Reseña: “MIB: International” u “Hombres de Negro: MIB Internacional” (2019)

Dirección: F. Gary Gray

Guión: Art Marcum y Matt Holloway

Elenco: Tessa Thompson, Chris Hemsworth, Kumail Nanjiani, Rafe Spall, Rebecca Ferguson, Emma Thompson y Liam Neeson.

Tratar de revivir una franquicia nunca es tarea fácil, pregúntenle a Vacation (2015) o a RoboCop (2014), mucho menos una que en su primera entrega logró destacar con una primicia poco ortodoxa y una inesperada química entre Will Smith y Tommy Lee Jones. Ahora, veintidós años después del lanzamiento de la cinta original y siete años después del lanzamiento de la cinta más reciente, con un cambio de director y de elenco, los Hombres de Negro buscan resurgir.

En MIB International, Molly (Tessa Thompson) sueña con formar parte de la organización MIB, encargada de monitorear la vida extraterrestre en la Tierra. Al momento de encontrar la oportunidad de demostrar que podría ser parte de la misteriosa corporación, se unirá al Agente H (Chris Hemsworth), el mejor agente de la división de Londres, en una travesía que los llevará e encontrar que la mayor amenaza para los Hombres de Negro no necesariamente se encuentra del otro lado de la galaxia, sino que podría estar infiltrada en sus propias filas. 

Se puede apreciar el cambio y el crecimiento que F. Gary Gray ha tenido como director, desde sus inicios en películas como The Italian Job (2003), hasta mega proyectos como The Fate of the Furious (2017). Después de que Barry Sonnenfeld dirigiera las primeras tres entregas de la cinta, el cambio de visión es bienvenido y aporta positivamente a la cinta, mostrando una perspectiva mucho más actualizada y fresca. 

La columna vertebral de la cinta y lo que la mantiene a flote es la tangible química que existe entre Chris Hemsworth y Tessa Thompson, a quienes pudimos ver en Thor: Ragnarok (2017) y aún más recientemente interactuar en Avengers: Endgame (2019). Las dos actuaciones principales elevan lo que es un guión desordenado, presenta decisiones muy cuestionables de sus personajes y contiene cambios de ritmo agresivos, encontrando momentos de claridad en donde reluce la personalidad de sus protagonistas por encima de la estructura narrativa de su historia. Hemsworth, presentando sus dotes cómicos que cada vez mejoran y Thompson, que continúa conviertiéndose en un nombre importante en Hollywood, le brindan una chispa a la cinta y se esfuerzan por que el motor de la película sean los personajes más que la historia. Además sus actuaciones se encuentran acompañadas de la gran adición de Kumail Nanjiani (The Big Sick), quien brinda un gran comic relief en Pawny, un pequeño extraterrestre. 

MIB International, por el nombre que carga, no puede evitar ser comparada con las cintas previas de la saga. Desafortunadamente, no logra superar lo que Will Smith y Tommy Lee Jones presentaron en 1997, pero sí logra posicionarse por encima de las dos secuelas consiguientes, las cuales dejaron mucho que desear. En conclusión, sus actuaciones y la gran dinámica en las interacciones de sus actores, logran mantener a flote una cinta que es adecuada para el verano y palomera, aunque su historia no sea la más innovadora. 

Vela si: Disfrutas de la química de Tessa Thompson y Chris Hemsworth.

No la veas si: No buscas una comedia

Mi veredicto: 7/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 39/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 26%

Rotten Tomatoes (promedio): 4.5/10

Reseña: “Thor: Ragnarok” (2017)

No es ningún secreto que las dos primeras películas de Thor no fueron de lo mejor recibidas dentro del Marvel Cinematic Universe (MCU), con historias poco ambiciosas y algunas actuaciones monótonas. Por ello, para la tercera entrega de la franquicia, Marvel decidió darle un giro de 180 grados a la dinámica, contratando al neozelandés Taika Waititi (What We Do in the Shadows) como director, una apuesta diferente y fuera de la caja. No pudieron haber hecho una mejor elección.

“Thor: Ragnarok” comienza por mostrarnos que ha sido de Thor tras su partida en “Avengers: Age of Ultron” (2015) y su ausencia en “Captain America: Civil War” (2016). Un antiguo enemigo regresa a Asgard y Thor (Chris Hemsworth) debe encontrar la manera de escapar de sus captores, usando la ayuda de un viejo amigo, antes de que sea demasiado tarde y su hogar sea destruido para siempre.

Las actuaciones de la película son bastante buenas, con Chris Hemsworth demostrando su brillantez con una mayor cantidad de escenas cómicas y libertad para interpretar al personaje. Se puede ver como disfruta interpretar al Dios del Trueno en esta entrega de la franquicia, con nuevos elementos y una historia claramente superior a las anteriores. Mark Ruffalo (Spotlight) interpreta a Hulk/Bruce Banner como nunca antes. De la mano de una historia que le beneficia y un entorno diferente, vemos la mejor representación en pantalla del gigante verde que ha habido hasta la fecha. Jeff Goldblum (Jurassic Park) es, bueno, Jeff Goldblum, aunque en la mejor manera posible; su actuación es fresca y dinámica. Una sorpresa es el mismo Taika Waititi como Korg, quien brinda un humor muy especial y bienvenido a la película. Pero la estrella de esta película se llama Tessa Thompson (Creed), quien interpreta a Valkyrie. Su interpretación de la heroína es excelente, con una gran química con Hemsworth y Ruffalo, además de increíbles diálogos. No soy un seguidor de comparar personajes de otras sagas, pero con su manera de actuar, abandono de su responsabilidad y convertida en una mercenaria, veo influencias de Han Solo.

La película es definitivamente superior a sus predecesoras y esto se debe principalmente a Taika Waititi y la libertad creativa que recibió. Claro, la película es parte de un universo cinematográfico y hay ciertos elementos que debe contener, pero eso lo deja en segundo plano y se concentra primordialmente en ser una buena película. El humor está muy presente y aporta al entretenimiento, pero las escenas de acción se asemejan a obras de arte debido a los colores vibrantes y el parecido con el arte de Jack Kirby, fallecido dibujante de Marvel. En especial en el diseño de Hela, el cual es casi una representación idéntica de el original de Kirby.

Una nota negativa, y lo cual es recurrente en las películas de Marvel, es el antagonista. Cate Blanchett brinda una excelente actuación como Hela, de eso no hay duda, pero su historia pierde fuerza conforme la historia progresa. Es decir, es mucho más interesante el de dónde viene que hacía dónde va. En otra nota negativa, la película por momentos parece ir demasiado rápido, cubriendo un extenso número de eventos en un periodo muy corto de tiempo. Además, la película confía en que el espectador ha visto las películas anteriores de Thor, por lo que para alguien sin familiaridad con los personajes podría ser un poco complicado seguir el hilo de la historia.

La estética de la película es increíble, con colores brillantes y retros, además de un score puramente ochentero y con influencias techno. Los vestuarios y el maquillaje son dignos de una película de este calibre, además de la cinematografía, la cual brinda visuales espectaculares (en especial cierta escena de flashback). “Thor: Ragnarok” es un festín visual y una bocanada de aire fresco a una franquicia que corría grave peligro.

En conclusión, “Thor: Ragnarok” es una gran película, con un elenco brillante, una dirección atrevida en todo sentido, una historia intrigante y visuales increíbles. Aunque no rompe barreras en el cine de superhéroes, brinda una película con un espíritu divertido y que no se toma a sí mismo muy en serio, porque no lo necesita.

Vela si: Eres fan de las películas de Marvel o ir a pasar un rato divertido al cine.

No la veas si: Lo tuyo solamente son las películas de superhéroes oscuras.

Mi veredicto: 8.3/10