Reseña: “Abominable” o “Un Amigo Abominable” (2019)

Dirección: Jill Culton

Guión: Jill Culton

Elenco: Chloe Bennet, Albert Tsai, Tenzing Norgay Trainor, Eddie Izzard, Sarah Paulson, Tsai Chin y Michelle Wong

La carrera de Jill Culton es fascinante; una animadora que trabajó en títulos como Toy Story (1997), A Bug’s Life (1998) y Shrek (2001) como artista de storyboards, desarrolladora visual en Monster’s Inc (2001) y directora en Open Season (2006). Ahora, en Abominable Un Amigo Abominable, Culton se desempeña tanto como directora como guionista, trayendo a la pantalla una producción de Dreamwork Studios y Pearl Studio, productora localizada en China.

Yi (Chloe Bennett) es una adolescente más en la enorme ciudad de Shanghai. Un día, se encuentra a un joven yeti en la azotea de su edificio. La supuestamente “abominable” criatura, que se ha escapado del laboratorio donde estaba encerrado, está siendo buscada por toda la ciudad. Junto con sus ingeniosos amigos Jin y Peng, Yi decide ayudarle a huir, le bautizan como “Everest” y los cuatro se embarcan en una increíble aventura para reunir a la mítica criatura con su familia en el pico más alto del mundo. 

La dirección de Jill Cultron es buena y se nota una intrínseca conexión con la historia, beneficiándose la película por su rol tanto de guionista como de directora. Aunque el ritmo llega a detenerse por momentos, en búsqueda de alguna situación cómica o para brindar exposición necesaria para los miembros más pequeños del público, se entiende por el tipo de público al que tiene en mente de forma primordial, como lo es el infantil, pero nunca sacrifica demasiado en su cometido. 

Su historia, aunque puede caer en una estructura familiar por momentos, presenta una visión que se ve sumamente beneficiada por el escenario en donde la cinta toma lugar: China. Se convierte en una introspección de una cultura diferente pero desde la visión de sus propias personas, aquellas que la viven diariamente, y no de un personaje ajeno a su ella, lo cual es visto constantemente en diferentes películas por medio de un white savior mesiánico que llega a solucionar todos los problemas. Uno de mis aspectos favoritos de la película es la universalidad de sus mensajes y de sus temáticas: la amistad, el respeto a la naturaleza y la familia, logrando resonar con el público sin importar de dónde sea, pero presentándolo por medio de personajes que no han sido lo suficientemente representados en pantalla, como lo es la comunidad asiática. Sí, la cinta busca llegar a un mercado más amplio como lo es el chino, pero en ello continúa con la tendencia actual de mostrar historias desde otras visiones, lo cual es importante y aporta a la expansión de historias, de encontrar nuevas interpretaciones de la realidad y de hacer que la industria crezca cada vez más. Es una película que chicos y grandes podrán disfrutar, tomar sus diferentes mensajes y ver reflejada una cultura diferente en pantalla.

Mi veredicto: 7/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 61/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 80%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.7/10

Es para ti si: Buscas una película que podrá disfrutar toda la familia, en donde cada miembro podrá tomar una lección diferente.

Reseña: “Spider-Man: Into the Spider-Verse” o “Spider-Man: Un Nuevo Universo” (2018)

Dirección: Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman

Guión: Phil Lord y Rodney Rothman

Elenco: Shameik Moore, Hailee Steinfeld, Mahershala Ali, Jake Johnson, Liev Schreiber, Brian Tyree Henry, Luna Lauren Velez y Lily Tomlin

Spider-Man siempre ha sido un personaje cautivante y personalmente, mi favorito. Es un héroe con el que mucha gente se puede identificar, y me incluyo, alguien que tiene problemas del día a día, contratiempos cotidianos y que trata de vivir una vida normal, a diferencia de muchas otros héroes. Las películas del arácnido han tenido sus puntos altos y bajos, con excelentes entregas como “Spider-Man 2” (2004) de Sam Raimi o “Spider-Man: Homecoming” (2017), parte del Universo Cinematográfico de Marvel, ambas respetando la esencia del personaje y brindándole una gran adaptación a la pantalla grande. Por el otro lado, ha habido películas como “Spider-Man 3” (2007) o “The Amazing Spider-Man 2” (2014), las cuales perdieron su rumbo y terminaron por terminar sus respectivas sagas antes de tiempo.

En “Spider-Man: Into the Spider-Verse”, en un universo paralelo donde Peter Parker ha muerto, Miles Morales se enfrentará a los retos de convertirse en el nuevo Spider-Man. Sin embargo, cuando Wilson Fisk, mejor conocido como Kingpin, construye el “Super Colisionador”, trae a una versión alternativa de Peter Parker que tratará de enseñarle a Miles como ser un mejor Spider-Man. Pero no será el único arácnido en entrar a este universo, ya que cuatro versiones alternas del arácnido aparecerán y buscarán regresar a su universo antes de que toda la realidad colapse.

Phil Lord y Chris Miller (The LEGO Movie) producen una película que logra evocar la grandiosidad del personaje, y en este caso, personajes, además de lograr darle algo muy importante, algo que muchas películas de superhéroes se olvidan: corazón. La dirección de Bob PersichettiPeter RamseyRodney Rothman es fenomenal, combinando un gran número de personajes de una forma sumamente efectiva, dandole a cada uno la importancia requerida y logrando que el público conecte con ellos. Para un importante sector de la audiencia, este es el primer contacto con personajes como Spider-Gwen o Spider-Man Noir, pero la película logra introducirlos de una manera orgánica y otorgándole momentos importantes a cada versión del personaje.  

La historia es sumamente entretenida y cautivante, teniendo elementos del pasado, presente y futuro del héroe creado por Stan Lee y Steve Ditko, mostrando lo mejor que ha tenido que ofrecer a lo largo de los años, convirtiéndose en un gran tributo a lo largo de todas sus iteraciones, con grandes cameos incluidos (uno en especial con lágrima garantizada). El guión se siente fresco y atrevido, con una libertad artística que las películas animadas facilitan y decisiones dentro de la narrativa que sorprenden gratamente, siempre llevando la historia hacía adelante. La película tiene un gran número de elementos, pero nunca llega a sentirse saturada, principalmente debido al gran trabajo de dirección y al equilibrio de la narrativa. 

El estilo de animación es único y creativo, verdaderamente asimilando las características de un cómic y transportándolo a la pantalla con grandes resultados. Las viñetas y diálogos propias de un cómic se encuentran presentes y nunca hacen que el espectador pierda la atención de lo que sucede en pantalla, sino que la aumenta. Los visuales son simplemente arte en movimiento, mostrando inmediatamente las incontables horas de trabajo que hubo detrás de la película. Con sus temáticas de arte urbano y un excelente manejo de su paleta de colores, la película se acerca mucho a la sensación que evoca un cómic en todo su esplendor y trae sus páginas a la vida.

En conclusión, “Spider-Man: Into the Spider-Verse” es una bocanada de aire fresco al cine de superhéroes, un grandioso tributo a uno de los superhéroes más importantes en la historia de la cultura pop, una narrativa que logra tocar sentimientos con los que cualquiera se puede relacionar y un festín visual sin precedentes. De una forma, es una película que hace sentir a la audiencia como si ellos fueran también superhéroes. 

Vela si: Te gusta el personaje de Spider-Man y las buenas películas animadas.

No la veas si: Spider-Man nunca ha sido un personaje que te ha llamado la atención.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 83/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 99%

Rotten Tomatoes (promedio): 9/10