Reseña: “Ready Player One” (2018)

Dirección: Steven Spielberg

Guión: Ernest Cline y Zak Penn

Elenco: Tye Sheridan, Olivia Cooke, Ben Mendelsohn, Lena Waithe, T.J Miller, Simon Pegg y Mark Rylance.

La industria del entretenimiento del día de hoy recae fuertemente en la nostalgia; hay una película de “Star Wars” al año, la era del cine de superhéroes se encuentra en su mayor auge, constantemente vemos franquicias que son revividas en pantalla y una de las series de televisión más importantes de hoy en día, “Stranger Things”, tiene sus cimientos en la nostalgia ochentera.

En el año 2045, Wade Watts (Tye Sheridan) es un joven aficionado de pasar el tiempo en el OASIS, un mundo virtual diseñado por James Donovan Halliday (Mark Rylance) quien ha fallecido recientemente y ha dejado un desafío para los usuarios del OASIS: encuentra tres llaves que te llevarán a un huevo dorado, con el cual se podrán convertir en dueños del mundo virtual.

La dirección de Steven Spielberg es magia pura, entregándonos una aventura llena de su sello distinguido y con una sensación de emoción a lo largo de la cinta. Sus escenas de persecución son detalladamente realizadas, proporcionando un dinamismo que le permite al espectador no perderse entre toda la acción que se ve en pantalla. La película también proporciona visuales espectaculares y vibrantes, además de una escena en particular que logra replicar hasta su más minucioso detalle una locación de una película de culto. Alan Silvestri, compositor de “Back to the Future”, le proporciona a la película una banda sonora llena de corazón y que enaltece los sentimientos a los cuales alude.

Las actuaciones son muy buenas, con Tye Sheridan (Mud, X-Men: Apocalypse) brindándole dimensiones necesarias al personaje de Wade. Por otro lado, Ben Mendelsohn (Rogue One: A Star Wars Story, Bloodline) como el villano Nolan Sorrento es una actuación envidiable, recordando a villanos de antaño y presentándose como un ejecutivo arrogante y avaricioso. Pero quien se roba la película es Olivia Cooke (Me and Earl and the Dying Girl) como Art3mis, aportándole un lado mucho más humano a la historia y algo con lo que el público se puede relacionar de una mejor manera.

La historia es distante a la de su material original, pero la esencia del libro de Ernest Cline no se pierde. El trabajo de adaptación es beneficioso para la historia, y los cambios que la historia tiene son mayormente para bien, siempre buscando un flujo narrativo constante para una película de poco más de dos horas. Precisamente esto es uno de los puntos más fuertes de la cinta, el cómo una película puede llegar a reinventar su material original, mantener su esencia intacta y convertirse en una película digna de admirarse a niveles de adaptación. Porque las mejores adaptaciones no son aquellas que replican exactamente lo que sucede en su material original. Por ejemplo, “Harry Potter and the Prisoner of Azkaban”.

Un problema de “Ready Player One” es el poco tiempo que tienen sus personajes para mostrarnos quiénes son en realidad, la mayoría de ellos careciendo de un arco a lo largo de la cinta, aunque la temática de la cinta llega a justificarlo: la soledad de la era digital, el desconocimiento del usuario y el reflejo de emociones por medio de una personalidad modificada.

En conclusión, “Ready Player One” se basa en la nostalgia de la cultura popular, es la película más nerd de los últimos años y termina por convertirse en una entretenida aventura que no se basa en sus referencias, sino que crea una historia con la cual es fácil identificarse y que nos lleva en una aventura como solo Spielberg sabe hacerlas.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 64

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 76%

Rotten Tomatoes (promedio): 7/10