Reseña: “Jurassic World: Fallen Kingdom” o “Jurassic World: El Reino Caído” (2018)

Dirección: J.A Bayona

Guión: Colin Trevorrow y Derek Connolly

Elenco:  Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Rafe Spall, Justice Smith y Daniella Pineda

“¿Recuerdas la primera vez que viste un dinosaurio?” – dice el personaje de Bryce Dallas HowardClaire Dearing, en el primer traíler de Jurassic World: Fallen Kingdom. Inmediatamente, el pensamiento a una de mis películas favoritas llega, Jurassic Park (1993), cinta que marcó un antes y un después en el uso de efectos visuales, logrando ilusionar a audiencias alrededor del mundo con sus dinosaurios, y creando un fenómeno mundial que, hasta el momento, ha derivado en cuatro secuelas.

En Jurassic World: Fallen Kingdom, el volcán durmiente de la Isla Nublar se convierte en uno activo, amenazando con explotar en cualquier momento y terminar con la vida de las criaturas prehistóricas que la habitan. Los personajes que conocimos en Jurassic World (2015), Owen Grady (Chris Pratt) y Claire Dearing (Bryce Dallas Howard), son buscados por un inversionista que busca salvar a la mayor cantidad de dinosaurios de la isla. Detrás de su expedición, podrían encontrarse un siniestro plan que alteraría el orden de la vida como la conocemos.

Antes que nada, la dirección del español, J.A Bayona (The Impossible, The Orphanage) logra elevar la película ante su predecesora, Jurassic World, en materia visual. La película luce pulida, especialmente en sus primeros minutos, los cuales son de los mejores de toda la franquicia. El cuidado técnico que Bayona le da a sus producciones es tangible, con secuencias majestuosas y un lenguaje visual fresco para la saga, especialmente en su tercer acto.

Desafortunadamente, en cuanto a guión, la película no se encuentra a la par de sus características visuales. Una historia desordenada, que poco a poco decrece y resta coherencia a los eventos en pantalla, crea confusión y hace cuestionar excesivamente las decisiones de los personajes. La película toma una decisión osada justo a la mitad, convirtiéndose en otro tipo de historia y girando sobre si misma; una sentencia que no la favorece en lo absoluto. Los elementos de terror en el tercer acto de la película pueden llegar a ser interesantes, pero no son suficientes para mantener a flote una historia incoherente y con importantes huecos narrativos.

Uno de los mayores problemas de la película son sus personajes, los cuales se mantienen unidimensionales y blandos, con un nulo desarrollo a lo largo de la cinta. Lo mismo sucede con las nuevas adiciones al elenco, siendo personajes que no agregan mucho a la trama y terminan por ser tediosos en momentos. Además, los villanos son un problema importante, asimilando una caracterización caricaturesca y motivaciones pobremente expuestas, las cuales ya han sido vistas en muchas otras películas. Una de las mayores virtudes de la película original, Jurassic Park, era que a pesar de contar con la importante presencia de los dinosaurios, la historia aún así se mantenía alrededor de sus personajes como Alan Grant y Ellie Sattler, los cuales cambian a lo largo de la película y no salen de la isla con la misma perspectiva, se les brindan motivaciones claras y un desarrollo a lo largo de la historia; esto no ha sucedido en ninguna de las secuelas.

La historia de Jurassic World: Fallen Kingdom trata de concentrarse en un dilema ético sobre la vida de los dinosaurios, pero este interesante tema se ve opacado por una serie de situaciones demasiado convenientes, las cuales se sienten como un rompecabezas que no embona y terminan por crear una película que no siempre sabe lo que es. De igual forma, la película se siente como un puente narrativo, casi como que tuviera que suceder forzosamente para llevar a Jurassic World a una tercera entrega.

En conclusión, Jurassic World: Fallen Kingdom es estilo sobre sustancia, con una historia que conflictúa con el canon de Jurassic Park, presenta personajes poco interesantes y con los cuales el público no se puede relacionar. Desafortunadamente, la historia no se encuentra a la par de su gran estética visual y majestuosidad en cuanto a cinematografía.

Vela si: Eres muy fan tanto de Jurassic Park como de Jurassic World, además del trabajo anterior de su director, J.A Bayona. 

No la veas si: Atesoras firmemente la entrega original de Jurassic Park como la única película de esta franquicia y sus secuelas nunca te han gustado; Fallen Kingdom no es para ti.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 51/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 50%

Rotten Tomatoes (promedio): 5.7/10

 

Reseña: “Passengers” (2016)

Jennifer Lawrence y Chris Pratt, dos nombres que inmediatamente llaman la atención en una producción, y que tan sólo con esos talentos, podría llegar a ser algo magnífico, original y relevante. El guión de “Passengers” duró alrededor de 10 años en The Black List, que es una compilación de guiones no producidos en Hollywood. Con dos nombres como Lawrence y Pratt, un guión considerado brillante y un presupuesto de 110 millones de dólares, uno pensaría que tiene todo para triunfar.

“Passengers”, dirigida por Morten Tyldum (“The Imitation Game”) nos cuenta la historia de dos pasajeros al bordo del Avalon, una nave en un viaje de 120 años desde la Tierra a un nuevo planeta, el cual será colonizado por sus tripulantes. Debido a un mal funcionamiento de la nave, nuestros protagonistas son despertados 90 años antes de llegar a su destino.

La historia de “Passengers”, en un principio, es intrigante aunque familiar, con la temática de la soledad en el espacio y la incertidumbre de ser el único en un ambiente controlado. Durante su primer acto, la película promete y muestra lo mejor que tiene, para después ir poco a poco perdiendo su credibilidad y las carencias de su guión. La química entre Lawrence y Pratt es innegable, con algunos tintes de dialogo interesante, aunque no logran sobreponerse a una historia que carece de algún elemento nuevo y que cambie el status quo.

Visualmente, la película funciona, con escenarios espaciales, tomas e interiores increíblemente detallados, destacando una escena con carencia de gravedad, en donde los visuales de la película son espectaculares. Pero el mayor problema de la película se encuentra en su historia, la cual no sabe lo qué es y nos lleva por diferentes tipos de géneros a lo largo de su narrativa. En su primer acto, la película aborda temas de soledad, en el segundo se convierte en un romance y en el tercero se convierte en un thriller hollywoodense más con algunas escenas de acción que terminan por opacar una temática interesante y un dilema moral que en realidad debió haber sido el tema central de la película.

“Passengers” sufre de la tendencia actual, en donde es necesario agregar acción y grandes efectos especiales para vender algo y deja detrás innumerables oportunidades desaprovechadas en su historia. Justo cuando algo parece tornarse interesante y dar un giro, el guión se acobarda y nos da algo ya visto, convirtiéndose en una mezcla de películas ya vistas. En su tercer acto, la película pierde sus riendas por completo, no dando lo que prometió desde un principio y dejando una sensación insatisfactoria. Progresivamente, la historia pierde interés y se convierte en una película más.

En conclusión, “Passengers” es una película con una premisa interesante, buenas actuaciones, pero con un guión que no se atreve a tomar riesgo alguno. Después de ofrecer preguntas interesantes en un principio, no se atreve explorar y decide ir por la ruta más fácil, una transitada por muchas otras películas.

Mi veredicto: 5.5/10

Vela si: Te gustan las películas con elementos de ciencia ficción, romance y disfrutas del trabajo de los dos actores principales.

No la veas si: Buscas un cambio en la temática de los blockbusters, porque no lo ofrece.