Reseña: “Spider-Man: Into the Spider-Verse” o “Spider-Man: Un Nuevo Universo” (2018)

Dirección: Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman

Guión: Phil Lord y Rodney Rothman

Elenco: Shameik Moore, Hailee Steinfeld, Mahershala Ali, Jake Johnson, Liev Schreiber, Brian Tyree Henry, Luna Lauren Velez y Lily Tomlin

Spider-Man siempre ha sido un personaje cautivante y personalmente, mi favorito. Es un héroe con el que mucha gente se puede identificar, y me incluyo, alguien que tiene problemas del día a día, contratiempos cotidianos y que trata de vivir una vida normal, a diferencia de muchas otros héroes. Las películas del arácnido han tenido sus puntos altos y bajos, con excelentes entregas como “Spider-Man 2” (2004) de Sam Raimi o “Spider-Man: Homecoming” (2017), parte del Universo Cinematográfico de Marvel, ambas respetando la esencia del personaje y brindándole una gran adaptación a la pantalla grande. Por el otro lado, ha habido películas como “Spider-Man 3” (2007) o “The Amazing Spider-Man 2” (2014), las cuales perdieron su rumbo y terminaron por terminar sus respectivas sagas antes de tiempo.

En “Spider-Man: Into the Spider-Verse”, en un universo paralelo donde Peter Parker ha muerto, Miles Morales se enfrentará a los retos de convertirse en el nuevo Spider-Man. Sin embargo, cuando Wilson Fisk, mejor conocido como Kingpin, construye el “Super Colisionador”, trae a una versión alternativa de Peter Parker que tratará de enseñarle a Miles como ser un mejor Spider-Man. Pero no será el único arácnido en entrar a este universo, ya que cuatro versiones alternas del arácnido aparecerán y buscarán regresar a su universo antes de que toda la realidad colapse.

Phil Lord y Chris Miller (The LEGO Movie) producen una película que logra evocar la grandiosidad del personaje, y en este caso, personajes, además de lograr darle algo muy importante, algo que muchas películas de superhéroes se olvidan: corazón. La dirección de Bob PersichettiPeter RamseyRodney Rothman es fenomenal, combinando un gran número de personajes de una forma sumamente efectiva, dandole a cada uno la importancia requerida y logrando que el público conecte con ellos. Para un importante sector de la audiencia, este es el primer contacto con personajes como Spider-Gwen o Spider-Man Noir, pero la película logra introducirlos de una manera orgánica y otorgándole momentos importantes a cada versión del personaje.  

La historia es sumamente entretenida y cautivante, teniendo elementos del pasado, presente y futuro del héroe creado por Stan Lee y Steve Ditko, mostrando lo mejor que ha tenido que ofrecer a lo largo de los años, convirtiéndose en un gran tributo a lo largo de todas sus iteraciones, con grandes cameos incluidos (uno en especial con lágrima garantizada). El guión se siente fresco y atrevido, con una libertad artística que las películas animadas facilitan y decisiones dentro de la narrativa que sorprenden gratamente, siempre llevando la historia hacía adelante. La película tiene un gran número de elementos, pero nunca llega a sentirse saturada, principalmente debido al gran trabajo de dirección y al equilibrio de la narrativa. 

El estilo de animación es único y creativo, verdaderamente asimilando las características de un cómic y transportándolo a la pantalla con grandes resultados. Las viñetas y diálogos propias de un cómic se encuentran presentes y nunca hacen que el espectador pierda la atención de lo que sucede en pantalla, sino que la aumenta. Los visuales son simplemente arte en movimiento, mostrando inmediatamente las incontables horas de trabajo que hubo detrás de la película. Con sus temáticas de arte urbano y un excelente manejo de su paleta de colores, la película se acerca mucho a la sensación que evoca un cómic en todo su esplendor y trae sus páginas a la vida.

En conclusión, “Spider-Man: Into the Spider-Verse” es una bocanada de aire fresco al cine de superhéroes, un grandioso tributo a uno de los superhéroes más importantes en la historia de la cultura pop, una narrativa que logra tocar sentimientos con los que cualquiera se puede relacionar y un festín visual sin precedentes. De una forma, es una película que hace sentir a la audiencia como si ellos fueran también superhéroes. 

Vela si: Te gusta el personaje de Spider-Man y las buenas películas animadas.

No la veas si: Spider-Man nunca ha sido un personaje que te ha llamado la atención.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 83/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 99%

Rotten Tomatoes (promedio): 9/10

 

Reseña: “Justice League” (2017)

Justice League 

Dirección: Zack Snyder

Guión: Chris Terrio, Joss Whedon y Zack Snyder

Elenco: Ben Affleck, Henry Cavill, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa y Ray Fisher.

2017 ha sido un gran año para las películas de superhéroes. En mi opinión, hemos visto dos de las mejores del género este año: “Logan” y “Wonder Woman”. Son películas que abren la brecha para algo nuevo y que cambian las reglas del juego. Son un antes y un después.

Para cerrar el año, llega “Justice League”. Es importante recordar que la película cuenta con el trabajo de dos directores, ya que Zack Snyder (Batman v Superman: Dawn of Justice) dejo el proyecto en mayo de este año debido a graves problemas personales, dejando las riendas de post-producción a Joss Whedon (The Avengers), quien además añadió algunas escenas. A pesar de esto, el crédito principal de director sigue siendo de Zack Snyder.

En un mundo de luto por la muerte de Superman, Bruce Wayne (Ben Affleck), junto a Diana Prince (Gal Gadot), deberán armar un equipo para contrarrestar el ataque de un ser de otro mundo y su ejército, que busca acabar con la Tierra como la conocemos.

La película tiene una gran virtud: sus personajes. La dinámica del equipo es excelente, con los personajes de antaño mostrando una gran dinámica. Las actuaciones son buenas, con Jason Momoa (Game of Thrones) y principalmente Ezra Miller (The Perks of Being a Wallflower) brillando excepcionalmente en sus papeles. Miller no es el Barry Allen tradicional, pero sus líneas de diálogo únicas y sus excelente timing cómico le dan una frescura bienvenida a un universo que abusa de lo oscuro. Gal Gadot (Wonder Woman) una vez más demuestra sus aptitudes como la Amazona y el porqué este papel es suyo, en menos de cinco meses desde la última vez que la vimos en pantalla. Ben Affleck (The Town) como Batman una vez más silencia críticos del casting y brilla en pantalla, aunque con los rumores de su posible salida de la franquicia, puede ser una de las últimas veces que lo veamos como el icónico personaje. La sorpresa de la película es Ray Fisher, un relativo desconocido que interpreta a Cyborg de una gran manera y que logra conectar con el personaje.

La mano de Snyder se aprecia en el aspecto visual de la película, mostrando tomas impresionantes. Las escenas en slow motion de la película son increíbles. Las escenas añadidas por Whedon se pueden diferenciar y son bienvenidas debido a su humor, además de que el cambio de tono no es tan agresivo. La paleta de colores cambia para la película, pasando de los tonos opacos, con baja saturación y carentes de esperanza de “Batman v Superman” a tonos más vivos, colores más brillantes y un sentimiento general de esperanza. Se nota un cambio, y  un cambio necesario. Desde estructuración, ritmo y hasta visuales; y aunque no es suficiente, es un paso en la dirección correcta.

La película carece de una narrativa coherente, con saltos de edición demasiado extraños y que llevan a los personajes de punto A a punto B sin una explicación lo suficientemente razonable. En resumen, las cosas simplemente pasan como pasan, porque así están escritas, no porque sean lo mejor para la historia. Uno de sus mayores problemas es su villano, el cual es poco desarrollado, genérico y sin una motivación real. Además, el CGI en él no es de lo mejor y por momentos se ve como un villano de videojuego.

Otro problema de la película es su duración: 120 minutos. Para una película con cuatro personajes que no han recibido su propia película, es muy poco tiempo para lograr crear un desarrollo de personaje eficiente. Principalmente durante el primer acto, se puede apreciar la rapidez con la que los eventos ante nosotros se desenvuelven.

En conclusión, “Justice League” es un paso en la dirección correcta para DC, una corrección necesaria y un buen ensamble de personajes. A pesar de ello, no se pueden dejar pasar los problemas de edición, el villano poco desarrollado y la trama débil.

Vela si: Las películas de superhéroes y las popcorn flicks son lo tuyo. Aunque no aporta nada nuevo, es la primera vez que vemos a la Liga de la Justicia en pantalla y eso no es de perderse.

No la veas si: Las películas de superhéroes no son lo tuyo y buscas algo un poco más profundo en una ida al cine.

Mi veredicto: 6.8/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 46

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 40%

Rotten Tomatoes (promedio): 5.3/10