Reseña: “Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw” o “Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw” (2019)

Dirección: David Leitch

Guión: Chris Morgan y Drew Pearce

Elenco: Dwayne Johnson, Jason Statham, Idris Elba, Vanessa Kirby y Helen Mirren

A partir de Fast Five (2011), en mi opinión la mejor cinta de la franquicia, la saga de Fast & Furious adquirió un nuevo aire con la incorporación de Dwayne “The Rock” Johnson, quien la colocó de nuevo en el mapa, salvándola de secuelas directo a DVD. Además, con el paso de los años, ha brindado a Universal lo más cercano a su propia franquicia de superhéroes. Ahora, por primera vez, la saga presenta un spin-off en manos de una película buddy cop, al más puro estilo noventero. 

En Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw, Luke Hobbs (Dwayne Johnson) es un leal policía, miembro de los Servicios de Seguridad de EEUU, además de padre de una pequeña niña. Por otro lado, Deckard Shaw (Jason Statham) es un solitario mercenario, ex miembro del Cuerpo de élite del ejército británico. Para empezar, son antiguos enemigos, pero cuando el mundo se enfrente a una terrible amenaza que podría cambiar nuestro planeta para siempre, estos dos adversarios no tendrán más remedio que unirse, más obligados que por gusto, además de que en su aventura se les unirá Hattie Shaw (Vanessa Kirby). Su objetivo será detener a Brixton Lore (Idris Elba), quien se ha hecho con una peligrosa arma biológica. Hobbs y Shaw tendrán que dejar a un lado su enemistad para salvar el mundo.

La dirección de David Leitch (John Wick, Atomic Blonde) es buena en su mayoría, añadiendo su gran conocimiento para la realización de escenas de acción a la cinta, que aunque pueden llegar a sentirse repetitivas, su valor técnico nunca decrece y mantiene un alto estándar. Además, Leitch sabe jugar muy bien con las fortalezas de sus actores, sacando lo mejor de ellos. El problema viene al momento de brindarle un ritmo a la película, que cae en demasiados altibajos narrativos que no son ayudados por la dirección, dando paso a que las más de dos horas de duración de la cinta se sientan excesivas, pudiéndole haber restado unos veinte o treinta minutos que salen sobrando.

Es innegable la química que existe entre Johnson (Fast Five)Statham (The Transporter), quienes le brindan carisma y valor de entretenimiento a una cinta que nunca se detiene a cuestionarse, pero es Vanessa Kirby (The Crown)quien brinda la mayor sorpresa de la cinta, probando que toda la crítica positiva que recibió por su aparición en Mission: Impossibe- Fallout (2018) fue solamente un poco de lo que sabe hacer y demuestra encontrarse más que lista para un importante despegue en Hollywood. Por otra parte, Idris Elba (Luther) es un villano apenas pasable, que no se desarrolla demasiado y tiene un objetivo que  es lo único que guía al personaje, volviéndolo en exceso unidimensional. Desafortunado, principalmente debido al gran actor que es Elba y al uso deficiente que se le dio. Algo grato son los cameos inesperados que la cinta tiene, los cuales son tan sorpresivos como efectivos. 

El guión inicia muy bien, con una historia que inmediatamente invita al público a suspender su lógica en la cinta, reclinar su asiento y aceptar que se encuentran en una cinta que emula más una caricatura que cualquier otra cosa, que es inverosímil y ridícula a más no poder, pero que lo entiende perfectamente y sabe explotarlo. Es en el ocaso de su segundo acto y durante el transcurso del tercero en donde la historia comienza a sufrir, principalmente por su ya mencionada repetición de elementos. Hay una parte en donde la cinta podría terminar idealmente, pero el espectador llega a descubrir que aún hay alrededor de treinta minutos restantes. Es interesante, que a pesar de ser un spin-off, la cinta comparte temáticas con el resto de las películas de la saga, especialmente el de la familia y las metas comunes. 

En conclusión, Hobbs & Shaw no logra llegar a ser la mejor cinta de la franquicia, pero es una película palomera, estruendosa, plagada de acción, en donde se nota lo bien que tanto el elenco como el equipo detrás de cámaras la pasó en su realización. No es una película con lógica, pero no lo necesita ser, menos cuando su franquicia se ha posicionado con temas y elementos ya distintivos. En un verano de estrenos que han dejado mucho a desear, Hobbs & Shaw se disfruta cuando uno entiende lo que va a ver. 

Mi veredicto: 6.5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 61/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 71%

Rotten Tomatoes (promedio): 6.19/10

Vela si: Buscas una película llena de acción, palomera, poco demandante y con actuaciones muy divertidas.

No la veas si: Buscas una película profunda, reflexiva y con un guión consistente.

Reseña: “Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile” o “Ted Bundy: Durmiendo con el Asesino” (2019)

Dirección: Joe Berlinger

Guión: Michael Werwie

Elenco: Zac Efron, Lily Collins, Kaya Scodelario, Haley Joel Osment, Jim Parsons y John Malkovich

Definitivamente, hay un gran desafío en presentar a un personaje tan oscuro, retorcido y particular como Ted Bundy como el protagonista de una cinta, un hombre que ha dejado una huella terrible y del cual han derivado documentales del estudio de su caso. En Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile, Elizabeth Kloepfer (Lily Collins) conoce a Ted Bundy (Zac Efron) y aprendemos desde la perspectiva de Elizabeth, la forma en que los terribles crímenes de Bundy se desenvuelven. 

La dirección de Joe Berlinger (Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes) no es la adecuada, brindándole un exceso de simpatía al personaje principal y diluyendo de una forma importante el mensaje de concientización que una película de este tipo se esperaría que contuviera. Es entendible el hecho de que la estructura misma emule el modus operandi del mismo Ted Bundy, pero lo que pudo haber sido un importante punto de exposición para las historias de las víctimas, termina siendo una semblanza que rodea sus experiencias, apenas tocándolas, y se enfoca en la parte más mediática del caso del asesino. Era una excelente oportunidad, por desgracia desperdiciada, y aunque es una interesante manera de tratar de alternar una dinámica establecida, termina por no hacerle honor a lo ocurrido y por ende, a las víctimas. 

Lo mejor de la cinta son las actuaciones tanto de Zac Efron (The Greatest Showman) como de Lily Collins (Love, Rosie), quienes absolutamente logran tomar los reflectores de la película y logran representar el vasto rango de emociones por las cuales sus personajes son llevados a lo largo de sus poco menos de dos horas de duración, desde la desesperación y la angustia hasta el júbilo y la alegría. Aquí es Efron quien, en su papel principal, logra jugar con la percepción de la audiencia, y con un poder actoral tremendo, comenzar a difuminar sus acciones y tal como lo hacía Ted Bundy, tratar de conquistar a la audiencia con su carisma. 

El guión llega a sentirse lento por momentos, tardando bastante en arrancar y en lograr cimentar los hilos de su historia, principalmente debido a la decisión de no hacer una cinta completamente biográfica de Ted Bundy, sino de un periodo muy particular de su vida y el que atrajo más atención por parte de los medios, su pelea en la corte y toda la cobertura que recibió. Batalla, pero logra involucrar a la audiencia más hacía el ocaso de la cinta, aunque no es suficiente para mantenerla a flote ni corregir su curso. 

Sin lugar a duda, Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile era una excelente oportunidad de presentar más a fondo la historia de los crímenes de Bundy, al igual que una introspectiva profunda, pero termina por ser una oportunidad perdida en honrar a las víctimas del asesino serial. La película se llena de cambios de tono constantes y termina por no convertirse en la cinta definitiva de Ted Bundy que se esperaba que fuera. 

Vela si: Buscas una película con dos grandes actuaciones principales.

No la veas si: Esperabas una biografía de Ted Bundy o una película que estudiara más a fondo sus crímenes.

Mi veredicto: 5/10

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metacritic: 52/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 56%

Rotten Tomatoes (promedio): 5.72/10

Reseña: “Avengers: Endgame” (2019)

Dirección: Anthony y Joe Russo

Guión: Christopher Markus y Stephen McFeely

Elenco: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Chris Evans, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Don Cheadle, Karen Gillan, Bradley Cooper, Brie Larson y Paul Rudd.

Once años nos han llevado hasta aquí; hacía la cúspide de uno de los proyectos cinematográficos más ambiciosos de la historia, como lo es el Universo Cinematográfico de Marvel, como lo son veintiún películas que nos han presentado personajes entrañables e historias que nunca creímos ver en la pantalla grande, mucho menos con el esplendor con el que han sido llevadas. No cabe duda, parte del viaje es su final.

En Avengers: Endgame, luego de los eventos de Avengers: Infinity War (2018), en donde Thanos (Josh Brolin) ha eliminado la mitad de la vida en el universo, los miembros restantes de los Vengadores se preparan para revertir las consecuencias de las acciones de Thanos, mientras tratan de sanar viejas heridas y se hacen de nuevos aliados, prometiendo una última ofensiva contra el Titán Loco por medio de un descabellado plan.

Antes que nada, Joe y Anthony Russo (Avengers: Infinity War) se lucen con la dirección de la película, sabiendo llevar a la pantalla un verdadero desenlace de una saga y brindando conclusiones satisfactorias a tramas que han tenido años tejiéndose. Fieles a su estilo, logran balancear la comedia con la acción de una forma efectiva, presentando momentos que se sienten orgánicos y fluyen muy bien con la trama de la cinta, además de lograr impactar hilos emocionales con el público que despiertan sentimientos profundos, resultado de los años de apego que han existido a estos personajes. 

La historia de Avengers: Endgame logra superar cualquier teoría de fans o que internet se haya inventado, logrando poner en pantalla una carta de amor y agradecimiento a los fans que han seguido este universo durante tantos años y películas, presentando momentos que aunque pueden ser clasificados como fan-service, son más que justificados y necesarios. El guión de Christopher Markus y Stephen McFeely, arquitectos detrás de grandes cintas del MCU como Captain America: The Winter Soldier (2014), logran llevar a la pantalla una historia tan compleja como lo es emotiva y gratificante. 

Difícil en el entorno de hoy el día, Avengers: Endgame toma riesgos que tal vez para algunas personas podrán pasar desapercibidos, pero que para otras presenta escenas que nunca se creyó ver en pantalla. Sí, su primera hora se encuentra repleta de exposición, construcción de cimientos emocionales y una gran dosis de información para el público, es en este momento cuando la película puede llegar a sentirse lenta y pesada, pero el cambio de tono de su segundo acto le da una bocanada de aire fresco, abriendo paso para un tercer acto simplemente épico e indescriptibleAvengers: Endgame llega a sentirse como tres películas en una sola, y aunque puede tener algunas fallas en su ritmo y cohesión, la montaña rusa de emociones que exalta es lo que la mantiene en una constante alza. Para los amantes de este universo, las poco más de tres horas se pasan como agua, pero para los no tan familiarizados, pueden sentirse excesivas. 

La música de la cinta es algo que me gustaría resaltar, ya que Alan Silvestri logra reunir once años de temas musicales en piezas poéticas que logran reflejar los sentimientos que el público experimenta y además alimentarlos, logrando un festín de emociones. Otro de los grandes aciertos de la cinta es la excepcional realización de sus escenas de acción, las cuales a pesar de su gran escala, no llegan a propiciar que el público llegue a perderse en medio de todo lo que pasa en pantalla. 

Marvel claramente se ha guardado lo mejor de lo mejor para este capítulo final, logrando presentar más de una década de storytelling en tres horas ambiciosas y sumamente sentimentales, y algo sumamente difícil en el cine de superhéroes; una conclusión tangible y verdadera para varios de sus personajes más importantes. Avengers: Endgame funciona perfectamente como el cierre de una saga que ha trascendido al cine de superhéroes y ha cambiado la industria del cine para siempre, y a pesar de que en un par de meses veremos lo que es el final de la Fase 3 del Universo de Marvel en Spider-Man: Far From HomeAvengers: Endgame es ese clímax narrativo y ese capítulo final que merecía la llamada Saga del Infinito.

Vela si: Has seguido las películas de Marvel desde el lanzamiento de Iron Man en 2008.

No la veas si: Lo tuyo no son las películas de superhéroes o no te encuentras muy familiarizado con los personajes.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 77/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 95%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.3/10

Reseña: “Spider-Man: Into the Spider-Verse” o “Spider-Man: Un Nuevo Universo” (2018)

Dirección: Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman

Guión: Phil Lord y Rodney Rothman

Elenco: Shameik Moore, Hailee Steinfeld, Mahershala Ali, Jake Johnson, Liev Schreiber, Brian Tyree Henry, Luna Lauren Velez y Lily Tomlin

Spider-Man siempre ha sido un personaje cautivante y personalmente, mi favorito. Es un héroe con el que mucha gente se puede identificar, y me incluyo, alguien que tiene problemas del día a día, contratiempos cotidianos y que trata de vivir una vida normal, a diferencia de muchas otros héroes. Las películas del arácnido han tenido sus puntos altos y bajos, con excelentes entregas como “Spider-Man 2” (2004) de Sam Raimi o “Spider-Man: Homecoming” (2017), parte del Universo Cinematográfico de Marvel, ambas respetando la esencia del personaje y brindándole una gran adaptación a la pantalla grande. Por el otro lado, ha habido películas como “Spider-Man 3” (2007) o “The Amazing Spider-Man 2” (2014), las cuales perdieron su rumbo y terminaron por terminar sus respectivas sagas antes de tiempo.

En “Spider-Man: Into the Spider-Verse”, en un universo paralelo donde Peter Parker ha muerto, Miles Morales se enfrentará a los retos de convertirse en el nuevo Spider-Man. Sin embargo, cuando Wilson Fisk, mejor conocido como Kingpin, construye el “Super Colisionador”, trae a una versión alternativa de Peter Parker que tratará de enseñarle a Miles como ser un mejor Spider-Man. Pero no será el único arácnido en entrar a este universo, ya que cuatro versiones alternas del arácnido aparecerán y buscarán regresar a su universo antes de que toda la realidad colapse.

Phil Lord y Chris Miller (The LEGO Movie) producen una película que logra evocar la grandiosidad del personaje, y en este caso, personajes, además de lograr darle algo muy importante, algo que muchas películas de superhéroes se olvidan: corazón. La dirección de Bob PersichettiPeter RamseyRodney Rothman es fenomenal, combinando un gran número de personajes de una forma sumamente efectiva, dandole a cada uno la importancia requerida y logrando que el público conecte con ellos. Para un importante sector de la audiencia, este es el primer contacto con personajes como Spider-Gwen o Spider-Man Noir, pero la película logra introducirlos de una manera orgánica y otorgándole momentos importantes a cada versión del personaje.  

La historia es sumamente entretenida y cautivante, teniendo elementos del pasado, presente y futuro del héroe creado por Stan Lee y Steve Ditko, mostrando lo mejor que ha tenido que ofrecer a lo largo de los años, convirtiéndose en un gran tributo a lo largo de todas sus iteraciones, con grandes cameos incluidos (uno en especial con lágrima garantizada). El guión se siente fresco y atrevido, con una libertad artística que las películas animadas facilitan y decisiones dentro de la narrativa que sorprenden gratamente, siempre llevando la historia hacía adelante. La película tiene un gran número de elementos, pero nunca llega a sentirse saturada, principalmente debido al gran trabajo de dirección y al equilibrio de la narrativa. 

El estilo de animación es único y creativo, verdaderamente asimilando las características de un cómic y transportándolo a la pantalla con grandes resultados. Las viñetas y diálogos propias de un cómic se encuentran presentes y nunca hacen que el espectador pierda la atención de lo que sucede en pantalla, sino que la aumenta. Los visuales son simplemente arte en movimiento, mostrando inmediatamente las incontables horas de trabajo que hubo detrás de la película. Con sus temáticas de arte urbano y un excelente manejo de su paleta de colores, la película se acerca mucho a la sensación que evoca un cómic en todo su esplendor y trae sus páginas a la vida.

En conclusión, “Spider-Man: Into the Spider-Verse” es una bocanada de aire fresco al cine de superhéroes, un grandioso tributo a uno de los superhéroes más importantes en la historia de la cultura pop, una narrativa que logra tocar sentimientos con los que cualquiera se puede relacionar y un festín visual sin precedentes. De una forma, es una película que hace sentir a la audiencia como si ellos fueran también superhéroes. 

Vela si: Te gusta el personaje de Spider-Man y las buenas películas animadas.

No la veas si: Spider-Man nunca ha sido un personaje que te ha llamado la atención.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 83/100

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 99%

Rotten Tomatoes (promedio): 9/10

 

Reseña: “A Quiet Place” o “Un Lugar en Silencio” (2018)

Dirección: John Krasinski

Guión: John Krasinski, Scott Beck y Bryan Woods

Elenco: Emily Blunt, John Krasinski, Millicent Simmonds y Noah Jupe

¿Cuántas veces al día podemos decir que nos encontramos rodeados de un silencio total y absoluto? Un silencio en el cual podría, inclusive, ser escuchado con total claridad la caída de un alfiler al suelo. El silencio es uno de los lujos que han quedado olvidados en la época actual, en donde se vive siempre en un ritmo frenético y que no permite siquiera un momento de claridad.

En “A Quiet Place”, la Tierra ha sido invadida por criaturas con un avanzado sentido del oído, lo cual les ha permitido cazar a sus víctimas y poco a poco destruir todo rastro de vida en nuestro planeta. Una familia comandada por John Krasinski (The Office) y Emily Blunt (Edge of Tomorrow), busca sobrevivir en medio de un abismal silencio. Si no te escuchan, no pueden cazarte.

La sorpresa de la película se llama John Krasinski, quien demuestra grandes dotes de dirección con su filme, manejando perfectamente la tensión de la trama y aumentando las repercusiones de las acciones de la película conforme la historia progresa; es decir, cada vez se siente más importante el resultado final de la misma. Krasinski, tal como Jordan Peele con “Get Out” o “¡Huye!” el año pasado, prueba que las sorpresas del terror contemporáneo pueden perfectamente venir de personalidades con sus origines en la comedia.

Las actuaciones son de aplaudir, con una gran química entre la pareja detrás de escenas que conforman Krasinski y Blunt. La poca cantidad de diálogos hablados entre personajes no se extraña, ya que por medio de lenguaje de signos y un lenguaje no verbal (que incluye excelentes expresiones faciales), la intensidad de los eventos se ve reflejada en los personajes. Uno siente la tensión presente cuando el silencio debe de ser sepulcral e inclusive invita al espectador a replicarlo y callarse, como debe de ser en una sala de cine, durante los noventa minutos de la cinta.

La historia se centra en crear empatía desde sus primeros minutos, logrando una identificación inmediata de parte del espectador hacía la familia. Además, algo que igualmente es de admirar, es el magistral uso de la exposición no verbal, con largas tomas que nos permiten ver recortes de periódico o tableros, los cuales nos permiten ir recogiendo migajas de información para poder construir lo sucedido para que la Tierra se uniera en un silencio casi absoluto. La influencia de películas como “Alien” (1979) y “Jaws” (1975) es notable, debido a las esporádicas apariciones de los enemigos y la creciente voluntad de supervivencia de los protagonistas.

Los elementos técnicos de la película sobresalen, especialmente por su gran diseño de sonido. El encontrarse en medio de una sala, en un silencio abismal, ya es una ventaja para poder asustar al público con un sonido repentino, pero la ejecución es brillante. El sonido ambiente de la película se presta para inmediatamente transportar al espectador. Definitivamente, es una película que se debe de ver en una sala de cine. Otro elemento importante es la ya mencionada duración de noventa minutos, la cual ayuda a un progreso ágil de la historia, pero no por ello menos intenso ni carente de importancia; la historia es contenida y puramente personal.

En conclusión, “A Quiet Place” es una gran historia que se une a la nueva ola de cine de terror de la década. Es una película que deja atrás el terror barato y poco duradero, y que rodea al espectador de una experiencia única. Definitivamente, una de mis películas favoritas de lo que va del año.

¿Cómo le fue en otros sitios?

Metascore: 82

Rotten Tomatoes (porcentaje de críticas positivas): 96%

Rotten Tomatoes (promedio): 8.2/10

Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=MxSIK-jngVA