Reseña: “Brightburn: Hijo de la Oscuridad” (2019)

Dirección: David Yarovesky

Guión: Mark Gunn y Brian Gunn

Elenco: Elizabeth Banks, David Denman, Jackson A. Dunn, Matt Jones y Meredith Hagner

Las historias “What If…” de los cómics siempre me han parecido sumamente interesantes; historias que cuentan lo que pudo haber pasado si ciertos eventos hubieran transcurrido de una forma diferente, resultando en consecuencias que le dan giros de trescientos sesenta grados a lo que ya conocemos.

Todos conocemos la historia de Superman, un ser del planeta Krypton que aterriza en Kansas, donde es adoptado por un padre y una madre sin hijos, quienes crían a quien cambiaría al mundo por medio de verdad y justicia. Ahora, ¿qué pasaría si Superman no quisiera ayudar a la humanidad, sino que fuera un ser determinado a tomar el mundo? Pues de eso va Brightburn, película producida por James Gunn (Guardians of the Galaxy) y dirigida por David Yarovesky (The Hive). En Brightburn, Tori (Elizabeth Banks) y Kyle (David Denman), encuentran respuesta a sus plegarias con la llegada de un misterioso bebé de otro mundo. Al momento de llegar a su pubertad, Brandon (Jackson A. Dunn) se convertirá en una amenaza para los que lo rodean y para el mundo entero.

En su dirección, David Yarovesky incorpora elementos visuales y narrativos del horror conocidos, que logran entremezclarse con los del cine de superhéroes y presentar una idea fresca y atrevida, pero que no logra encajar las vastas piezas de su engranaje en su totalidad. Eso sí, uno de las mayores virtudes de la película son los manejos de tomas que lleva y sus elementos técnicos, las cuales logran transmitir las emociones de los personajes de una buena forma y permiten el desarrollo de una historia con elementos del cine de superhéroes sin la necesidad de un presupuesto masivo. De la misma forma, sus momentos de horror son bien ejecutados y bienvenidos. 

La actuación de Jackson A. Dunn, a quien pudimos ver por unos segundos en Avengers: Endgame es fenomenal, y verdaderamente hace que a uno se le pongan los pelos de punta en su representación, a pesar de que la historia y el giro consiguiente de su personaje pasan de una manera demasiado apresurada, con motivaciones que aparecen de una forma abrupta. Elizabeth Banks y David Denman como sus padres brindan actuaciones que no se encuentran a la par de las de Dunn, quien seguramente tiene un futuro brillante en la industria.

La historia de la cinta es uno de sus mayores problemas, ya que sus noventa minutos se sienten demasiado cortos para lograr presentar personajes tridimensionales y con los cuales se podría lograr una conexión. La cinta no se toma el tiempo necesario de cimentar las relaciones de sus personajes para lograr un impacto efectivo en el momento de su giro narrativo principal. A pesar de ello, la historia destaca por su intención de brindar otra perspectiva al género de superhéroes y buscar brindarle frescura en una época de auge, pero por otro lado, donde las historias comienzan a sentirse repetitivas; Brightburn funciona como algo nuevo. 

En conclusión, Brightburn presenta una mirada fresca a un género que puede llegar a convertirse en un campo saturado y con historias estáticas, pero no logra su máximo potencial por su guión poco desarrollado y su falta de identidad, aunque su propuesta es muy interesante y su personaje principal intrigante.

Vela si: Buscas una propuesta nueva con cine de superhéroes y terror, ya que definitivamente presenta algo diferente y atrevido.

No la veas si: Lo tuyo nunca ha sido el cine de terror o slasher, porque sí tiene suficientes elementos de estos géneros.

Mi veredicto: 6/10

 

Reseña: “Passengers” (2016)

Jennifer Lawrence y Chris Pratt, dos nombres que inmediatamente llaman la atención en una producción, y que tan sólo con esos talentos, podría llegar a ser algo magnífico, original y relevante. El guión de “Passengers” duró alrededor de 10 años en The Black List, que es una compilación de guiones no producidos en Hollywood. Con dos nombres como Lawrence y Pratt, un guión considerado brillante y un presupuesto de 110 millones de dólares, uno pensaría que tiene todo para triunfar.

“Passengers”, dirigida por Morten Tyldum (“The Imitation Game”) nos cuenta la historia de dos pasajeros al bordo del Avalon, una nave en un viaje de 120 años desde la Tierra a un nuevo planeta, el cual será colonizado por sus tripulantes. Debido a un mal funcionamiento de la nave, nuestros protagonistas son despertados 90 años antes de llegar a su destino.

La historia de “Passengers”, en un principio, es intrigante aunque familiar, con la temática de la soledad en el espacio y la incertidumbre de ser el único en un ambiente controlado. Durante su primer acto, la película promete y muestra lo mejor que tiene, para después ir poco a poco perdiendo su credibilidad y las carencias de su guión. La química entre Lawrence y Pratt es innegable, con algunos tintes de dialogo interesante, aunque no logran sobreponerse a una historia que carece de algún elemento nuevo y que cambie el status quo.

Visualmente, la película funciona, con escenarios espaciales, tomas e interiores increíblemente detallados, destacando una escena con carencia de gravedad, en donde los visuales de la película son espectaculares. Pero el mayor problema de la película se encuentra en su historia, la cual no sabe lo qué es y nos lleva por diferentes tipos de géneros a lo largo de su narrativa. En su primer acto, la película aborda temas de soledad, en el segundo se convierte en un romance y en el tercero se convierte en un thriller hollywoodense más con algunas escenas de acción que terminan por opacar una temática interesante y un dilema moral que en realidad debió haber sido el tema central de la película.

“Passengers” sufre de la tendencia actual, en donde es necesario agregar acción y grandes efectos especiales para vender algo y deja detrás innumerables oportunidades desaprovechadas en su historia. Justo cuando algo parece tornarse interesante y dar un giro, el guión se acobarda y nos da algo ya visto, convirtiéndose en una mezcla de películas ya vistas. En su tercer acto, la película pierde sus riendas por completo, no dando lo que prometió desde un principio y dejando una sensación insatisfactoria. Progresivamente, la historia pierde interés y se convierte en una película más.

En conclusión, “Passengers” es una película con una premisa interesante, buenas actuaciones, pero con un guión que no se atreve a tomar riesgo alguno. Después de ofrecer preguntas interesantes en un principio, no se atreve explorar y decide ir por la ruta más fácil, una transitada por muchas otras películas.

Mi veredicto: 5.5/10

Vela si: Te gustan las películas con elementos de ciencia ficción, romance y disfrutas del trabajo de los dos actores principales.

No la veas si: Buscas un cambio en la temática de los blockbusters, porque no lo ofrece.

Reseña: “Fantastic Beasts and Where to Find Them” (2016)

Hace más de 5 años que las audiencias del mundo visitaron por última vez el universo de Harry Potter en una sala de cine. La saga marcó, sin duda, una época en el cine. Ahora, es momento de adentrarnos en un nuevo capítulo del mundo mágico, situado 70 años antes. “Fantastic Beasts and Where to Find Them” nos cuenta la historia de Newt Scamander (Eddie Redmayne), un zoólogo mágico que llega a la ciudad de Nueva York con una maleta llena de animales fantásticos y se adentra en la comunidad de magos de Estados Unidos.

La película no es una precuela de Harry Potter, sino que toma parte dentro del mismo universo. De manera brillante y osada, no abusa de las referencias a las ya conocidas películas y se concentra primordialmente en crear su propia historia y construir a sus propios personajes. Es común que películas dentro de un mismo universo traten de brindarle familiaridad al espectador, y “Fantastic Beasts” lo hace, pero de una manera sutil, confiando en que uno ya sabe lo necesario sobre el mundo mágico. La película es rica en mitología, ya que nos presenta un mundo nunca antes explorado y en su meta de presentarnos estos elementos, y funciona para dar cimientos a la que está destinada a ser una nueva franquicia que tome lugar durante 19 años de historia en el mundo mágico, desde 1926 a 1945.

El casting de Eddie Redmayne como Newt Scamander es brillante, brindándole luz y empatía. Dan Fogler como Kowaski es el personaje que nos adentra en el mundo mágico, dándole una fórmula nueva pero efectiva a la película. Katherine Waterston como Tina funciona, mostrando nueva química con nuestro protagonista. Collin Farrell como Graves funciona bien, aunque el guión no pide nada extraordinario de parte de el. Ezra Miller como Credence no funciona del todo, no dando nada más que un personaje bidimensional con aspiraciones nunca explicadas del todo.

El mayor problema de la película reside en el ritmo que tiene, ya que a veces los animales fantásticos parecen estorbar dentro de la historia, inclusive opocando una historia que conforme progresa la película se vuelve más oscura. Los animales le tratan de dar cierto equilibrio a la trama, pero al final se convierten en cambios bruscos de tono que no contribuyen a la fluidez de la película.

El guión de J.K Rowling es profundamente imaginativo, respaldando su decisión de que la nueva saga se haría solamente con guiones escritos por ella. Nos adentra de una manera orgánica dentro de esta nueva era, exponiéndola de una manera brillante y sin comprometer la historia. En mi opinión, el director David Yates logró rectificar errores de ejecución que tuvo en películas basadas de Harry Potter, y demuestra que, a pesar de mis dudas y las de muchos, es un director indicado para este capítulo del mundo mágico.

Al final, “Fantastic Beasts and Where to Find Them” es una película imaginativa, mágica y que cumple su propósito de brindarle cimientos a una futura franquicia. Sus errores de ritmo no opacan el producto final por completo, el cual brinda un gran primer capítulo de una nueva era.

No la veas si: Harry Potter nunca fue lo tuyo, porque a pesar de tratarse de una historia separada, usa los mismos elementos que tal vez nunca fueron de tu agrado.

Vela si: Quieres conocer más de como es el universo de Harry Potter fuera de la burbuja de ese personaje.

Mi veredicto: 8.5/10