Reseña: “Avengers: Infinity War” (2018)

Dirección: Anthony y Joe Russo

Guión: Christopher Markus y Stephen McFeely

Elenco: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Chris Evans, Scarlett Johansson, Benedict Cumberbatch, Don Cheadle, Tom Holland, Chadwick Boseman, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Anthony Mackie, Sebastian Stan, Danai Gurira, Letitia Wright, Dave Bautista, Zoe Saldana, Josh Brolin y Chris Pratt.

El Universo Cinematográfico de Marvel inició en el 2008 con Iron Man, una película que dio el primer paso de una franquicia que, diez años y dieciocho películas después, ha logrado impactar a las audiencias de todo el mundo; a partir de ese día, el cine de superhéroes cambio.  El lanzamiento de una película de Marvel se ha convertido en todo un evento, y para la tercera entrega de Avengers, no es la excepción.

En Avengers: Infinity War, Thanos (Josh Brolin) se encuentra reuniendo las seis Gemas del Infinito: Espacio, Mente, Realidad, Poder, Tiempo y Alma; instrumentos que le dan la capacidad de eliminar la mitad de la vida en el universo con tan solo un chasquido de sus dedos. Los Vengadores, en todo su esplendor y con un alucinante número de personajes, pelean por salvar al universo una vez más.

El filme no falla en su promesa de ser espectacular, con increíbles escenas de acción y momentos que anteriormente uno solo podía ver en las páginas de un cómic. La película se siente gigante, con personajes que cruzan caminos por primera vez y que prueba la excelente habilidad de Marvel de contar una historia masiva con el valor del tiempo. Los personajes ya se encuentran afianzados en el público, con sus películas en solitario sirviendo como introducciones para crear familiaridad; ahora es momento de verlos en el escenario más grande que jamás pudieron imaginar.

El personaje que roba la película es Thanos, un villano digno de una mega-producción como lo es Infinity War. A lo largo de las diferentes películas de Marvel, una problemática constante ha sido sus villanos poco desarrollados, debido al gran enfoque que se la da a los héroes; este no es el caso. Los villanos más interesantes son aquellos que creen ser los héroes de su propia historia, y Thanos lo es. La película gira alrededor de él, tomándose su tiempo para darle un desarrollo efectivo, motivaciones claras y permitirle tomar un guión protagónico, debido a que sus acciones le dan rumbo a la historia. Inclusive, logra que el público sienta un cierto nivel de empatía hacía él.

Por momentos, Infinity War sufre de la enorme cantidad de personajes que tiene, aunque es justificado debido a que todas las historias han llegado hasta este punto. Uno desearía mayor protagonismo de algunos personajes, pero la historia no da para ello. La película se siente como un tercer acto de dos horas y media, siguiendo a diferentes grupos de héroes de manera paralela y con una constante tensión a lo largo de la película.

El guión se inspira ligeramente en la clásica historia de Infinity Gauntlet, escrita por Jim Starlin, con ciertos roles que son tomados por otros personajes, pero con situaciones clave e inclusive momentos cruciales que son tomados directamente del cómic. Aunque por momentos la historia se siente saturada, el guión sabe llevar bien el ritmo de la película y darle a cada uno de sus héroes por lo menos algún momento de heroísmo. Cabe aclarar que Infinity War es una película que es recomendable ver si se ha visto una gran mayoría del resto de las películas del Universo Cinematográfico de Marvel, ya que contiene una gran cantidad de elementos desarrollados en otras cintas. 

La dirección de los Hermanos Russo es de aplaudir, sabiendo cambiar la película de tono conforme a los diferentes personajes que se ven en pantalla. Aunque, en mi opinión, no logra superar lo realizado en Captain America: The Winter Soldier (2014) por el duo, la película definitivamente logra posicionarse como una de las mejores de Marvel Studios. Los personajes no sufren cambios de personalidad radicales con el manejo de nuevos directores, sino que mantienen la esencia de las películas pasadas.

En conclusión, Avengers: Infinity War es una película que se posiciona entre las mejores de su grupo debido a su espectacularidad, con una gran dirección, un elenco masivo y un final que dejará mucho de que hablar durante los próximos años.

Vela si: Te gustan las películas de Marvel Studios y sus personajes.

No la veas si: No haz visto ninguna película de Marvel; Infinity War no debería ser tu introducción.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 68/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 84%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.4/10

 

Reseña: “Thor: Ragnarok” (2017)

No es ningún secreto que las dos primeras películas de Thor no fueron de lo mejor recibidas dentro del Marvel Cinematic Universe (MCU), con historias poco ambiciosas y algunas actuaciones monótonas. Por ello, para la tercera entrega de la franquicia, Marvel decidió darle un giro de 180 grados a la dinámica, contratando al neozelandés Taika Waititi (What We Do in the Shadows) como director, una apuesta diferente y fuera de la caja. No pudieron haber hecho una mejor elección.

“Thor: Ragnarok” comienza por mostrarnos que ha sido de Thor tras su partida en “Avengers: Age of Ultron” (2015) y su ausencia en “Captain America: Civil War” (2016). Un antiguo enemigo regresa a Asgard y Thor (Chris Hemsworth) debe encontrar la manera de escapar de sus captores, usando la ayuda de un viejo amigo, antes de que sea demasiado tarde y su hogar sea destruido para siempre.

Las actuaciones de la película son bastante buenas, con Chris Hemsworth demostrando su brillantez con una mayor cantidad de escenas cómicas y libertad para interpretar al personaje. Se puede ver como disfruta interpretar al Dios del Trueno en esta entrega de la franquicia, con nuevos elementos y una historia claramente superior a las anteriores. Mark Ruffalo (Spotlight) interpreta a Hulk/Bruce Banner como nunca antes. De la mano de una historia que le beneficia y un entorno diferente, vemos la mejor representación en pantalla del gigante verde que ha habido hasta la fecha. Jeff Goldblum (Jurassic Park) es, bueno, Jeff Goldblum, aunque en la mejor manera posible; su actuación es fresca y dinámica. Una sorpresa es el mismo Taika Waititi como Korg, quien brinda un humor muy especial y bienvenido a la película. Pero la estrella de esta película se llama Tessa Thompson (Creed), quien interpreta a Valkyrie. Su interpretación de la heroína es excelente, con una gran química con Hemsworth y Ruffalo, además de increíbles diálogos. No soy un seguidor de comparar personajes de otras sagas, pero con su manera de actuar, abandono de su responsabilidad y convertida en una mercenaria, veo influencias de Han Solo.

La película es definitivamente superior a sus predecesoras y esto se debe principalmente a Taika Waititi y la libertad creativa que recibió. Claro, la película es parte de un universo cinematográfico y hay ciertos elementos que debe contener, pero eso lo deja en segundo plano y se concentra primordialmente en ser una buena película. El humor está muy presente y aporta al entretenimiento, pero las escenas de acción se asemejan a obras de arte debido a los colores vibrantes y el parecido con el arte de Jack Kirby, fallecido dibujante de Marvel. En especial en el diseño de Hela, el cual es casi una representación idéntica de el original de Kirby.

Una nota negativa, y lo cual es recurrente en las películas de Marvel, es el antagonista. Cate Blanchett brinda una excelente actuación como Hela, de eso no hay duda, pero su historia pierde fuerza conforme la historia progresa. Es decir, es mucho más interesante el de dónde viene que hacía dónde va. En otra nota negativa, la película por momentos parece ir demasiado rápido, cubriendo un extenso número de eventos en un periodo muy corto de tiempo. Además, la película confía en que el espectador ha visto las películas anteriores de Thor, por lo que para alguien sin familiaridad con los personajes podría ser un poco complicado seguir el hilo de la historia.

La estética de la película es increíble, con colores brillantes y retros, además de un score puramente ochentero y con influencias techno. Los vestuarios y el maquillaje son dignos de una película de este calibre, además de la cinematografía, la cual brinda visuales espectaculares (en especial cierta escena de flashback). “Thor: Ragnarok” es un festín visual y una bocanada de aire fresco a una franquicia que corría grave peligro.

En conclusión, “Thor: Ragnarok” es una gran película, con un elenco brillante, una dirección atrevida en todo sentido, una historia intrigante y visuales increíbles. Aunque no rompe barreras en el cine de superhéroes, brinda una película con un espíritu divertido y que no se toma a sí mismo muy en serio, porque no lo necesita.

Vela si: Eres fan de las películas de Marvel o ir a pasar un rato divertido al cine.

No la veas si: Lo tuyo solamente son las películas de superhéroes oscuras.

Mi veredicto: 8.3/10