Reseña: “Toy Story 4” (2019)

Dirección: Josh Cooley

Guión: Stephany Folsom y Andrew Stanton

Elenco: Tom Hanks, Tim Allen, Annie Potts, Tony Hale, Keegan-Michael Key, Jordan Peele, Madeleine McGraw, Christina Hendricks, Keanu Reeves, Ally Maki, Jay Hernandez, Lori Alan y Joan Cusack

Es difícil imaginar el reto de tomar una franquicia que concluyó de una forma tan satisfactoria con su tercera entrega, lográndole dar un cierre tan completo a sus personajes, cerrar sus arcos dramáticos y dejar a libre interpretación del público lo que pudo haber pasado.

En Toy Story 4, Woody (Tom Hanks), Buzz Lightyear (Tim Allen) y el resto de los juguetes que ya conocemos, se encuentran viviendo con su nueva dueña Bonnie (Madeleine McGraw) y ajustándose a los cambios que implica tener un nuevo niño. Cuando están a punto de realizar un viaje en carretera previo al inicio de clases, aparece Forky (Tony Hale), un tenedor cuchara incapaz de entender que es un juguete, por lo que Woody se dará a la tarea de hacerlo entrar en razón y probarle lo importante que es para Bonnie, al ser su nuevo juguete favorito. En su viaje de autodescubrimiento, el vaquero y el tenedor se perderán, lo que los llevará a descubrir lo gigante que es el mundo exterior para un juguete.

La dirección de Josh Cooley, quien presenta su primer largometraje, es una muestra de la constancia bajo la cual Pixar se rige. Cooley ha participado en proyectos con la compañía desde The Incredibles (2004), en donde fue artista de storyboards o Inside Out (2015), en donde formó parte del equipo de guionistas de la cinta. En su primer proyecto con un puesto de semejante responsabilidad, Cooley demuestra un entendimiento profundo de los personajes que maneja, tanto clásicos como nuevos, logrando hilar emociones de una gran forma para lograr respuestas sumamente sentimentales en el público, algo que Pixar sabe hacer muy bien. No hay duda de que Toy Story es una de las franquicias de animación más importantes en la historia del cine, tan solo sus números en taquilla y aceptación universal hablan por ella, y el trabajo que hace Cooley es mucho más que satisfactorio en su reto de extender algo que se creía terminado y darle un nuevo aire, una nueva temática y un mensaje sumamente relevante.

En cuanto a la material visual, ¿qué mas se puede decir de Pixar? El espacio de la animación ha crecido de una forma inimaginable y Pixar ha sido pionero en el mismo, lo cual es notable en el más mínimo detalle de la cinta, desde los diseños de su personaje, hasta las diversas texturas, colores e ilusiones de profundidad.

Tom Hanks (Cast Away) y Tim Allen (Home Improvement) regresan a los icónicos papeles de Woody y Buzz, respectivamente, haciendo un gran trabajo en personajes que los han visto desarrollarse a lo largo de su carrera. Annie Potts como Bo Peep regresa con una versión reinventada y mucho mejor desarrollada de su personaje, pero más allá de los ya conocidos, los nuevos personajes logran hacer suya la película y no simplemente verse como elementos de apoyo, sino que se convierten en la esencia de una historia que tiene como uno de sus temas centrales el cambio. Tony Hale como Forky logra presentar un personaje que instantáneamente se convierte en un ícono de la franquicia, Bunny (Jordan Peele) y Ducky (Keegan-Michael Key) logran robarse cada escena de la que son parte con sus gran química cómica, Duke Caboom (Keanu Reeves) termina de cimentar el resurgimiento del actor, mientras que Gabby Gabby (Christina Hendricks) presenta una antagonista sumamente fuerte y que se añade a la lista de una de las mejores de Pixar.

La historia lleva la carga de, como ya se ha mencionado, continuar una saga que se creía completamente cerrada, pero hace un buen trabajo al llevar su temática fuera de las primeras tres entregas de la saga. Sí, su historia no llega a tener el mismo impacto emocional que Toy Story 3 (2010), pero Toy Story 4 no es una cinta que se esfuerza en copiar a sus predecesoras, sino a demostrar a que ha crecido junto a la audiencia. Por otro lado, y en materia totalmente inesperada, la cinta se convierte en la más divertida de la franquicia, con mucha de la comedia guiada por sus nuevos personajes. En conclusión, Toy Story 4 es una sorpresiva, ambiciosa, y sumamente personal secuela, que presenta tintes de familiaridad mientras le da empuje a personajes nuevos con los que el público fácilmente puede conectar. 

Vela si: Buscas un viaje sumamente emotivo con su buena dosis de nostalgia.

No la veas si: Nunca te gustaron las películas de Toy Story (es decir, si no tienes alma).

Mi veredicto: 8/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 95/10

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 98%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.41/10

Reseña: “Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales” (2017)

Usualmente, lo que se espera de secuelas es que sean mejores que su predecesora y que le den al espectador más de lo mismo que vieron en la primer película, aunque con giros para mantenerla fresca y no caer en el aburrimiento. Son contadas las sagas en que una secuela es mejor que la original y la saga de “Piratas del Caribe” no es la excepción.

A veces ni siquiera la tercer secuela es la vencida, sino la quinta. “Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales” cuenta la historia de la búsqueda del Tridente de Poseidón al lado de Jack Sparrow (Johnny Depp), Carina Smyth (Kaya Scodelario), una astrónoma fugitiva y Henry (Brenton Thwaites), un joven marinero con un apellido familiar.

La quinta entrega de la saga es la mejor después de la primera: “The Curse of the Black Pearl”, aunque eso no es mucho que decir. Después del lanzamiento de la primer película, cada secuela se volvió progresivamente peor, con personajes planos, historias aburridas y decisiones de dirección cuestionables. Para “Dead Men Tell No Tales”, siguen presentes elementos constantes de las secuelas, como historias demasiado complejas y personajes que carecen de motivaciones, aunque a un menor grado.

La historia en si es demasiado elaborada para lo que es la película y algunos personajes no logran conectar con el espectador, aunque la película tiene grandes momentos de acción y un villano tridimensional que la saga demandaba latentemente. Aún con un ritmo extraño y con una narrativa en momentos deficiente, la película logra entregar buenos y entretenidos momentos, como una bien orquestada escena de persecución en el primer acto.

Irónicamente, la estrella de la saga, el Capitán Jack Sparrow, es quien menos brilla en la película. Parece que desde la primer secuela, se ha eliminado cualquier vestigio de aquel pirata astuto y respetado que conocimos; ahora en pantalla tenemos a una mera caricatura de lo que alguna vez fue. La mejor actuación de la película es para Javier Bardem en su papel del Capitán Salazar, quien se compromete de manera absoluta a su papel y logra una actuación magistral de un personaje intrigante. Kaya Scodelario y Brenton Thwaites también dan una buena actuación, además de tener una química convincente en pantalla, la cual es su carta de presentación para futuras entregas.

La edición es un poco inconsistente, con escenas de acción que en su mayoría son buenas, pero que por momentos pierden al espectador en la magnitud de los eventos en pantalla. Existe una escena con la que tengo problema, la cual tiene escrito por todos lados: Futura atracción de Disneyland. Los visuales de las escenas de acción logran salvarlas y presentan un producto final entretenido. Algunos elementos del diálogo fallan, con chistes que no conectan del todo, pero cuando lo hacen, son brillantes.

“Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales” no es la película de verano (y ni siquiera se encuentra cerca de ello), pero no falla en brindar un producto entretenido y cumplidor, que en comparación a tres de sus cuatro antecesoras, es mejor. La película termina por presentar situaciones previamente vistas, aunque con la frescura necesaria que se redondea con la presencia de un villano convincente.

Vela si: Te entretiene la saga de “Piratas del Caribe” y disfrutas una película palomera que cumple.

No la veas si: No toleras el humor de Johnny Depp o nunca has sido fan de la saga.

Mi veredicto: 6.7/10