas de guerra, las cuales son violentas e impactantes. No se guarda nada y se compromete a darnos escenas brutalmente realistas y que demuestran lo despiadado que es un campo de batalla. En medio de la crueldad, en medio de las explosiones, tenemos a un hombre tratando de salvar vidas, en medio del total caos, de los instintos de supervivencia del ser humano, tenemos a alguien con convicciones fuertes dando todo y en eso radica la grandeza de “Hacksaw Ridge”.

La película tarda en arrancar, poco a poco mostrándonos al personaje principal y su situación, inclusive por momentos acariciando con ser cursi o inclusive exagerada, pero una vez que toma vuelo y la historia comienza a avanzar, se vuelve progresivamente mejor.

Siendo una película de Mel Gibson y con un personaje religioso, por un momento pensé que la religiosidad dominaría la película y disfrazaría un sermón de dos horas, pero no es el caso. Sí, el personaje es religioso, pero la película no trata de empujar las creencias, sino que simplemente muestra lo difícil que fue para Desmond Doss mantener sus convicciones en un escenario de guerra.

En conclusión, con escenas de batallas espectaculares y brutales, un gran personaje principal y convicciones probadas en las más duras de las pruebas, “Hacksaw Ridge” es un homenaje al heroísmo y las convicciones fuertes. Es una película de guerra que llega a lo más profundo del humano y toca los nervios más sensibles, para así convertirse en una película que perfectamente refleja el sacrificio y perseverancia incluso en los momentos más difíciles.

Vela si: Disfrutas de historias inspiradoras, la dirección de Mel Gibson o la capacidad actoral de Andrew Garfield.

No la veas si: Las escenas con violencia gráfica no son lo tuyo.

Mi veredicto: 8.5/10