Reseña: “Ant-Man and The Wasp” (2018)

Dirección: Peyton Reed

Guión: Chris McKenna, Erik Sommers, Paul Rudd, Andrew Barrer y Gabriel Ferrari

Elenco: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Peña, Walton Goggins, Bobby Cannavale, Michelle Pfeiffer y Michael Douglas

Ha sido un gran 2018 para Marvel Studios, con tremendos éxitos tanto en taquilla como en la recepción de fans y críticos. Al día de hoy, Avengers: Infinity War Black Panther son las dos películas con mayor ingreso en taquilla del año, tanto en la estadounidense como en la mundial; como dato curioso, Black Panther aún sigue por encima de Infinity War en la estadounidense. Después de dos películas de una gran escala, llega Ant-Man and the Wasp, la secuela de Ant-Man (2015), también dirigida por Peyton Reed (Yes Man). En 2015, Ant-Man logró destacarse por ser una película de una menor repercusión, menos aglomerada y con una historia más personal, siendo un contraste de lo que habíamos visto en Avengers: Age of Ultron. En mi opinión, es una de las mejores películas de Marvel, además de una de las menos aplaudidas. Al anuncio de una secuela, no podía esperar por verla.

En Ant-Man and the Wasp, tras los eventos de Captain America: Civil War (2016), Scott Lang (Paul Rudd) debe lidiar con las consecuencias de sus acciones como superhéroe y como padre, siendo sujeto de un arresto domiciliario de dos años. Después de que Scott recibe una pista sobre el paradero de Janet Van Dyne (Michelle Pfeiffer), Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y Hank Pym (Michael Douglas) recurren a su ayuda para poder traerla de vuelta a nuestro mundo. Scott debe ponerse el traje una vez más y trabajar como en equipo junto a Hope y Hank.

Peyton Reed vuelve a la silla de director y se nota como ha logrado entender a estos personajes, en lo que es por completo su película. Hay que recordar que seis semanas antes del inicio de producción de la primer película, Edgar Wright (Shaun of the Dead), dejó el proyecto debido a diferencias creativas con el estudio, fue entonces cuando Reed tomó la silla de director. En Ant-Man and the Wasp, el sello cómico de Reed se encuentra presente, al igual que el tono ligero que le da a sus películas, algo necesario después de la intensidad, y también oscuridad, de una película como Avengers: Infinity War.

Las actuaciones son muy buenas, con Evangeline Lilly como The Wasp adueñándose de una película que la afianza como estrella y un personaje importantísimo en el Universo Cinematográfico de Marvel. Paul Rudd regresa de una gran forma como Ant-Man, mostrando gran timing cómico, además de su gran química tanto con Lilly como con Michael Douglas (Wall Street). Un personaje que se roba todas las escenas en que sale es Luis (Michael Peña), quien le brinda grandes momentos de comedia pura a la película y añade su estilo muy particular. Por desgracia, Michelle Pfeiffer (Married to the Mob) es desperdiciada en su rol, siendo relegada a muy pocos minutos dentro de la película y una casi nula exploración de personaje.

Los visuales icónicos de la primera película regresan, con tomas de miniaturización espectaculares que se mezclan con una acción dinámica y diferente a la del resto de las películas de superhéroes, debido a las oportunidades creativas que dan las capacidades de los héroes de la cinta. Hay una secuencia en particular, que toma lugar en una cocina, en donde se puede apreciar el nivel de detalle que hay en la realización.

En materia de historia, la película queda a deber. Desafortunadamente, la película no fluye de una forma efectiva, con cambios de ritmo repentinos que no se sienten orgánicos, y que además hacen al espectador perder la atención. La comedia, en un par de momentos, detiene la progresión de la historia, sacrificando momentos de alta tensión por un chiste. A su favor, la historia se mantiene contenida y se siente de una pequeña escala, característica muy bienvenida. Las interacciones entre personajes son muy buenas, ya que sus fundamentos están en las relaciones que nos presenta, tanto familiares y de amistad como románticas; las cuales se encuentran bien sustentadas. Los villanos de la película son intrascendentes y después de un año con villanos tan buenos, se sienten como un retroceso, con uno de ellos acariciando en lo caricaturesco.

En conclusión, Ant-Man and the Wasp es una película divertida, con corazón y muy buenas actuaciones, pero que se ve altamente afectada por un guión que por momentos pierde los estribos y se contradice, principalmente en su tercer acto.

Vela si: Eres fan de las películas de Marvel, e inclusive si no lo eres, es una de las películas más contenidas de todo el universo y puedes disfrutarla sin mucho contexto.

No la veas si: Lo tuyo son las películas de superhéroes oscuras y crudas.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 70/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 87%

Rotten Tomatoes (promedio): 7/10

Reseña: “El Alma de la Fiesta” o “Life of the Party” (2018)

Dirección: Ben Falcone

Guión: Ben Falcone, Melissa McCarthy

Elenco: Melissa McCarthy, Molly Gordon, Gillian Jacobs, Maya Rudolph, Julie Bowen, Matt Walsh, Debby Ryan

En este 2018, he visto dos películas de comedia que me han encantado y han superado mis expectativas: “Game Night” “Blockers”; ambas han dejado la vara alta para las futuras comedias que veremos en el año. Una característica importante de ambas entregas es la gran química que existe entre sus elencos.

Melissa McCarthy vuelve a hacer equipo con su esposo, Ben Falcone, después de “Tammy” “The Boss”, ambas películas con una pobre recepción en la crítica y la taquilla. En “Life of the Party”, McCarthy interpreta a Deanna, una ama de casa que decide volver a la universidad después de que su esposo, Dan (Matt Walsh), le pide el divorcio, terminando en la misma institución que su hija, Maddie (Molly Gordon). A lo largo de su último año en la universidad, se descubrirá a si misma en un terreno que nunca esperó.

La película toma prestadas algunas situaciones (principalmente en el tercer acto) de otras películas con una premisa parecida, como “Old School” (2003), pero lo hace de una forma inferior. Por momentos, la película trata de entrar en conflictos emocionales para crear empatía con la audiencia, pero rápidamente son tomados por momentos de comedia, en especial física, que aminoran cualquier intento de impacto emocional.

La película carece de algún conflicto principal y un arco del personaje, ya que la historia no presenta demasiadas situaciones en que uno deba de invertir sus emociones en el personaje de Deanna; por lo contrario, se siente como un sketch de Saturday Night Live que ha sido extendido. A su favor, la película evita algunos clichés de este tipo de películas, principalmente sobre la relación que existe entre el personaje de Deanna y su hija. El mensaje de la película es interesante y atrevido, mostrando al personaje de McCarthy como alguien determinada, a quien ya no le importa lo que puedan decir de ella; esto se aprecia y por momentos funciona.

La película es mejor que las dos anteriores colaboraciones entre McCarthy y Falcone, logrando momentos cómicos más efectivos que en “Tammy” “The Boss”, pero sin lograr circular alrededor de una historia efectiva. La entrega brinda momentos de risa, principalmente en el segundo acto, pero no termina por elevar un guión pobre que gira alrededor de sus chistes, priorizándolos sobre sus personajes, los cuales llegan a ser unidimensionales y planos.

En conclusión, “Life of the Party” es una película inconsistente y con personajes poco interesantes, que brinda algunos buenos momentos de comedia, pero que no son suficientes para elevar un guión que sufre de la falta una historia efectiva.

Vela si: Te gustan las películas con una temática de “el pez fuera del agua”.

No la veas si: Buscas una película profunda y pesada.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 46/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 38%

Rotten Tomatoes (promedio): 5/10