Reseña: “Rogue One: A Star Wars Story” (2016)

Sin duda alguna, “Rogue One: A Star Wars Story” es mi película más esperada del año. Como un gran fan de la saga de Star Wars, siempre me había preguntado la historia detrás del inicio de Episodio IV, ¿cómo habían robado los planos de la Estrella de la Muerte los Rebeldes?

“Rogue One: A Star Wars Story” nos cuenta la historia de Jyn Erso (Felicity Jones) y un grupo de rebeldes que tienen la misión de robar los planos de la primera Estrella de la Muerte, y es la primer película de antología o “Star Wars Story”, las cuales se separan de la saga principal para convertirse en películas “stand-alone”.

Nunca fue secreto la problemática que “Rogue One” tuvo a lo largo de su producción, siendo los famosos “reshoots” de mediados del año una noticia que llamó la atención y preocupo a más de uno, incluyéndome. A pesar de ello, la película que Gareth Edwards (Godzilla) entrega es impresionante. Jyn Erso (Felicity Jones) es una protagonista relevante, tridimensional y aguerrida, que lleva el peso de la película y cumple brillantemente, aunque por desgracia, es casi el único personaje que recibe una historia previa y por lo tanto puede conectar de una manera más sencilla con el público en general. Diego Luna como Cassian Andor es alguien que logra humanizar a los Rebeldes, enseñándonos que no todo en la guerra es negro o blanco, y que los parámetros morales de cada uno de los bandos siempre son puestos a prueba. Un personaje que sin lugar a duda se convertirá en un ícono es K-2SO, traído a la vida por Alan Tudyk, el cual aparece en los momentos justos para darle un toque cómico a la película y brindarle un equilibrio necesario a una historia que es oscura.

El resto de los miembros del grupo de rebeldes, aunque Chirrut Îmwe (Donnie Yen) a un menor grado, no terminan de ser lo suficientemente relevantes y lograr conectar con el público, siendo esto el efecto de un primer acto problemático en momentos y que no permite que las historias de los personajes se desenvuelvan de una manera más orgánica.

La manera en que la película se antepone a los eventos de Episodio IV es muy creativa y completamente lógica, llenando huecos dentro de la narrativa y dándonos el “porqué” de eventos y situaciones que han sido fuentes de discusión a lo largo de los años. Los guiños tanto a las polémicas precuelas, a la entrañable trilogía original y a las series de televisión “Star Wars: The Clone Wars” y “Star Wars: Rebels” son incontables y necesarios, e inclusive rompen barreras narrativas de una gran manera.

La mayor problemática de la película se encuentra en la construcción de sus personajes, la cual en momentos los compromete y no nos muestra sus motivaciones o el porque están ahí, sino que se salta todo un proceso y los personajes terminan formando un grupo simplemente porque el guión requiere que lo hagan. También, el segundo acto de la película que en momentos acaricia con lo tedioso y da un ritmo lento.

La decisión de incluir a Darth Vader fue completamente acertada y su aparición era absolutamente requerida. Con una presencia mesurada, nos demuestra que sigue siendo el villano más icónico del cine. Orson Krennic (Ben Mendelssohn) logra impactar como el villano de la película y un elemento importante en la creación de la Estrella de la Muerte.

En conclusión, “Rogue One” no es un festival de nostalgia innecesaria ni una aprensión a una formula preestablecida, sino una historia diferente, con un tono y un estilo diferente. Nos demuestra que se puede hacer una película de Star Wars de un género diferente (en este caso una película de guerra) y que sea efectiva. Así que, el futuro de esta franquicia es simplemente brillante.

Mi veredicto: 8.5/10

Vela si: Eres un fan de cualquier era de Star Wars, ya que tiene algo para cada quien. También, si disfrutas películas de guerra como “Saving Private Ryan” o “Blackhawk Down”. Por último, si nunca has visto una película de Star Wars, esta es la mejor forma de introducirte al universo.

No la veas si: Star Wars nunca ha sido lo tuyo o le temes a una formula diferente de la ya conocida en las previas películas.