Reseña: “Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald” o “Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald” (2018)

Dirección: David Yates

Guión: J.K Rowling

Elenco: Eddie Redmayne, Katherine Waterston, Dan Fogler, Alison Sudol, Ezra Miller, Zoë Kravitz, Callum Turner, Claudia Kim, William Nadylam, Kevin Guthrie, Jude Law y Johnny Depp.

La saga de Harry Potter siempre ha sido única para mi, con una clara progresión entre películas, especialmente en materia de tono, llevando al espectador a lo largo de un viaje de siete años en donde se nota la evolución de los personajes y la madurez que van tomando. Después, llegó Fantastic Beasts, una saga que nos llevaría en el camino de Newt Scamander, magizoologista y autor. Además de conocer y seguir a Newt, la saga llevaría al espectador a lo largo del ascenso de Gellert Grindelwald como el mago más peligroso de la primera mitad del siglo XX y su reinado de terror alrededor de Europa.

En Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald, Gellert Grindelwald (Johnny Depp) ha logrado escapar del Ministerio de Magia en Estados Unidos. Bajo las ordenes de Albus Dumbledore (Jude Law), Newt Scamander (Eddie Redmayne) deberá ir a París en búsqueda de Credence (Ezra Miller), quien aún se encuentra tratando de descubrir su verdadera identidad. En la travesía de Newt, también se encontrará con Tina Goldstein (Katherine Waterston), Queenie Goldstein (Alison Sudol) y Jacob Kowalski (Dan Fogler).

La dirección de David Yates se encuentra a la par de sus anteriores entregas dentro de este universo, creando una película estéticamente brillante y con escenarios excepcionales, cuidando hasta el más pequeño detalle, desde el minucioso diseño de las varitas de los personajes hasta la majestuosidad de algunos de los animales fantásticos en la película.

Las actuaciones de la película en general son buenas, con Jude Law como Albus Dumbledore brillando a pesar de contar con poco tiempo en pantalla, pero sabe aprovecharlo de la mejor manera y crear un claro impacto en pantalla. Siendo apenas la segunda entrega de cinco planeadas en la saga, solamente se puede esperar que se involucrará aún más en la historia conforme la saga progrese. Dan Fogler como Jacob Kowalski una vez más roba risas a lo largo de la película y brinda, de una gran forma, un personaje no mágico para acompañar al espectador a lo largo del viaje.

Desafortunadamente, el gran problema de la película es su guión, que se satura de exposición, con revelaciones que no siempre logran la relevancia necesaria y que además crean confusión en el espectador. La historia se esfuerza más que su antecesora por ser una precuela a Harry Potter, forzando elementos para conectar ambas sagas, además de repetir elementos que tanto las precuelas de Star Wars, así como The Hobbit, hicieron en su momento, como es reducir su universo a tan solo unos cuantos personajes o familias, cuando existe un vasto universo narrativo que pueden explorar.

La historia, en su afán de incluir tantos hilos narrativos como le sea posible, se torna tediosa por momentos, además de que crea un ritmo desigual y plano, brindándole poco tiempo al espectador para asimilar toda la información que se encuentra recibiendo en tan poco tiempo. Inclusive para alguien que ha visto las películas y leído los libros incontables veces, la historia se vuelve confusa y excesivamente saturada, así que no me puedo imaginar lo que debe de ser para un espectador casual. Claramente, la película busca funcionar como un puente narrativo hacía el resto de las entregas, pero termina por olvidarse de solidificarse como una entrega individual.

Definitivamente, Fantastic Beasts debió haber sido una serie de libros en primer lugar, y se puede apreciar con el exceso de elementos que J.K Rowling trata de incluir en un lapso de poco más de dos horas. Además, existen un par de momentos que contradicen con el canon establecido en este universo y suceden sin explicación alguna, creando una gran confusión. Inclusive los fans de la saga llegarán a sentirse confundidos con los giros que da la historia, ya que parece ser que surgen de la nada, solamente para crear un impacto, sin tener justificación alguna. Creo que este es uno de los problemas de que Rowling se encuentre escribiendo los guiones sin el apoyo de alguien más, ya que no creo que haya alguien que le diga que ciertos elementos simplemente no funcionan en pantalla; un guión no es lo mismo que una novela.

En conclusión, Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald es una película saturada de exposición, con una historia plana y con mucha menos magia que el resto de las películas en este universo, y a pesar de contar con buenas actuaciones y buenos efectos visuales, no logra salvarse de ser la peor entrega del Mundo Mágico hasta la fecha.

Vela si: Eres fan de Harry Potter y quieres conocer más sobre este universo.

No la veas si: No viste la primera entrega de la saga, porque la película cuenta con que lo hayas hecho.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 55/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 41%

Rotten Tomatoes (promedio): 5.4/10

 

 

Reseña: “Ant-Man and The Wasp” (2018)

Dirección: Peyton Reed

Guión: Chris McKenna, Erik Sommers, Paul Rudd, Andrew Barrer y Gabriel Ferrari

Elenco: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Peña, Walton Goggins, Bobby Cannavale, Michelle Pfeiffer y Michael Douglas

Ha sido un gran 2018 para Marvel Studios, con tremendos éxitos tanto en taquilla como en la recepción de fans y críticos. Al día de hoy, Avengers: Infinity War Black Panther son las dos películas con mayor ingreso en taquilla del año, tanto en la estadounidense como en la mundial; como dato curioso, Black Panther aún sigue por encima de Infinity War en la estadounidense. Después de dos películas de una gran escala, llega Ant-Man and the Wasp, la secuela de Ant-Man (2015), también dirigida por Peyton Reed (Yes Man). En 2015, Ant-Man logró destacarse por ser una película de una menor repercusión, menos aglomerada y con una historia más personal, siendo un contraste de lo que habíamos visto en Avengers: Age of Ultron. En mi opinión, es una de las mejores películas de Marvel, además de una de las menos aplaudidas. Al anuncio de una secuela, no podía esperar por verla.

En Ant-Man and the Wasp, tras los eventos de Captain America: Civil War (2016), Scott Lang (Paul Rudd) debe lidiar con las consecuencias de sus acciones como superhéroe y como padre, siendo sujeto de un arresto domiciliario de dos años. Después de que Scott recibe una pista sobre el paradero de Janet Van Dyne (Michelle Pfeiffer), Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y Hank Pym (Michael Douglas) recurren a su ayuda para poder traerla de vuelta a nuestro mundo. Scott debe ponerse el traje una vez más y trabajar como en equipo junto a Hope y Hank.

Peyton Reed vuelve a la silla de director y se nota como ha logrado entender a estos personajes, en lo que es por completo su película. Hay que recordar que seis semanas antes del inicio de producción de la primer película, Edgar Wright (Shaun of the Dead), dejó el proyecto debido a diferencias creativas con el estudio, fue entonces cuando Reed tomó la silla de director. En Ant-Man and the Wasp, el sello cómico de Reed se encuentra presente, al igual que el tono ligero que le da a sus películas, algo necesario después de la intensidad, y también oscuridad, de una película como Avengers: Infinity War.

Las actuaciones son muy buenas, con Evangeline Lilly como The Wasp adueñándose de una película que la afianza como estrella y un personaje importantísimo en el Universo Cinematográfico de Marvel. Paul Rudd regresa de una gran forma como Ant-Man, mostrando gran timing cómico, además de su gran química tanto con Lilly como con Michael Douglas (Wall Street). Un personaje que se roba todas las escenas en que sale es Luis (Michael Peña), quien le brinda grandes momentos de comedia pura a la película y añade su estilo muy particular. Por desgracia, Michelle Pfeiffer (Married to the Mob) es desperdiciada en su rol, siendo relegada a muy pocos minutos dentro de la película y una casi nula exploración de personaje.

Los visuales icónicos de la primera película regresan, con tomas de miniaturización espectaculares que se mezclan con una acción dinámica y diferente a la del resto de las películas de superhéroes, debido a las oportunidades creativas que dan las capacidades de los héroes de la cinta. Hay una secuencia en particular, que toma lugar en una cocina, en donde se puede apreciar el nivel de detalle que hay en la realización.

En materia de historia, la película queda a deber. Desafortunadamente, la película no fluye de una forma efectiva, con cambios de ritmo repentinos que no se sienten orgánicos, y que además hacen al espectador perder la atención. La comedia, en un par de momentos, detiene la progresión de la historia, sacrificando momentos de alta tensión por un chiste. A su favor, la historia se mantiene contenida y se siente de una pequeña escala, característica muy bienvenida. Las interacciones entre personajes son muy buenas, ya que sus fundamentos están en las relaciones que nos presenta, tanto familiares y de amistad como románticas; las cuales se encuentran bien sustentadas. Los villanos de la película son intrascendentes y después de un año con villanos tan buenos, se sienten como un retroceso, con uno de ellos acariciando en lo caricaturesco.

En conclusión, Ant-Man and the Wasp es una película divertida, con corazón y muy buenas actuaciones, pero que se ve altamente afectada por un guión que por momentos pierde los estribos y se contradice, principalmente en su tercer acto.

Vela si: Eres fan de las películas de Marvel, e inclusive si no lo eres, es una de las películas más contenidas de todo el universo y puedes disfrutarla sin mucho contexto.

No la veas si: Lo tuyo son las películas de superhéroes oscuras y crudas.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 70/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 87%

Rotten Tomatoes (promedio): 7/10