Reseña: “Good Boys” o “Chicos Buenos” (2019)

Dirección: Gene Stupnitsky

Guión: Lee Eisenberg y Gene Stupnitsky

Elenco: Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, Molly Gordon, Lil Rel Howery, Will Forte y Midori Francis

Hasta el momento, 2019 no ha sido un gran año para las comedias, con más errores que aciertos. Inmediatamente, puedo pensar en una cinta como Stuber, que muy probablemente irá directamente a lo peor que ha sido estrenado en el año. En el lado de los aciertos, Booksmart es todo lo contrario y definitivamente llegará a lo mejor que he tenido la oportunidad de ver este año.

En Good Boys, Max (Jacob Tremblay), Lucas (Keith L. Williams) y Thor (Brady Noon) son tres chicos que, a sus 12 años, se encuentran en el final de la niñez y el comienzo de la adolescencia. El trío comienza a sentir una gran curiosidad sobre por qué la gente se besa, después de ser invitados a una fiesta. En medio de tan importante investigación, los amigos utilizan el dron de uno de sus padres que acaba rompiéndose de forma accidental. Ahora, los ya no tan niños comenzarán una alocada aventura para reemplazar el aparato por uno nuevo… antes de que los adultos lleguen a casa.

En la dirección del debutante Stupnitsky, quien trabajó durante cinco temporadas de The Office (2005-2013) como escritor, se puede apreciar un buen trabajo con los actores, logrando presentarlos lo suficientemente desconocedores de muchos aspectos de la vida adulta, dando paso a situaciones divertidas y que funcionan. Además, se nota una influencia del equipo de producción conformado por Seth Rogen e Evan Goldberg, quienes han estado detrás de películas como Superbad (2007) Pineapple Express (2008), tanto de forma temática como visual. 

Las actuaciones de los actores principales son muy buenas, destacando el timing cómico que tienen, pero es el ya nominado al Oscar, Jacob Tremblay (Room), quien brinda la mejor actuación y demuestra ser un actor con afinidad tanto para la drama como para la comedia, a quien se le pronóstica un prometedor futuro. El timing cómico del trío es muy bueno, mucho mejor que el de algunos actores de mucha más edad y de mucha más experiencia en el ámbito cómico.

El guión no se pierde en rodeos y presenta una historia fácil de seguir, sin demasiadas complicaciones y original, presentando una mirada fresca al género de las raunchy comedies por medio del punto de vista de, en este caso, niños. Puede llegar a alentarse, principalmente por medio de escenarios repetitivos y su factor sorpresa de presentar a niños en situaciones tan fuera de la norma, llega a aminorarse después de un rato. 

En conclusión, Good Boys es una buena cinta dentro de su género y aunque no llega a convertirse en un clásico instantáneo, sus buenas actuaciones, premisa directa e irreverencia, logran que sea un rato bastante entretenido.

Mi veredicto: 7.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 60/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 79%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.8/10

Es para ti si: Te gustan las películas como Superbad o Booksmart.

Reseña: “Joker” o “Guasón” (2019)

Dirección: Todd Phillips

Guión: Todd Phillips y Scott Silver

Elenco: Joaquin Phoenix, Frances Conroy, Zazie Beetz y Robert De Niro

Joker, Guasón o Coringa (sí, Coringa), como se le conoce en Brasil, es sin duda alguna uno de los villanos más icónicos de la cultura pop y el más importante en la historia de los cómics, motivo por lo cual cada nuevo actor que lo encarna lleva a una intensa conversación y especulación sobre lo que le aportarán al mythos del personaje, ¿de qué forma abordarán a alguien tan intrigante? Hay algo sobre este icónico personaje que transforma a los actores y crea gran expectativa. Ahora, el conocido personaje llega en una película con un tono muy diferente, independiente de cualquier otra película de DC y como la primera propuesta de una versión de Elseworlds para el cine, una línea de cómics de DC en donde se presentan historias en universos alternos y separados. 

Arthur Fleck (Joaquin Phoenix) es un hombre ignorado por la sociedad, cuya motivación en la vida es hacer reír a los demás. Pero una serie de trágicos acontecimientos lo llevarán a ver el mundo de otra forma, cuestionarse toda su existencia y llegar a transformarse en el conocido villano, presentado de una forma realista y oscura. 

La dirección de Todd Phillips (War Dogs, The Hangover) toma a Ciudad Gótica y refleja en ella una Nueva York setentera con una fuerte desigualdad social y una latente separación entre clases, temática creciente a lo largo de la cinta. Técnicamente, la película es muy buena, con un excelente cuidado a sus encuadres (especialmente aquellos de Phoenix en solitario), iluminación y montaje, que logra la representación de una ciudad destinada a la ruina, al igual que sus habitantes. Phillips maneja un tono que incomoda a la audiencia con toda intención y presenta un reflejo de una sociedad carente de empatía hacía el otro. En su dirección, se nota mucho la influencia de películas de Martin Scorsese, como Taxi Driver (1976) The King of Comedy (1983), tanto en su temática como en sus valores estéticos.

Lo que más destaca es la cruda actuación de Joaquin Phoenix, que en realidad es lo que guía a la película y la lleva más allá; completamente absorto en su papel, Phoenix logra incomodar a la audiencia a niveles inimaginables, además de presentar un personaje sumamente disruptivo y que cambia ante los ojos del espectador, logrando una evolución completa en sus poco más de dos horas de duración. A excepción de tomas de establecimiento de la ciudad, es difícil recordar un momento de la cinta en que Phoenix no se encuentre en pantalla, porque esta es su película. Habrá premios para su actuación y serán merecidos, porque lo que logra es algo sumamente complicado y se ha visto pocas veces en pantalla. Es extremadamente difícil imaginar esta película sin Phoenix al frente, porque la actuación es el mayor valor de la cinta. Su actuación no busca simpatía hacía el personaje de parte del público sino que se convierte en un reflejo de la realidad y eso es algo que me gustaría recalcar; Joker sigue siendo el villano aunque el crea que es el héroe de su historia, y no se debería de simpatizar con lo que hace en la cinta. 

La historia de Joker es interesante, pero su tremendo esfuerzo por acaparar tantas temáticas y mensajes termina por diluir algunos de ellos, no logrando un impacto tan efectivo como la película misma quisiera. Entra en temáticas de desigualdad social, desigualdad económica, la obsesión por las celebridades, la salud mental, el sentimiento anti-autoritario y algunos logran tener una mejor ejecución que otros. Sus guiños al universo de Batman quedan sobrando y algunos se sienten forzados con personajes que fácilmente pudieron haber sido cambiados por nuevos, pero que no lo son para presentar una conexión y brindar por lo menos una ligera familiaridad al espectador, posicionándolo en un terreno conocido. Parece que la película se confunde en “ser o no ser” y queda en un limbo al cual se ata por su material de origen, hasta cierto punto. Algo que me gustaría añadir es que la cinta exige ser vista varias veces para lograr una disección y análisis totales, además de la conversación que abrirá será muy interesante. 

De la mano de una actuación tremenda de Joaquin Phoenix, Joker es una película que llega a cambiar los estatutos de lo que una cinta basada en cómics puede llegar a ser y a retar los límites de la narrativa. Aunque la historia no se encuentre a la par de la alucinante actuación de su actor principal, logra ser una cinta que reta al público, abre la conversación y presenta una faceta nueva de un personaje conocido.

Mi veredicto: 8/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 64/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 74%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.7/10

Es para ti si: Buscas un crudo estudio de personaje que te incomodará y retará.

Reseña: “Anna” o “Anna: El Peligro Tiene Nombre” (2019)

Dirección: Luc Besson

Guión: Luc Besson

Elenco: Sasha Luss, Luke Evans, Cillian Murphy y Helen Mirren

El cine de acción vive un momento importante, con franquicias que lo han vuelto a poner en el mapa, además de personajes de acción femeninos tomando un lugar cada vez más importante. En Anna, regresa un arquetipo de personaje ya conocido, pero que por medio de una forma inusual de contar su historia, buscará destacar.

Anna Poliatova (Sasha Luss) es una chica que esconde un secreto a donde sea que vaya: es una de las asesinas a sueldo más temidas por los gobiernos de todo el planeta. De la mano de Luc Besson (The Fifth Element) y con una forma particular de ensamblar su narrativa, Anna cuenta la historia de una femme fatale que buscará su libertad de la KGB a toda costa.

La dirección de Besson no es lo mejor de su carrera y esto deriva en problemas técnicos, como lo son pobres sincronizaciones de audio que resultan en golpes que suenan tiempo después de la acción o cortes de cámara abruptos en algunas de sus escenas, que terminan por provocar confusión en la audiencia. Eso sí, la pasión de Besson por contar una historia es notable y aunque emula elementos de La Femme Nikkita (1990)Anna también se nota influenciada por películas recientes como la franquicia de John Wick, Red Sparrow (2018) y Atomic Blonde (2017); respondiendo a una narrativa más actual.

La actuación de Sasha Luss como Anna es buena, siendo el suyo de los pocos personajes que reciben un desarrollo pleno y brindan un verdadero conocimiento de sus motivaciones, mientras que actuaciones como la de Cillian Murphy (Peaky Blinders) se ven reducidas por personajes acartonados, al igual que la de Luke Evans (Beauty and the Beast); no tenían mucho que hacer con personajes creados deficientemente. Por otro lado Helen Mirren se luce en su papel de Olga, importante elemento de la KGB, brindando una actuación tan entretenida como llena de su conocido talento.

Es en el guión en donde la película logra destacar; mantiene al público especulando, lo que hace que traté de descifrar el siguiente giro de la historia. Por medio de un método in medias res, que es cuando la narrativa empieza en un momento intenso de la historia para después regresar a un punto anterior y desenvolver todo, la cinta logra mantener un buen ritmo y elevar lo que de lo contrario podría ser una historia plana, todo esto mediante constantes retornos a momentos que pasaron fuera de cámara y dándoles una explicación que no se veía venir, terminando por armar un gran rompecabezas. 

En conclusión, Anna es una película con pocos personajes rescatables y un valor técnico que queda a deber, pero la forma de contar su historia la mantiene a flote y logra presentar una entretenida cinta de acción a base de intriga y plot twists creativos, aunque definitivamente no llega a revolucionar el género ni llegar a lo más alto de las películas de su estilo.

Mi veredicto: 6.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 59/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 36%

Rotten Tomatoes (promedio): 4.93/10

Vela si: Te gustan las películas de acción con protagonistas femeninas.

No la veas si: Lo tuyo no es el cine de acción.