Reseña: “Anna” o “Anna: El Peligro Tiene Nombre” (2019)

Dirección: Luc Besson

Guión: Luc Besson

Elenco: Sasha Luss, Luke Evans, Cillian Murphy y Helen Mirren

El cine de acción vive un momento importante, con franquicias que lo han vuelto a poner en el mapa, además de personajes de acción femeninos tomando un lugar cada vez más importante. En Anna, regresa un arquetipo de personaje ya conocido, pero que por medio de una forma inusual de contar su historia, buscará destacar.

Anna Poliatova (Sasha Luss) es una chica que esconde un secreto a donde sea que vaya: es una de las asesinas a sueldo más temidas por los gobiernos de todo el planeta. De la mano de Luc Besson (The Fifth Element) y con una forma particular de ensamblar su narrativa, Anna cuenta la historia de una femme fatale que buscará su libertad de la KGB a toda costa.

La dirección de Besson no es lo mejor de su carrera y esto deriva en problemas técnicos, como lo son pobres sincronizaciones de audio que resultan en golpes que suenan tiempo después de la acción o cortes de cámara abruptos en algunas de sus escenas, que terminan por provocar confusión en la audiencia. Eso sí, la pasión de Besson por contar una historia es notable y aunque emula elementos de La Femme Nikkita (1990)Anna también se nota influenciada por películas recientes como la franquicia de John Wick, Red Sparrow (2018) y Atomic Blonde (2017); respondiendo a una narrativa más actual.

La actuación de Sasha Luss como Anna es buena, siendo el suyo de los pocos personajes que reciben un desarrollo pleno y brindan un verdadero conocimiento de sus motivaciones, mientras que actuaciones como la de Cillian Murphy (Peaky Blinders) se ven reducidas por personajes acartonados, al igual que la de Luke Evans (Beauty and the Beast); no tenían mucho que hacer con personajes creados deficientemente. Por otro lado Helen Mirren se luce en su papel de Olga, importante elemento de la KGB, brindando una actuación tan entretenida como llena de su conocido talento.

Es en el guión en donde la película logra destacar; mantiene al público especulando, lo que hace que traté de descifrar el siguiente giro de la historia. Por medio de un método in medias res, que es cuando la narrativa empieza en un momento intenso de la historia para después regresar a un punto anterior y desenvolver todo, la cinta logra mantener un buen ritmo y elevar lo que de lo contrario podría ser una historia plana, todo esto mediante constantes retornos a momentos que pasaron fuera de cámara y dándoles una explicación que no se veía venir, terminando por armar un gran rompecabezas. 

En conclusión, Anna es una película con pocos personajes rescatables y un valor técnico que queda a deber, pero la forma de contar su historia la mantiene a flote y logra presentar una entretenida cinta de acción a base de intriga y plot twists creativos, aunque definitivamente no llega a revolucionar el género ni llegar a lo más alto de las películas de su estilo.

Mi veredicto: 6.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 59/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 36%

Rotten Tomatoes (promedio): 4.93/10

Vela si: Te gustan las películas de acción con protagonistas femeninas.

No la veas si: Lo tuyo no es el cine de acción.

Reseña: “Once Upon a Time in Hollywood” o “Había Una Vez en Hollywood” (2019)

Dirección: Quentin Tarantino

Guión: Quentin Tarantino

Elenco: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Emile Hirsch, Margaret Qualley, Timothy Olyphant, Austin Butler, Dakota Fanning, Bruce Dern y Al Pacino

Hay directores que aman el cine y esto es palpable en su trabajo; Quentin Tarantino es uno de ellos. Uno de los directores más icónicos de Hollywood, Tarantino es un hombre que vive y respira cine, lo cual se aprecia en sus icónicos personajes, su diálogo vivaz y su manera tan particular de contar historias.

En Once Upon a Time In Hollywood, novena película de Tarantino, Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), una antigua estrella de westerns televisivos, junto a su doble de acción y gran amigo, Cliff Booth (Brad Pitt), pelean por abrirse espacio y conseguir nuevos roles en un Hollywood constantemente cambiante, que ambos ya no parecen reconocer.

Quentin Tarantino se luce con una increíble dirección, un total entendimiento del campo en el que se encuentra trabajando y una carta de amor al Hollywood de los sesentas, incluyendo en la cinta tanto referencias como arquetipos de personajes de la misma, que resaltarán más para algunos miembros de la audiencia que para otros. La recreación de la época es pulcra y fascinante, envolviendo al espectador en una atmósfera fidedigna, desde el trabajo de vestuario hasta al de su soundtrack. Además, existen elementos técnicos extremadamente difíciles de producir que son llevados a cabo por Tarantino y su equipo de una gran forma, entre los que se encuentran recreaciones de productos audiovisuales de la época. 

Los nombres de Brad Pitt (Inglorious Basterds), Leonardo DiCaprio (Catch Me If You Can) y Margot Robbie (The Wolf of Wall Street) son más que suficientes para generar una expectativa actoral importante, la cual que se cumple. Aquí, los que se podría argumentar son los dos últimos actores con un star power real (DiCaprio y Pitt), que es la noción de que existen nombres que por si mismos, harán que las personas vayan a ver una película al cine. Ellos logran desenvolverse en una narrativa que los beneficia y les permite dar todo lo que su rango actoral les permite, presentando también una innegable química en sus escenas juntos. Sus personajes son bien estructurados de principio a fin, lo cual desafortunadamente no es el mismo caso con el personaje de Sharon Tate (Margot Robbie), quien recibe un poco tiempo en pantalla y sus motivaciones no son las más claras. Por supuesto, se podría argumentar que a ella la vemos por medio de un techo de cristal, una barrera entre la creciente estrella de Hollywood en contraste con el decadente Rick Dalton, pero un poco más de tiempo en pantalla habría podido darle mayor fortaleza al personaje.

El guión no es algo tradicional, sino una recapitulación de eventos y el seguimiento de los personajes, no necesariamente con un narrativa clara de principio a fin. Esto no funciona en su totalidad, ya que existen partes de la cinta, principalmente en su segundo acto, en la que divaga demasiado y lleva a callejones sin salida, con eventos que no tienen alguna repercusión cuando se aprecia la historia en su totalidad. Lo mejor de su guión son los diálogos tan bien escritos y estructurados, que son apoyados por las grandes actuaciones que los ejecutan. Eso sí, las poco más de dos horas y media de duración de la cinta pueden llegar a sentirse un poco pesadas.

En conclusión, Once Upon a Time In Hollywood, a pesar de no ser la mejor cinta de Tarantino, cuenta muy buenas actuaciones de sus actores principales, logra representar de manera fiel una época icónica en la historia de Hollywood y además le da un giro muy al estilo de las historias de su creador, quien es evidente, ama el cine en todo su esplendor.

Mi veredicto: 8/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 83/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 85%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.82/10

Vela si: Te interesa el trabajo de Tarantino y el de DiCaprio, Pitt y Robbie.

No la veas si: El cine de Tarantino nunca ha sido lo tuyo.

Reseña: “Avengers: Endgame” (2019)

Dirección: Anthony y Joe Russo

Guión: Christopher Markus y Stephen McFeely

Elenco: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Chris Evans, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Don Cheadle, Karen Gillan, Bradley Cooper, Brie Larson y Paul Rudd.

Once años nos han llevado hasta aquí; hacía la cúspide de uno de los proyectos cinematográficos más ambiciosos de la historia, como lo es el Universo Cinematográfico de Marvel, como lo son veintiún películas que nos han presentado personajes entrañables e historias que nunca creímos ver en la pantalla grande, mucho menos con el esplendor con el que han sido llevadas. No cabe duda, parte del viaje es su final.

En Avengers: Endgame, luego de los eventos de Avengers: Infinity War (2018), en donde Thanos (Josh Brolin) ha eliminado la mitad de la vida en el universo, los miembros restantes de los Vengadores se preparan para revertir las consecuencias de las acciones de Thanos, mientras tratan de sanar viejas heridas y se hacen de nuevos aliados, prometiendo una última ofensiva contra el Titán Loco por medio de un descabellado plan.

Antes que nada, Joe y Anthony Russo (Avengers: Infinity War) se lucen con la dirección de la película, sabiendo llevar a la pantalla un verdadero desenlace de una saga y brindando conclusiones satisfactorias a tramas que han tenido años tejiéndose. Fieles a su estilo, logran balancear la comedia con la acción de una forma efectiva, presentando momentos que se sienten orgánicos y fluyen muy bien con la trama de la cinta, además de lograr impactar hilos emocionales con el público que despiertan sentimientos profundos, resultado de los años de apego que han existido a estos personajes. 

La historia de Avengers: Endgame logra superar cualquier teoría de fans o que internet se haya inventado, logrando poner en pantalla una carta de amor y agradecimiento a los fans que han seguido este universo durante tantos años y películas, presentando momentos que aunque pueden ser clasificados como fan-service, son más que justificados y necesarios. El guión de Christopher Markus y Stephen McFeely, arquitectos detrás de grandes cintas del MCU como Captain America: The Winter Soldier (2014), logran llevar a la pantalla una historia tan compleja como lo es emotiva y gratificante. 

Difícil en el entorno de hoy el día, Avengers: Endgame toma riesgos que tal vez para algunas personas podrán pasar desapercibidos, pero que para otras presenta escenas que nunca se creyó ver en pantalla. Sí, su primera hora se encuentra repleta de exposición, construcción de cimientos emocionales y una gran dosis de información para el público, es en este momento cuando la película puede llegar a sentirse lenta y pesada, pero el cambio de tono de su segundo acto le da una bocanada de aire fresco, abriendo paso para un tercer acto simplemente épico e indescriptibleAvengers: Endgame llega a sentirse como tres películas en una sola, y aunque puede tener algunas fallas en su ritmo y cohesión, la montaña rusa de emociones que exalta es lo que la mantiene en una constante alza. Para los amantes de este universo, las poco más de tres horas se pasan como agua, pero para los no tan familiarizados, pueden sentirse excesivas. 

La música de la cinta es algo que me gustaría resaltar, ya que Alan Silvestri logra reunir once años de temas musicales en piezas poéticas que logran reflejar los sentimientos que el público experimenta y además alimentarlos, logrando un festín de emociones. Otro de los grandes aciertos de la cinta es la excepcional realización de sus escenas de acción, las cuales a pesar de su gran escala, no llegan a propiciar que el público llegue a perderse en medio de todo lo que pasa en pantalla. 

Marvel claramente se ha guardado lo mejor de lo mejor para este capítulo final, logrando presentar más de una década de storytelling en tres horas ambiciosas y sumamente sentimentales, y algo sumamente difícil en el cine de superhéroes; una conclusión tangible y verdadera para varios de sus personajes más importantes. Avengers: Endgame funciona perfectamente como el cierre de una saga que ha trascendido al cine de superhéroes y ha cambiado la industria del cine para siempre, y a pesar de que en un par de meses veremos lo que es el final de la Fase 3 del Universo de Marvel en Spider-Man: Far From HomeAvengers: Endgame es ese clímax narrativo y ese capítulo final que merecía la llamada Saga del Infinito.

Vela si: Has seguido las películas de Marvel desde el lanzamiento de Iron Man en 2008.

No la veas si: Lo tuyo no son las películas de superhéroes o no te encuentras muy familiarizado con los personajes.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 77/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 95%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.3/10

Reseña: “Bumblebee” (2018)

Dirección: Travis Knight

Guión: Christina Hodson

Elenco: Hailee Steinfeld, John Cena, Jorge Lendeborg Jr., John Ortiz, Jason Drucker y Pamela Adlon

Así de simple: la saga de Transformers nunca ha sido de mi agrado. La franquicia liderada por Michael Bay, a lo largo de sus ya cinco entregas, nunca ha parado de ser un sobresaturación de explosiones, con personajes huecas, clichés sumamente repetitivos y con películas que nunca han logrado resaltar; eso sí, han hecho dinero (y muchísimo). Cuando me enteré de los planes para traer un spin-off como “Bumblebee”, lo primero que me llamó la atención fue el nombramiento de Travis Knight como líder del proyecto, un excelente director y animador, quien le dio forma a “Kubo and the Two Strings” (2016), una de las mejores películas del estudio de animación Laika.

En “Bumblebee”, el Autobot del mismo nombre se ve obligado a refugiarse en la Tierra en el año 1987, terminando en una pequeña ciudad costera de California. Charlie Watson (Hailee Steinfeld) descubrirá su presencia, creyendo que es un antiguo automóvil. Sin embargo, cuando intente repararlo, descubrirá que el pequeño auto amarillo es mucho más de lo que pensaba.

En su dirección, Travis Knight logra evocar perfectamente a los ochentas y a su magia, incluyendo grandes éxitos musicales de la época y además añade un lenguaje cinematográfico que hace recordar a clásicos como “E.T. the Extra-Terrestrial (1982) o “The Iron Giant” (1999). Knight logra algo hasta ahora imposible en el universo de Transformers, que es brindarle levedad a la película y aminorar su escala. Se añade un humor que a pesar de no siempre ser completamente efectivo, funciona bien en los momentos adecuados. Uno de los mayores encantos de la película es que circula alrededor de la amistad que se forja entre el personaje de Steinfeld y Bumblebee, la cual se vuelve el hilo emocional crucial de la cinta y en lo principal, más allá de las escenas de acción o persecuciones.

La actuación de Hailee Steinfeld es de aplaudirse, ya que siempre logra presentar los momentos más dramáticos y emotivos de una forma perdurable. Lo más impactante y uno de los elementos que más llaman mi atención es el hecho de que se encuentra actuando frente a nada, ya que el personaje de Bumblebee es completamente realizado de manera digital. Steinfeld, después de prestar su voz como Spider-Gwen en “Spider-Man: Into the Spider-Verse”, prueba que está teniendo un increíble cierre de año, y se perfila como una de las actrices a seguir en el 2019. John Cena (Blockers) como Jack Burns funciona en los momentos en que le toca brillar, a pesar de que algunos de sus chistes no funcionan.

El guión, a cargo de Christina Hodson (Unforgettable) logra brindar algo más que la franquicia de Transformers nunca había visto hasta el momento, que son personajes tridimensionales. Vemos a Charlie Watson luchar por conseguir lo que quiere, reconstruir su vida y entablar una intima amistad con Bumblebee. La historia se tiñe de momentos emotivos y otros de adrenalina pura, que ayudan a progresar un arco satisfactorio para sus personajes principales. Aún más importante, es que la película efectivamente hace que el espectador sienta algo hacía los personajes, que le importen, brindándole corazón; algo que las películas de Bay nunca lograron. Su historia no es demasiado complicada y no trata de ser más de lo que debería, lo cual es un contraste celebrado

Visualmente, la película es exitosa, dejando del lado la estética visual de un exceso de explosiones y peleas entre robots gigantes en donde no se puede distinguir entre bandos. Dentro de su reducción de personajes alienígenas, se puede apreciar un mayor cuidado en su realización y caracterización, volviéndolos únicos. Su estética es limpia y ordenada, además de las ya mencionadas escenas de acción que reducen su escala pero que logran un impacto visual más efectivo. 

Bumblebee regresa a la vida a la saga de Transformers y la salva de una muerte anunciada por medio de un nuevo ritmo de cinta, una concentración en la relación humano-máquina que la primera entrega de Bay tuvo un poco de, pero que no logró explotar de una manera adecuada. Sin lugar a dudas es la mejor película del universo de Transformers hasta la fecha y aunque contiene elementos familiares a aquellos de películas ya vistas, se convierte en la película de Transformers que todo mundo quería ver desde un principio.

Vela si: Te consideras dispuesto a darle una nueva oportunidad a la saga de Transformers.

No la veas si: Lo tuyo nunca ha sido lo ochentero ni la nostalgia que trae la época.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 66/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 94%

Rotten Tomatoes (promedio): 7.1/10