Mis 10 películas favoritas del 2019

Otro año de películas para despedir. Si pudiera describir el año en materia de cine, sin duda sería con la palabra: sorpresa. Películas que esperaba estuvieran en la siguiente lista no lograron el corte, mientras que más de alguna genuina sorpresa logró ganarse su lugar. Fue un año en que se vio de todo, desde la conclusión de capítulos importantes de sagas icónicas, como Avengers: EndgameStar Wars: The Rise Of Skywalker, hasta películas que causaron muchísima conversación como Joker. Eso sí, creo que el 2019 fue un gran año para el séptimo arte y a continuación presento mis diez películas favoritas del año. Atención, favoritas en cuanto a la resonancia que tuvieron conmigo y partiendo desde un lugar totalmente subjetivo. Ahora sí, les comparto las películas que me lograron atrapar y encantar.

10) Gloria Bell (dir. Sebastián Lelio)

thumb-1920-1008889.jpg

Una mujer divorciada y amante del baile, lleva a la audiencia por un viaje de auto descubrimiento, relaciones y familia. Una película guiada por la excelente actuación de Julianne Moore, llena de capas, conflictos y una humanidad total en su guión. A pesar de recontar la misma historia de su cinta, Gloria, Lelio logra brindarle una personalidad única a la cinta por medio de su actriz principal,

9) Doctor Sleep (dir. Mike Flanagan)

image-asset.jpg

Situada cuarenta años después de The Shining, Danny Torrance deberá enfrentar a su pasado ante una terrible amenaza que buscará terminar con las personas que poseen “el resplandor”. Una genuina sorpresa, con un Mike Flanagan que se posiciona como uno de los mejores directores de terror de nuestros tiempos y brindándole a una cinta con un peso tan importante, como lo es ser una secuela de The Shining, una individualidad que no es vista muy a menudo en este tipo de proyectos. Además, cuenta con grandes actuaciones de parte de Ewan McGregor, Rebecca Ferguson y la prácticamente desconocida, Kyliegh Curran.

8) Ford v Ferrari (dir. James Mangold)

ford-ferrari_lead.jpg

Basada en la historia real de Carroll Shelby y Ken Miles, que lograron lo imposible al enfrentar a la escudería Ferrari, representando a Ford, en la legendaria carrera de Le Mans 1966. Una cinta pulcra en su modo de abordar la narrativa, además de presentar un nivel de realización audiovisual envidiable y del más alto calibre. James Mangold demuestra su crecimiento y que finalmente parece haber encontrado su voz y rumbo. Acompañada de grandes actuaciones de Christian Bale y Matt Damon, se gana su lugar en la lista.

7) Ready Or Not (dir. Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett)

wallpapersden.com_samara-weaving-in-ready-or-not_1920x1080.jpg

Situada en una mansión de una familia adinerada e influyente, Grace (Samara Weaving) deberá sobrevivir al extraño y violento ritual de la familia de su nuevo esposo, justo el día de su boda. Una película creativa, audaz, sumamente oscura, pero también extremadamente entretenida. Ready Or Not sabe jugar tanto con sus convenciones como con su audiencia.

6) Marriage Story (dir. Noah Baumbach)

marriage-story-memes-lead.jpg

Baumbach nos adentra en el conflicto del proceso de divorcio de una familia dividida entre Nueva York y Los Ángeles, que llevará a extremos emocionales a ambos miembros del matrimonio. Las actuaciones de Scarlett Johansson y de Adam Driver, probablemente las mejores de su carrera, le brindan su alma a Marriage Story, y sin tomar posiciones, la historia simplemente se desenvuelve ante los ojos del espectador de una forma sumamente personal, emotiva e inclusive cruel.

5) Us (dir. Jordan Peele)

us-jordan-peele.jpeg

Cuando la familia Wilson decide tomar unas vacaciones, no esperarían una invasión a su hogar, mucho menos por personas con apariencias idénticas a las de cada miembro de la familia. Probablemente Us llegó muy pronto en el año, por lo que la conversación alrededor de la increíble cinta de Jordan Peele se ha diluido. Peele se ha convertido en una voz única en el terror contemporáneo, abordando problemáticas sociales y manejándolos con alegorías fascinantes.

4) Avengers: Endgame (dir. Joe y Anthony Russo)

Avengers-Assemble-Blu-Ray-Trailer.jpg

El cierre de la Saga del Infinito del MCU fue simplemente monumental, desde su historia que se concentra en cerrar innumerables actos para personajes entrañables, hasta su valor técnico que muestra imágenes que muy pocas personas creyeron ver alguna vez en pantalla. Avengers: Endgame fue todo un evento cinematográfico, y pasará mucho tiempo para que volvamos a ver algo así.

3) Booksmart (dir. Olivia Wilde)

booksmart1.jpg

Dos estudiantes de preparatoria que en la noche anterior a su graduación, deciden hacer todo lo que no pudieron en unas cuantas horaas. En su debut como directora, Olivia Wilde demuestra ser una voz fresca para el género de las teen comedies, presentando una historia con mucho corazón, completamente honesta, además de contar con una calidad visual que ayuda a refinar su ejecución.

2) Parasite (dir. Bong Joon-ho)

98982.jpg

Dos familias surcoreanas, de clases sociales opuestas, iniciarán una relación poco ortodoxa, que desencadenará sucesos que pondrán a todos en peligro. Con una realización magistral, una historia creativa, actuaciones soberbias y temáticas relevantes, Parasite es toda una experiencia para el espectador.

1) Knives Out (dir. Rian Johnson)

header1.jpg

Cuando Harlan Thrombey muere en su excéntrica mansión, cada uno de los miembros de su familia se convierte en un sospechoso, hasta que el distinguido detective Benoit Blanc es contratado misteriosamente para investigar el asesinato. Rian Johnson logra tomar un ensamble espectacular, una historia original, una maestría visual y una historia tanto impredecible como divertida, para presentar la que para mi es la mejor película del 2019.

Reseña: “Cats” (2019)

Dirección: Tom Hooper

Guión: Lee Hall y Tom Hooper

Elenco: Idris Elba, Ian McKellen, Francesca Hayward, Taylor Swift, Judi Dench, Jason Derulo y Rebel Wilson

Hay películas que simplemente dejan una marca, se convierten en tal evento cinematográfico que existe un antes y un después de verlas. Las actuaciones, la música y la realización, simplemente dejan tal impresión que es difícil olvidar lo que uno vio en la pantalla de cine. Pero, algo es importante, no solamente son las buenas películas las que dejan estos sentimientos.

En el basurero de los gatos Jélicos, la tribu deberá decidir cuál de los gatos logrará obtener una nueva vida en otro plano. Conoceremos a la nueva gata, Victoria (Francesca Hayward), a Old Deuteronomy (Judi Dench), que es quien decide qué gato será el elegido de entre todos, además de al misterioso Mr. Mistoffelees (Laurie Davidson), al extravagante Rum Tum Tugger (Jason Derulo), al glotón Bustopher Jones (James Corden), al lado de Grizabella (Jennifer Hudson), Macavity (Idris Elba), Jennyanydots (Rebel Wilson), Gus (Ian McKellen) y Bombalurina (Taylor Swift).

En la dirección, Tom Hooper (Les Misérables) nunca logré darle rumbo a una cinta que inmediatamente se nota escasa de alma, inclusive una dirección narrativa, ya que simplemente salta entre escenarios para dar paso a sus canciones. Es difícil encontrar un personaje que guíe a la audiencia entre la vil locura que es la cinta, creando una atmósfera de desquicio y desesperación por poder encontrar una razón de ser de los personajes tan extraños y visualmente terroríficos que presenta. Los efectos de Cats son tristes y apresurados, probando que no absolutamente todo debe de realizarse a base de computadora. ¿Por qué algunos gatos usan abrigos de piel por encima de su piel? ¿Por qué a veces caminan en cuatro patas y a veces en dos? Son solamente algunas de las preguntas que se presentan por las deficiencias visuales que la cinta contiene. La decisión de dejar las manos de los actores de forma humana, logra una discrepancia visual total, al mismo tiempo que las exuberantes coreografías no logran traducirse a la pantalla grande debido a los efectos mal realizados. ¿Algo que salvar? Pueden ser las canciones, que no son mal interpretadas, pero provienen del musical original de Broadway.

Es difícil, muy difícil tratar de encontrar tan siquiera una actuación que no sea deficiente o que se encuentre totalmente fuera de lugar. Idris Elba (Luther) se encuentra casteado en una dirección totalmente errónea, mientras que Jason Derulo se esfuerza en ser uno de los actos más desconcertantes e incómodos de la cinta, al igual que Rebel Wilson (Pitch Perfect), que interpreta uno de los números musicales más singulares, insólitos y simplemente atemorizantes de la película, al grado de parecer inspirado en pesadillas infantiles de los creadores. Los agentes de Judi Dench (Skyfall) e Ian McKellen (X-Men) merecen un reconocimiento por convencer a dos actores de su talla a participar en una producción tan atroz. James Corden (Trolls) simplemente causa impresiones de incomodidad en su participación. 

Tratar de encontrar una historia en Cats no es fácil. La cinta es simplemente una sucesión de eventos sin un rumbo narrativo concreto, acciones que formulan más preguntas que respuestas y un sentimiento vivaz que rodea al cuestionamiento puro de cada acción de los personajes en pantalla. Nuevos escenarios son presentados sin contexto alguno, personajes importantes se agregan a media película sin explicación aparente y la cinta se convierte en una probatura a la paciencia del espectador. 

Cats es un reto a la cordura, una experiencia que te hará desear poder escapar al nuevo plano astral que los gatos Jélicos buscan ir y que en lugar de encantar al público con números musicales icónicos, logra mantener un pensamiento constante en la mente del público: ¿Cómo es que una película así logró realizarse?

Mi veredicto: 3/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 32/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 18%

Rotten Tomatoes (promedio): 3.77/10

Es para ti si: Eres muy, pero muy fan de la obra y te interesa escuchar las canciones con un nuevo elenco.

Reseña: “It: Chapter 2” (2019)

Dirección: Andy Muschietti

Guión: Gary Dauberman

Elenco: James McAvoy, Jessica Chastain, Bill Hader, Isaiah Mustafa, Jay Ryan, James Ransone, Andy Bean y Bill Skarsgård

Cuando en 2017, Andy Muschietti se dio a la tarea de adaptar la que se podría considerar es la novela icónica de Stephen King, muy pocas personas esperaban el impacto que la película causaría y el nivel de realización que tendría. Acto seguido, la película logró posicionarse dentro de lo mejor del terror en la década de los 2010’s y lanzó a su director a las altas esferas de Hollywood. Desde el estreno de la primera cinta, Pennywise ha regresado al estatus de villano icónico de la cultura pop y los globos rojos son inmediatamente relacionados con él. Después de realizar un excelente trabajo adaptando tan solo una parte del conocido libro, el mismo equipo creativo regresa para darle un cierre a la historia del Club de los Perdedores. 

Veintisiete años después de la historia de la primera película, Pennywise (Bill Skarsgård) está de vuelta en Derry y el Club de los Perdedores debe reunirse una vez más, como alguna vez lo prometieron, para derrotar al siniestro payaso de una vez por todas. Su reunión desenterrará cosas del pasado que se creían olvidadas y descubrirán si se encuentran listos para superar los traumas de su infancia.

La dirección de Andy Muschietti (Mama) es de lo mejor de la cinta, con elementos visuales de primer nivel, un claro entendimiento de los personajes con los cuales se nota se ha encariñado, además de lograr brindar un gran balance entre el corazón de su cinta y sus elementos de horror, nunca comprometiendo ninguno de los dos. Es al momento de trabajar con dos elencos en donde la cinta llega a sufrir, ya que la misma se esfuerza en recordarle al público cosas que ya sabía y quita tiempo de pantalla al elenco adulto, restando impacto a sus personajes y a su unidad como grupo. Muschietti no escatima con los sustos de la cinta, y aunque no todos logran el mismo impacto que otros, existen momentos que verdaderamente hacen a uno saltar del asiento. 

James McCavoy (Split) y Jessica Chastain (Zero Dark Thirty) logran brindar muy buenas actuaciones, convirtiéndose en las anclas emocionales de la cinta y mostrando la razón por la que son de los mejores actores trabajando en Hollywood hoy en día, pero es Bill Hader (Superbad) como Richie quien roba cada escena, mostrando tanto sus grandes dotes cómicos, con one liners que tienen una ejecución soberbia, hasta sus dotes dramáticos, que le brindan levedad emocional a la película. El resto del elenco adulto funciona, pero no termina ser suficiente el tiempo (irónico, en una cinta que dura casi tres horas) que pasamos con ellos para grupo para lograr la misma conexión emocional que con el grupo original de los Perdedores. Bill Skarsgård como Pennywise logra lucirse una vez más, encarnando al personaje de una forma escalofriante y que hará que a cualquiera se le pongan los pelos de punta. 

El guión de la película sufre de altibajos, con un primer acto que inicia de una buena forma y logra ponernos al tanto con los personajes tantos años después, para posteriormente encontrar la forma de reunirlos de nuevo. Es en su segundo acto en donde la cinta acaricia con lo trivial y se le añade una mitología excesiva, además de misiones individuales de sus personajes que les restan unidad como grupo, que es lo que más necesita este elenco de adultos para sentirse creíble, además de añadirle tiempo que pudo ser mejor empleado a la cinta. En su tercer acto, son los visuales, actuaciones y la pulidez técnica lo que realzan a la cinta a pesar de una historia que se extiende demasiado y que no deja un final por completo satisfactorio. 

En conclusión, It: Chapter 2 es una cinta con una realización envidiable, un gran elenco de actores y una dirección virtuosa, pero que no logra llegar a su completo potencial después del antecedente que dejó su primera parte, principalmente debido a un guión que llega a perderse y un ritmo dispar. Eso sí, los sustos están más que asegurados.

Mi veredicto: 7/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 59/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 75%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.6/10

Vela si: Te interesa conocer cómo termina la historia del Club de los Perdedores y disfrutaste de la primera cinta.

No la veas si: No eres fan del cine de terror.

Reseña: “Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw” o “Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw” (2019)

Dirección: David Leitch

Guión: Chris Morgan y Drew Pearce

Elenco: Dwayne Johnson, Jason Statham, Idris Elba, Vanessa Kirby y Helen Mirren

A partir de Fast Five (2011), en mi opinión la mejor cinta de la franquicia, la saga de Fast & Furious adquirió un nuevo aire con la incorporación de Dwayne “The Rock” Johnson, quien la colocó de nuevo en el mapa, salvándola de secuelas directo a DVD. Además, con el paso de los años, ha brindado a Universal lo más cercano a su propia franquicia de superhéroes. Ahora, por primera vez, la saga presenta un spin-off en manos de una película buddy cop, al más puro estilo noventero. 

En Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw, Luke Hobbs (Dwayne Johnson) es un leal policía, miembro de los Servicios de Seguridad de EEUU, además de padre de una pequeña niña. Por otro lado, Deckard Shaw (Jason Statham) es un solitario mercenario, ex miembro del Cuerpo de élite del ejército británico. Para empezar, son antiguos enemigos, pero cuando el mundo se enfrente a una terrible amenaza que podría cambiar nuestro planeta para siempre, estos dos adversarios no tendrán más remedio que unirse, más obligados que por gusto, además de que en su aventura se les unirá Hattie Shaw (Vanessa Kirby). Su objetivo será detener a Brixton Lore (Idris Elba), quien se ha hecho con una peligrosa arma biológica. Hobbs y Shaw tendrán que dejar a un lado su enemistad para salvar el mundo.

La dirección de David Leitch (John Wick, Atomic Blonde) es buena en su mayoría, añadiendo su gran conocimiento para la realización de escenas de acción a la cinta, que aunque pueden llegar a sentirse repetitivas, su valor técnico nunca decrece y mantiene un alto estándar. Además, Leitch sabe jugar muy bien con las fortalezas de sus actores, sacando lo mejor de ellos. El problema viene al momento de brindarle un ritmo a la película, que cae en demasiados altibajos narrativos que no son ayudados por la dirección, dando paso a que las más de dos horas de duración de la cinta se sientan excesivas, pudiéndole haber restado unos veinte o treinta minutos que salen sobrando.

Es innegable la química que existe entre Johnson (Fast Five)Statham (The Transporter), quienes le brindan carisma y valor de entretenimiento a una cinta que nunca se detiene a cuestionarse, pero es Vanessa Kirby (The Crown)quien brinda la mayor sorpresa de la cinta, probando que toda la crítica positiva que recibió por su aparición en Mission: Impossibe- Fallout (2018) fue solamente un poco de lo que sabe hacer y demuestra encontrarse más que lista para un importante despegue en Hollywood. Por otra parte, Idris Elba (Luther) es un villano apenas pasable, que no se desarrolla demasiado y tiene un objetivo que  es lo único que guía al personaje, volviéndolo en exceso unidimensional. Desafortunado, principalmente debido al gran actor que es Elba y al uso deficiente que se le dio. Algo grato son los cameos inesperados que la cinta tiene, los cuales son tan sorpresivos como efectivos. 

El guión inicia muy bien, con una historia que inmediatamente invita al público a suspender su lógica en la cinta, reclinar su asiento y aceptar que se encuentran en una cinta que emula más una caricatura que cualquier otra cosa, que es inverosímil y ridícula a más no poder, pero que lo entiende perfectamente y sabe explotarlo. Es en el ocaso de su segundo acto y durante el transcurso del tercero en donde la historia comienza a sufrir, principalmente por su ya mencionada repetición de elementos. Hay una parte en donde la cinta podría terminar idealmente, pero el espectador llega a descubrir que aún hay alrededor de treinta minutos restantes. Es interesante, que a pesar de ser un spin-off, la cinta comparte temáticas con el resto de las películas de la saga, especialmente el de la familia y las metas comunes. 

En conclusión, Hobbs & Shaw no logra llegar a ser la mejor cinta de la franquicia, pero es una película palomera, estruendosa, plagada de acción, en donde se nota lo bien que tanto el elenco como el equipo detrás de cámaras la pasó en su realización. No es una película con lógica, pero no lo necesita ser, menos cuando su franquicia se ha posicionado con temas y elementos ya distintivos. En un verano de estrenos que han dejado mucho a desear, Hobbs & Shaw se disfruta cuando uno entiende lo que va a ver. 

Mi veredicto: 6.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 61/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 71%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.19/10

Vela si: Buscas una película llena de acción, palomera, poco demandante y con actuaciones muy divertidas.

No la veas si: Buscas una película profunda, reflexiva y con un guión consistente.

Reseña: “Bumblebee” (2018)

Dirección: Travis Knight

Guión: Christina Hodson

Elenco: Hailee Steinfeld, John Cena, Jorge Lendeborg Jr., John Ortiz, Jason Drucker y Pamela Adlon

Así de simple: la saga de Transformers nunca ha sido de mi agrado. La franquicia liderada por Michael Bay, a lo largo de sus ya cinco entregas, nunca ha parado de ser un sobresaturación de explosiones, con personajes huecas, clichés sumamente repetitivos y con películas que nunca han logrado resaltar; eso sí, han hecho dinero (y muchísimo). Cuando me enteré de los planes para traer un spin-off como “Bumblebee”, lo primero que me llamó la atención fue el nombramiento de Travis Knight como líder del proyecto, un excelente director y animador, quien le dio forma a “Kubo and the Two Strings” (2016), una de las mejores películas del estudio de animación Laika.

En “Bumblebee”, el Autobot del mismo nombre se ve obligado a refugiarse en la Tierra en el año 1987, terminando en una pequeña ciudad costera de California. Charlie Watson (Hailee Steinfeld) descubrirá su presencia, creyendo que es un antiguo automóvil. Sin embargo, cuando intente repararlo, descubrirá que el pequeño auto amarillo es mucho más de lo que pensaba.

En su dirección, Travis Knight logra evocar perfectamente a los ochentas y a su magia, incluyendo grandes éxitos musicales de la época y además añade un lenguaje cinematográfico que hace recordar a clásicos como “E.T. the Extra-Terrestrial (1982) o “The Iron Giant” (1999). Knight logra algo hasta ahora imposible en el universo de Transformers, que es brindarle levedad a la película y aminorar su escala. Se añade un humor que a pesar de no siempre ser completamente efectivo, funciona bien en los momentos adecuados. Uno de los mayores encantos de la película es que circula alrededor de la amistad que se forja entre el personaje de Steinfeld y Bumblebee, la cual se vuelve el hilo emocional crucial de la cinta y en lo principal, más allá de las escenas de acción o persecuciones.

La actuación de Hailee Steinfeld es de aplaudirse, ya que siempre logra presentar los momentos más dramáticos y emotivos de una forma perdurable. Lo más impactante y uno de los elementos que más llaman mi atención es el hecho de que se encuentra actuando frente a nada, ya que el personaje de Bumblebee es completamente realizado de manera digital. Steinfeld, después de prestar su voz como Spider-Gwen en “Spider-Man: Into the Spider-Verse”, prueba que está teniendo un increíble cierre de año, y se perfila como una de las actrices a seguir en el 2019. John Cena (Blockers) como Jack Burns funciona en los momentos en que le toca brillar, a pesar de que algunos de sus chistes no funcionan.

El guión, a cargo de Christina Hodson (Unforgettable) logra brindar algo más que la franquicia de Transformers nunca había visto hasta el momento, que son personajes tridimensionales. Vemos a Charlie Watson luchar por conseguir lo que quiere, reconstruir su vida y entablar una intima amistad con Bumblebee. La historia se tiñe de momentos emotivos y otros de adrenalina pura, que ayudan a progresar un arco satisfactorio para sus personajes principales. Aún más importante, es que la película efectivamente hace que el espectador sienta algo hacía los personajes, que le importen, brindándole corazón; algo que las películas de Bay nunca lograron. Su historia no es demasiado complicada y no trata de ser más de lo que debería, lo cual es un contraste celebrado

Visualmente, la película es exitosa, dejando del lado la estética visual de un exceso de explosiones y peleas entre robots gigantes en donde no se puede distinguir entre bandos. Dentro de su reducción de personajes alienígenas, se puede apreciar un mayor cuidado en su realización y caracterización, volviéndolos únicos. Su estética es limpia y ordenada, además de las ya mencionadas escenas de acción que reducen su escala pero que logran un impacto visual más efectivo. 

Bumblebee regresa a la vida a la saga de Transformers y la salva de una muerte anunciada por medio de un nuevo ritmo de cinta, una concentración en la relación humano-máquina que la primera entrega de Bay tuvo un poco de, pero que no logró explotar de una manera adecuada. Sin lugar a dudas es la mejor película del universo de Transformers hasta la fecha y aunque contiene elementos familiares a aquellos de películas ya vistas, se convierte en la película de Transformers que todo mundo quería ver desde un principio.

Vela si: Te consideras dispuesto a darle una nueva oportunidad a la saga de Transformers.

No la veas si: Lo tuyo nunca ha sido lo ochentero ni la nostalgia que trae la época.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 66/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 94%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.1/10