Reseña: “Tiempo Compartido” (2018)

Tiempo Compartido

Dirección: Sebastián Hofmann

Guión: Sebastián Hofmann y Julio Chavézmontes

Elenco: Luis Gerardo Méndez, Miguel Rodarte, Cassandra Ciangherotti, Montserrat Marañon y RJ Mitte.

Los famosos tiempos compartidos; aquellas ofertas con precios ridículos que inmediatamente hacen a uno pensar y dudar, pero que con la promesa de un escape de la cotidianidad y la rutina, la reflexión se convierte en casi nula a la hora de aceptar la propuesta.  Una promesa de felicidad en un aparente mundo gris y monótono, además del reflejo del éxito en un mundo conflictivo y sin oportunidades. Una “escalera” para superarse a uno mismo y llegar a la cumbre de la vida como promesa de parte de una transnacional para comprar su producto. 

En “Tiempo Compartido”, una familia llega a un paradisíaco resort, solo para encontrarse con que su tiempo compartido también se reservó para otra familia. Esto desencadenará una serie de eventos que pondrán a prueba a Pedro (Luis Gerardo Méndez) y lo enfrentarán ante una empresa con doctrina de culto que hará todo lo posible por que sus visitantes compren un tiempo compartido, ante la promesa del éxito. Por otro lado, se encuentra el matrimonio de Andrés (Miguel Rodarte) y Gloria (Montserrat Marañón), el cual se encuentra quebrantado debido a la gran oportunidad laboral que Gloria recibe de parte del resort. 

La dirección de Sebastián Hoffman (Halley) es de admirar junto a su gran manejo de cámara. A pesar de contar con pocas locaciones, la sensación de majestuosidad del resort y la pequeñez del huésped siempre son palpables y presentes a lo largo de la cinta. Visualmente, la película tiene una iluminación impecable , que además aporta a los sentimientos de aislamiento que evoca la cinta. Existen pequeños detalles a lo largo de la película que la vuelven más humana y que además brindan empatía hacía nuestro personaje principal. La música a cargo de Giorgio Giampà aporta a la sensación de inseguridad e incomodidad que la cinta constantemente provoca, además de elevar la tensión en los momentos indicados y precisos. El guión es meticuloso, con diálogos que le dan humanidad a los personajes y una tridimensionalidad bienvenida. Por medio de su narrativa, al espectador le es posible sentirse identificado con el protagonista; sintiendo la misma angustia y el mismo estrés ante la situación que vive. 

La película es una crítica al consumismo excesivo que se da durante la época vacacional al igual que a la banalidad que rodea a la misma. También, la película critica la recolonización de México de parte de empresas transnacionales; el resort en la película acaba de ser adquirida por una gran empresa estadounidense, siendo antiguamente un negocio con dueños mexicanos.

La película mantiene un ritmo de constante inseguridad, angustia y agobio, hasta que llega a su tercer acto, en donde las cosas parecen suceder a un ritmo más rápido pero no por ello con mayor intensidad. No todas las preguntas son respondidas y la sensación de una falta de cierre se encuentra latente. No recuerdo muchas veces en que diga que una película necesitaba más tiempo, pero “Tiempo Compartido” es una de ellas.

En conclusión, “Tiempo Compartido” es una película con una gran premisa, visuales impresionantes, actuaciones destacadas, música que aporta a su narrativa, aunque en su final pierda un poco lo que venía manejando y deje al espectador deseando conocer más.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 91%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.2/10